Colombia sigue en los planes estratégicos de Pacific E&P

En los próximos días la nueva junta directiva definirá la prioridad en negocios y activos, y el país está entre los objetivos de la petrolera.

Pacific Rubiales

Archivo Portafolio.co

Negocios
POR:
Portafolio
octubre 11 de 2016 - 09:37 p.m.
2016-10-11

Una vez tome posesión la nueva junta directiva de Pacific E&P, que será en los próximos días en Toronto, la petrolera canadiense entrará a revisar en detalle el estado de cada uno de sus negocios en el continente, incluida Colombia, y establecerá a cuáles se le da prioridad por nivel de producción.

Así mismo, en el caso de Colombia, Pacific E&P analizará cada uno de los bloques de la nueva oferta permanente que anunciará en las próximas semanas la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) con el objetivo de fortalecer su presencia en el país (Lea también: Pacific comienza proceso de reestructuración).

La petrolera canadiense precisó a este diario que para que la nueva junta pueda ejecutar la estrategia de producción, primero debe esperar a que concluya la implementación del plan de reestructuración financiera en Canadá y que lidera el Fondo Catalyst el cual debe quedar listo el próximo 24 de octubre.

“La nueva junta directiva, que se nombrará una vez terminado el proceso de reestructuración, estará encargada de definir la estrategia general de la compañía y en su momento establecerá los activos en los que se concentrará y las actividades que adelantará”
, reafirmó Pacific E&P.

Sin importar los problemas económicos que afronta la petrolera canadiense en el país, a lo que asegura son de apenas US$ 7 millones de dólares, y que el resto ha sido pagado, sigue vigente en la actividad.

Las inversiones en bienes de capital durante el segundo trimestre de 2016 fueron de $ 48.000 millones, un descenso de $ 137.000 millones en comparación con los $185.000 millones en el segundo trimestre de 2015.

Un total de $ 15.000 millones se invirtieron en la expansión y construcción de infraestructura de producción, principalmente en los campos Rubiales, Quifa, Cubiro, Cravoviejo, La Creciente, Arrendajo, Guama, Corcel, Guatiquía, Neiva, Bloque 131 y el Bloque Z-1.

En su más reciente informe de gestión financiera, Pacific E&P reportó que durante el segundo trimestre del 2016, la producción neta después de regalías y consumo interno fue de 127.951 barriles día, lo que representa un descenso de 14.386 barriles día (10%) en comparación con la producción neta promedio de 142.337 barriles día reportada en el primer trimestre del 2016.

Así mismo, el citado texto indica que durante el segundo trimestre del 2016, la producción de crudo liviano y mediano totalizó 42.453 barriles día, con un decrecimiento del 10% con respecto al primer trimestre del 2016.

“El descenso se atribuye principalmente al declive natural de los campos petroleros de los Llanos los cuales no han sido sostenidos por medio de actividades de perforación.
La producción de petróleo pesado en Quifa y otros campos también descendió en un 4% durante el segundo trimestre del 2016 en comparación con el trimestre anterior. La producción de petróleo mediano y liviano, y de petróleo pesado (excluyendo la producción del campo Rubiales) ahora representa el 33% y el 23% respectivamente de la producción total de petróleo y gas”, señala el informe financiero.

Precisamente, con la entrega del campo Rubiales a Ecopetrol el pasado 30 de junio y que le representaba, según Pacific E&P, poco menos del 35% de su producción, la petrolera canadiense encontró en los campos Quifa, Sabanero, Cajua, Río Ariari y CP06 su reemplazo los cuales tienen un potencial geológico de ser del mismo tamaño o mayor que el propio Rubiales.

El campo CP06 fue la última inversión de Pacific en los Llanos Orientales. Con la compra del otro 50% que estaba en manos de la compañía Talisman completa el control total del bloque, que tiene unas reservas probadas y probables (2P) de 38.000 millones de barriles de petróleo.
Así mismo, tiene una producción de 1.239 barriles promedio diario, que ahora pasan a ser de la petrolera. La compra se hizo a través de Meta Petroleum.

En la actualidad Pacific E&P cuenta con poco más de 45 bloques en exploración y producción en Colombia. En 2015, la Compañía reportó una producción neta de 148.886 barriles de petróleo por día. Y en el mismo año las reservas probadas y probables (2P) netas después de regalías fueron equivalentes a 290,8 millones de barriles.

Entre los principales campos productores de crudo se encuentran Quifa, Guatiquía y Cubiro, localizados en la cuenca de los Llanos. Además, Pacific E&P opera uno de los campos de gas más importantes del país, La Creciente, ubicado en el departamento de Sucre.

Datos de la Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol) estiman que Pacific E&P tiene cerca de 300 millones de barriles de reservas certificadas y se espera que aumenten a 500 millones. Por lo que la apuesta es por Quifa, Sabanero, CP06 y Cajua, que con las inversiones adecuadas buscan suplir la producción de Rubiales. Campetrol precisa que Pacific E&P tiene calculadas reservas entre los cuatro campos de 12.000 millones de barriles ‘insitu’, por lo que si a esto se le saca 50% de recobro, se tendrían 6.000 millones de barriles, que doblarían las reservas totales del país.

PANORAMA COMPLEJO

Pacific E&P fue notificada por la Supersociedades que no puede disponer de ninguno de los bienes vinculados a cuatro de sus empresas en Colombia, cuyo costo se acerca a los US$ 50 millones. La petrolera solicitaba que dichos bienes fueran descongelados para pagar parte de las deudas en el país, que tienen sus filiales con Petrominerales Colombia, Meta Petroleum Corp, Pacific Exploration & Production Corp y Pacific Stratus, que tienen sus servicios con proveedores locales.

Así, estas filiales quedarían cobijadas en el proceso de reestructuración que también fue aprobado por la Superintendencia de Sociedades.