Hasta cambios de menú evalúan las cadenas de restaurantes tras la reforma tributaria

“El régimen de impoconsumo nos genera un impacto que muy probablemente nos impida
expandir nuestra operación”, McDonald’s.

Subway se ubica actualmente en el puesto número 2 y aumentaría sus ventas, con unos ingresos de 18,4 mil millones de dólares.
POR:
Portafolio
enero 25 de 2017 - 09:07 a.m.
2017-01-25

Por estos días, las cadenas de restaurantes que operan bajo el modelo de franquicias, como Subway y McDonald’s, están en una carrera para ajustar sus costos, sus cuentas y sus menús por el impacto que les generará los cambios que les impone la reciente reforma tributaria.

Pese a la insistencia del sector de restaurantes, el Congreso decidió unificarlo con el pago de un Impuesto al Consumo del 8 por ciento.

(Lea: ¿Por qué a restaurantes como McDonald’s y Crepes & Waffles les disgusta la reforma tributaria?). 

Así eliminó la posibilidad de que las marcas que funcionan por franquicias pudieran cobrar un IVA del 16 por ciento, al cual se le podía descontar a su vez el IVA que pagaban por concepto de materias primas.

Las cadenas de comidas están en alerta por la situación y expresan preocupación por el curso de sus negocios.

Particularmente, así lo manifiesta Francisco Stanton, director General de McDonald’s Colombia, uno de los empresarios que lideró el debate sobre los cambios tributarios para el sector.

“El régimen de impoconsumo nos genera un impacto que muy probablemente nos impidan crecer y expandir nuestra operación al ritmo que habíamos planeado”, dice el empresario.

Igualmente, comenta que “la entrada en vigor de esta medida impacta de manera importante nuestra estructura de costos. Si bien no afecta de ninguna manera nuestro compromiso con el país, sí hace más difícil de justificar nuestro plan de inversión y de generación de empleo”.

Y agrega que “en Arcos Dorados - nombre de la franquicia de la popular cadena de hamburguesas para Latinoamérica- llevamos más de 21 años creando empleos y acompañando el desarrollo del país, y nuestro compromiso es total. Desafortunadamente estas nuevas condiciones fiscales nos hacen menos competitivos como empleadores”.

(Subway y otras franquicias, preocupadas por riesgo de su negocio con la reforma tributaria). 

Claudia Barreto, directora de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodrés, reconoció que buena parte de las observaciones del sector en torno al proyecto de reforma tributaria fue atendida en su momento.

“Efectivamente no se hace el incremento del impuesto al consumo pero no se logró que a las franquicias y a los negocios que manejan régimen franquiciado y que operacionalmente era más beneficioso que fueran cobijados con el IVA. No se aceptó esa propuesta a pesar de los debates, las cifras y los documentos que se acreditaron”, señaló.

Para la dirigente gremial, el Congreso respaldó el argumento presentado por el Gobierno en cuanto a la necesidad de unificar el régimen tributario, independientemente del modelo de negocio.

¿Y LOS PRECIOS?

De esta manera, desde el primero de enero todos los restaurantes quedaron con el impuesto al consumo y los consumidores encontrarán el cobro del 8 por ciento.

“Nuestros afiliados que trabajaban con ese modelo - de franquicia- nos dicen que están esperando ver cómo evolucionan los costos en los insumos para tener un análisis real, y actuar sobre cifras concretas, teniendo en cuenta el impacto por el hecho de que en el resto de los productos se da el aumento del IVA del 16 al 19 por ciento”, dice Barreto.

Aunque considera que es incierto si los precios aumentarán o se reducirán al consumidor final porque todo depende de la situación de cada negocio, tampoco es posible interpretar que habrá una rebaja por el menor porcentaje que se verá en la factura.

Claudia Barreto considera que pensar en una reducción no es real, porque el servicio y el suministro que ofrecen tiene una serie de componentes que generan otra serie de gastos y costos: la nómina, los servicios públicos, la telefonía celular y el transporte, por ejemplo.

“Estoy totalmente segura que todos los empresarios del sector de restaurantes están comprometidos, y sí se da algún impacto en el precio final es que sea el menor porque de todas formas no se quiere espantar, ni que sea un factor para que se disminuya el consumo”, agrega.

Lo único cierto hasta el momento es que, según las disposiciones, este mes todos están haciendo sus ajustes en su lista de precios y en sus cartas, y, desde el primero de febrero, sin excepción todos deben entregar su factura al consumidor y el servicio será impuesto al consumo del 8%.

congom@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido