‘Colombia podrá tener un buen futuro petrolero’

Jason Bordoff habló sobre las implicaciones del avance de EE. UU. hacia la independencia energética en el mercado global del petróleo.

Petróleo

En EE.UU., el crudo barato borró cerca de 170.000 puestos de trabajo en el sector de petróleo y gas.

Archivo particular

Negocios
POR:
Portafolio
septiembre 27 de 2016 - 09:03 p.m.
2016-09-27

El director del Centro de Política de Energía Global de la Universidad de Columbia, Jason Bordoff, aseguró que Colombia fue uno de los puntos más brillantes en materia de inversión petrolera en América Latina.

Sin embargo, ante la reñida competencia regional por los pocos recursos de inversión para el sector de hidrocarburos, aún hay mucho camino por recorrer para mantener estos flujos de inversión.

Bordoff, quien además fue asesor del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, para temas de energía, estará esta semana en Colombia como uno de los invitados centrales del Congreso ACP, The Future of Oil and Gas, Challenges and Answers.

¿Qué tan cerca cree que estamos de cerrar la brecha entre producción y demanda de petróleo?

Globalmente, la situación de sobreoferta en el Mercado petrolero va a tomar más tiempo de lo esperado en resolverse. Parece improbable que los mercados vayan a encontrar un balance antes de mediados de 2017, luego necesitarán de todas maneras deshacerse del alto nivel de inventarios que tienen hoy en día.

¿Qué podemos esperar sobre la producción de petróleo en EE.UU. considerando que los precios se han estabilizado?

La producción de crudo de EE.UU. está 1,2 millones de barriles diarios por debajo del pico que se registró en abril de 2015, de 9,7 millones. Luchará por mantenerse estable en los niveles actuales con precios del crudo alrededor de los 40 dólares. Y será necesario que los precios aumenten a más de 60 dólares para que la producción crezca.

¿Cuál es el efecto en la economía estadounidense que ha tenido el aumento de la producción de gas y petróleo?

Los efectos macroeconómicos del ‘boom’ del gas y el petróleo de esquisto han sido positivos, incuestionablemente. Un reporte reciente encontró que el auge del ‘shale’ causó que el número de estadounidenses con trabajo aumentara en 750.000 y que la tasa de desempleo estuviera 0,5 puntos porcentuales más baja durante la Gran Recesión a lo que de hubiera sido otra manera.

Pero, el auge y la caída de los últimos dos años también expusieron a EE.UU. a algunos efectos económicos poco deseados.

El crudo barato borró cerca de 170.000 puestos de trabajo en el sector, según Goldman Sachs.

¿Cuáles son las implicaciones geopolíticas del nuevo rol de EE.UU. como potencial proveedor de petróleo y gas?

EE.UU. estarán emergiendo como el tercer mayor exportador de gas natural licuado (después de Australia y Qatar) para el final de la década, y ya es el mayor exportador mundial de productos refinados del petróleo.

Este cambio, de ser un importador creciente a convertirse en un exportador de muchas materias primas energéticas, fortalece al país en materia de política exterior y geopolítica energética.

¿Cuáles son las implicaciones de esta nueva escena para los proyectos de gas y petróleo?

La ciencia es bastante clara sobre el grave riesgo del cambio climático.

Los efectos incluirán los fenómenos meteorológicos más extremos, como tormentas, sequías e inundaciones. Se necesita hacer mucho para reducir las emisiones en línea con los compromisos a largo plazo realizados por casi todas las naciones en la Convención de París sobre el cambio climático.

¿Qué tan seria es la situación y cuál es el riesgo para el mercado?

La situación es grave y está tornándose peor con el paso de los días. Venezuela está convirtiéndose en un estado fallido y si eso ocurre tendrá gran impacto en el mercado global.

La producción venezolana ha caído de forma constante, pero el país todavía produce entre 2,1 y 2,2 millones de barriles diarios.

¿Qué debe hacerse para aumentar la producción de petróleo en Colombia?

El cambio del panorama es un recordatorio de la necesidad de seguir tomando medidas para mejorar los regímenes fiscales y regulatorios, al tiempo que mejorar la situación de seguridad, para atraer inversiones y aumentar las reservas a través de nueva exploración.

Especialmente en un mundo de bajos precios, los productores convencionales con altos costos tienen que competir por el escaso capital.

Colombia fue uno de los puntos brillantes en América Latina, aquí el ambiente de inversión fue muy atractivo en comparación con Argentina, Brasil y Venezuela. Sin embargo, la competencia por el capital está creciendo en toda la región.

Esta semana usted estará en Colombia en el Congreso de la ACP, ¿cuáles son sus expectativas?

Eventos como el Congreso de la ACP son oportunidades valiosas para aprender más sobre la situación energética en Colombia y espero poder compartir algunas perspectivas y experiencias del trabajo en el tema de los mercados.

¿Cómo ve a Colombia en comparación con otros productores?

Las condiciones favorables para la inversión han llevado a que la producción petrolera en Colombia se haya duplicado en los últimos 10 años, alcanzando un millón de barriles diarios en 2013.

Sin embargo, la caída en los precios globales del crudo, desde mediados del 2014 ha llevado a una reducción en la actividad de perforación y en nuevas inversiones.

Adicionalmente, los ataques a los oleoductos por grupos armados en Colombia han conducido a frecuentes interrupciones en la oferta.

En el futuro, el crecimiento de la producción de petróleo requerirá mayor exploración y descubrimientos nuevos para reemplazar y aumentar las reservas de Colombia, al tiempo que se necesitará mejorar la seguridad de la infraestructura.

A pesar de la sobreoferta de hoy, se necesitan nuevas fuentes de producción para satisfacer la creciente demanda de seguir adelante, y Colombia tiene el potencial de ser una fuente importante pata la oferta mundial, especialmente ahora que muchos países de la OPEP ya están produciendo a niveles altos.