Colombia aún no ha entrado de lleno en la cuarta revolución digital

Las actividades de menos uso a través de internet fueron los trámites con organismos estatales, compra de bienes o servicios y la banca electrónica.

Germán Darío Arias Pimienta

Germán Darío Arias Pimienta, director de la Comisión de Regulación de Comunicaciones.

Negocios
POR:
Portafolio
agosto 10 de 2016 - 07:24 a.m.
2016-08-10

La economía digital está retando a la economía tradicional para nuevas transformaciones, dice el director de la Comisión de Regulación de Comunicaciones, Germán Darío Arias Pimienta, quien reconoce que la devaluación afectó los ingresos del sector.

Colombia está bien ‘rankeada’ en la evolución de la industria digital en América Latina, con progresos en acceso a los servicios, avances importantes en el ancho de banda y con algunos logros en aspectos como el Big Data, internet de las cosas, internet industrial, inteligencia artificial y realidad virtual.

Según la Comisión, los ingresos del sector ascendieron el año pasado a 21,3 billones de pesos, a pesar del impacto de la devaluación del peso.

¿En qué consiste el estudio?

Este es un estudio amplio que abarca el posicionamiento de Colombia a nivel regional, el impacto en el PIB y la sociedad, el desarrollo de la infraestructura y acceso a las TIC en los hogares, los individuos, las empresas, la educación y gobierno electrónico, y los retos en la regulación y los operadores. En el ranking, el país va bien, pero con grandes retos y desafíos.

¿A cuánto ascendieron los ingresos del sector en 2015?

El sector TIC percibió ingresos por la prestación de los servicios fijos (televisión, telefonía e internet), móviles (telefonía, internet por demanda y por suscripción, mensajería) y el servicio portador por valor de 21,3 billones de pesos, un 5,9% superior al 2014.

¿Era lo esperado?

El sector no fue ajeno a la reducción de la dinámica de la economía, la devaluación que encareció los precios de los productos, que en su mayoría son importados, y el crecimiento de la industria en los últimos años, calculada en 160%. Ninguna actividad resiste esa dinámica.

¿Cómo fue la distribución de los ingresos?

En términos de participación, telefonía móvil, internet fijo, TV por suscripción e internet móvil por suscripción reunieron el 68,5% del total de ingresos durante el año 2015. El servicio portador y de mensajería móvil continúan teniendo la menor cuota dentro de los ingresos del sector, cifra cercana al 7,5%.

¿Y qué paso con los otros subsectores TIC?

Servicios como internet fijo, televisión por suscripción y portador presentaron crecimientos importantes del 21,1%, 14,2% y 22,1%, respectivamente; mientras que los servicios de telefonía (fija y móvil) se caracterizaron por presentar disminuciones superiores al 3% de los ingresos con respecto a 2014.

¿En términos de aporte del sector TIC a la economía, qué concluye el estudio?


Si miramos el sector correos y telecomunicaciones, estos se han convertido en una variable importante para la economía. El año pasado el aporte fue del 3,1%, resultado similar al registrado en 2014, pese a la pérdida de dinámica del PIB.

¿Cuál ha sido el comportamiento de las TIC en materia de conexiones?

A excepción de telefonía fija, todos los servicios han venido creciendo. La telefonía móvil presenta una dinámica relevante, al pasar de 50,3 millones de líneas en 2013 a 57,3 millones en 2015.

¿Y la telefonía fija?

La telefonía fija tiende a estancarse, situación que se evidencia en las cifras analizadas durante los últimos tres años, en las cuales ha disminuido el número de abonados.

¿Cómo marcha el negocio de la telefonía móvil?


Para 2015 el servicio de internet móvil por demanda se acercaba a los 14 millones de abonados e internet móvil por suscripción tenía aproximadamente 7,3 millones de conexiones. Por su parte, la TV por suscripción mantuvo su tendencia creciente, pues pasó de registrar 4,6 millones de conexiones en 2013 a 5,1 millones de conexiones en 2015.

Se ha hablado mucho de inversiones en infraestructura digital. ¿De qué magnitud son?

Es relevante mencionar que la dinámica de la telefonía móvil es la de un mercado maduro, con un crecimiento notable durante los últimos años, pasando de 97,7 líneas por cada 100 habitantes en 2010 a 118,9 en 2015. Esto producto de las inversiones destinadas a incrementar la cobertura de sus redes por parte de los operadores móviles, especialmente hacia el aumento de la cobertura en redes de cuarta generación (4G) a nivel nacional.

¿Pero eso ha motivado el crecimiento de internet móvil?

Sí. También se ha observado un gran dinamismo en el servicio de internet móvil, que a finales de 2015 alcanzó los 21,3 millones de conexiones. Vale la pena aclarar que dos tipos de acceso hacen parte de internet móvil. Por un lado, están los accesos por demanda y por otro los accesos por suscripción, que en conjunto evidencian una tendencia positiva y sostenida durante el periodo analizado.

¿Para qué usa la gente internet en Colombia?

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Calidad de Vida del Dane para el 2015, los usos (o actividades) más frecuentes de internet, entre los colombianos de 5 y más años de edad, fueron las redes sociales con el 67,7%, la obtención de información con el 63,0% y el correo y mensajería con el 55,1%.

¿Y el tema de educación?

Es un uso importante, pero con una menor participación. Siguen el aprendizaje con el 40,6% y las actividades de entretenimiento con el 35,4%. Las actividades de menos uso en Colombia a través de internet durante el 2015 fueron los trámites con organismos gubernamentales (6,2%), la compra u orden de bienes o servicios (7,3%), la banca electrónica (7,6%), y la consulta en medios de comunicación.

¿Qué viene para Colombia en materia digital?

Adaptarnos a la revolución 4G. La voz ya no será lo más importante, sino los datos, las aplicaciones y los contenidos. Hay grandes retos en regulación y en creatividad por parte de los operadores. En banda ancha hemos crecido, pero estamos lejos de las necesidades de las regiones apartadas y habrá que desarrollar con fuerza aspectos como el big data, internet de las cosas, internet industrial -sobre todo el de Mipymes-, inteligencia artificial y realidad virtual.