Caquetá conquista exportaciones de peces en Asia | Negocios | Portafolio

Peces de Caquetá nadan en varias metrópolis de Asia

En 2013, la empresa Aitz de Florencia, Caquetá, comenzó a exportar la arawana plateada a China, donde es conocida como el pez dragón.

Arawana plateada

Las Arawanas Plateadas, fueron el primer producto que exportó Aitz en 2013.

Cortesía Aitz

POR:
Portafolio
agosto 08 de 2017 - 10:13 p.m.
2017-08-08

Del agua dulce de los ríos de Florencia, Caquetá, a las peceras de restaurantes, hoteles, oficinas y apartamentos de grandes urbes como Shanghái, Beijing y Seúl. Así se resume el esfuerzo exportador de la compañía The Amazon International Trade Zone (Aitz), la cual nació en 2009 en Caquetá y en 2013 inició la venta de la arawana plateada (foto) a China.

(Lea: Sin permiso, el pez basa llegó y se quedó en el país

“Esta especie es requerida en países asiáticos, especialmente en China porque este pez es muy significativo en la parte cultural, ya que tiene que ver con el dragón; de hecho, es conocido como el pez dragón”, aseguró María Camila Toro, gerente General de Aitz. Actualmente, en la lista de destinos también están Singapur, Corea del Sur, Filipinas, México y Panamá.

(Lea: Más pescado extranjero y caro, la oferta para la Semana Santa

El transporte de los peces ornamentales, que puede tomar hasta 52 horas, requiere una dosis exacta de agua, oxígeno y unos aperitivos para reducir el índice de mortalidad y que lleguen en condiciones óptimas a su destino final. La compañía cuenta con los permisos de Corpoamazonía, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap) y el Ministerio de Ambiente.

(Lea: Apuesta por la producción de tilapia, trucha arcoíris, camarón blanco, cachama, bocachico y bagre

Sin embargo, por la tasa de cambio y el mercado negro, Aitz ha tenido que diversificar su portafolio.

“Con la arawana plateada se han complicado un poco las ventas al exterior por el dólar que no nos favorece, además está en auge sacarla del medio natural. Nuestros costos de producción son mucho más altos frente a los del mercado negro. Nuestro fuerte ahora son los alevinos de pirarucú, somos los únicos autorizados en Colombia para cultivarlos y comercializarlos, por lo que es una especie en vía de extinción”, aseveró la gerente de Aitz. En cuanto a los costos, la arawana plateada está por debajo de los US$2, mientras que el pirarucú oscila entre los US$12 y US$15, según datos de la compañía caqueteña.

En su primer año vendiendo al exterior lograron facturar hasta 3.568 arawanas plateadas y en el siguiente, unas 6.500 unidades. El crecimiento de las ventas de pirarucú se ha ido incrementando por lo que en 2015 exportaron 687 y el año pasado, unas 2.500.

Aitz también vio una oportunidad de mercado en el engorde de los alevinos de pirarucú para luego vender su carne. “Desde hace más o menos dos años estamos trabajando en ese proyecto para que este pez llegue a pesar cerca de 15 o 16 kilogramos. Así como Huila se dio a conocer fuertemente con la tilapia, nosotros queremos posicionar a Caquetá a nivel internacional con el pirarucú”, sostuvo María Camila Toro.

De hecho a nivel nacional ya están comercializando este pez con clientes mayoristas en Bogotá, Medellín y Cali. “Actualmente estamos buscando una serie de permisos para poder exportar. Al finalizar este segundo semestre esperamos llegar al mercado de la Unión Europea y al de Norteamérica”, manifestó Toro.

Esto sería un gran paso para la compañía ya que en el país un plato de pirarucú cuesta cerca de $40.000, mientras que en Europa podría costar el triple.

Incluso los países asiáticos donde han llegado con los peces ornamentales, también están interesados en importar al pirarucú, para incluirlo dentro de sus menús. “A Shanghái ya logramos entrar en este primer semestre del año y ya tenemos en la mira a países como España y Portugal, los cuales son grandes consumidores de pescados y mariscos”.

De los ingresos totales de la empresa caqueteña, que son de $400 millones, un 20% proviene de sus ventas internacionales. Los accionistas de la firma, todos oriundos de Florencia, buscarán para este año duplicar sus ingresos, y en los próximos años, que las exportaciones pesen 50% de su facturación. Los proyectos no paran ya que el siguiente pez de exportación será la arawana azul, la cual es muy apetecida en el mercado internacional, por lo que precio llega hasta los US$35.

“Hemos logrado estabilizar la arawana azul y ya está en un estado de madurez, con el cual esperamos que se reproduzca a final de año”, puntualizó Toro.

Su principal clientela son las multinacionales, que hacen de intermediarias con hoteles, oficinas, restaurantes, entre otros. Sin embargo, también tienen clientes particulares que compran hasta 2.000 o 3.000 unidades de los peces que comercializan; incluso algunos compradores han utilizado sus animales para cultivarlos, engordarlos y luego vender su carne.

Otro de los sueños de esta firma es llegar a exportar rayas amazónicas en los próximos, sin embargo, su gerente reconoce que “entre más exótico es un animal más difícil es la entrada a países con altos estándares de regulación”. Por ejemplo han tocado las puertas del mercado alemán, no obstante, les ha tocado devolver los peces a Florencia, debido a la documentación exigida en el país teutón.

Esta historia recuerda a sus primeros viajes donde las anécdotas cuentan que varias veces tuvieron que devolver los animales a Caquetá, por no conocer exactamente todos los papeles y medidas fitosanitarias de los países a los que exportaban.

Aitz, que surgió a raíz de 29 accionistas de Florencia, emprendedores e independientes que adquirieron los antiguos terrenos del Fondo Nacional Ganadero de Caquetá, tiene igualmente como objetivo que lo que no se pueda vender a nivel internacional, se logre comercializar a nivel nacional en los principales restaurantes especializados en comida de mar.

Andrés Quintero
felveg@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido