CDC le apunta a ayudar a 1.300 campesinos en zonas del posconflicto

Su intención es contribuir para que los pequeños cultivadores, entre ellos indígenas, aumenten su nivel de ingresos hasta en un 82%. Además, fomenta la compra a organizaciones comunitarias.

Cacao

Este producto se ha planteado como una buena alternativa ante los cultivos ilícitos.

EFE

POR:
Portafolio
octubre 17 de 2017 - 11:23 p.m.
2017-10-17

El 50% de los productores de cacao en Colombia viven en la pobreza y por eso, la intención de la firma Cacao de Colombia (CDC) es ayudarles a mejorar la calidad de vida a 1.300 pequeños agricultores ubicados en zonas alejadas, sobre todo donde el conflicto armado pegó más fuerte, buscando que su nivel de ingresos aumenten entre un 56% y 82% durante los próximos cinco años, según lo expresaron voceros de la compañía.

(Lea: Programa de Transformación Productiva (PTP), de MinComercio, presenta programa para pymes)

Actualmente sus zonas de operación son Tumaco (Nariño), Arauca y la Sierra Nevada de Santa Marta.

(Lea: El déficit cafetero mundial es de 1,2 millones de sacos)

Esta fue la primera empresa en Colombia que empezó a producir chocolate premium localmente, es decir, que enfocó sus esfuerzos en encontrar cacaos de buena genética, mezclandolos con procesos rigurosos de fermentación y secado.

Sus hunters o cazadores visitan continuamente áreas remotas del país en búsqueda de árboles de cacao nativo, enfocándose en regiones de posconflicto y trabajando con comunidades indígenas y afrodescendientes. De hecho, CDC les compra cacao a los Arhuacos en la Sierra Nevada.

Según datos recopilados por Acumen, fondo que invierte en empresas de impacto social, y socio de CDC, el 50% de los hogares de esta comunidad aborigen vive con menos de 3 dólares al día y el 73% está por debajo del índice de pobreza nacional (calculado en el 2009 en 6.004 pesos por día).

Así es como, a partir de su relación con esta compañía, los miembros de ese grupo étnico que siembran y cosechan cacao han aumentado su nivel de ingresos en un 58%.
Tanto a ellos como al resto de los labriegos con los que se alía, la firma les brinda asistencia técnica y capacitación ambiental. Igualmente, les asegura una cadena de suministro más confiable, de manera que les permite ser más competitivos con sus cultivos.

Entre sus políticas corporativas está obtener la más alta calidad de granos, pagándolos a precios justos a la hora de servir de puente entre los productores locales de cacao y la industria internacional del chocolate.

Al utilizar cacaos nativos e ingredientes naturales, creamos sabores y aromas que rescatan las historias de nuestras regiones. Trabajamos mano a mano con nuestros productores locales para garantizar un chocolate de excelente calidad”, expresó Carlos Ignacio Velasco, gerente General de CDC.

En esa labor les da prioridad a las negociaciones con formas de organización comunitaria, como las cooperativas y asociaciones.

Se trata de una forma de colaborar para reconstruir el tejido social de las comunidades vulnerables, restableciendo la confianza y proporcionando una alternativa viable a quienes dependían de cultivos ilícitos.

Según la Federación Nacional de Cacaoteros, para el primer trimestre de este año, Colombia produjo 14.600 toneladas de cacao, la cifra más alta en la última década, lo que representa un crecimiento del 30% año sobre año.

Hay que destacar así mismo que el chocolate Cacao Hunters de CDC ha sido galardonado durante dos años consecutivos como el mejor del mundo en el International Chocolate Awards, que se celebra en París.

Siga bajando para encontrar más contenido