Liberación de contratos en telefonía celular le dio un empuje al comercio

Tras 2 años de la eliminación de las cláusulas de permanencia, el sector captó entre 30 y 46% del mercado. 

Otro dato revelado por el Dane fue el número de colombianos mayores de cinco años que utiliza el celular para navegar por internet: de los 37.785 que usan teléfono móvil, el 39,3 % lo emplea para conectarse a la web.

En el 2015 entraron al país cerca de 16 millones de celulares, de los cuales el 35% fueron ‘smartphones. 

Archivo particular

Negocios
POR:
Portafolio
julio 01 de 2016 - 01:55 a.m.
2016-07-01

El primero de julio del 2014, la venta de teléfonos móviles era casi exclusiva de los operadores de este tipo de comunicación. Dos años después, los almacenes de cadena y el comercio en general detentan un porcentaje de ese negocio que, según algunos, pasa del 30% y de acuerdo con otros llega hasta 16 puntos más de ese porcentaje.

El momento de quiebre para producir este cambio fue la expedición de la Resolución 4444 de la Comisión Reguladora de Comunicaciones (CRC) que eliminó la posibilidad de que los operadores impusieran cláusulas de permanencia por un periodo fijo a sus usuarios a cambio de subsidiar parte del precio del equipo. Si se tiene en cuenta que la mayoría de los planes eran a 18 y 24 meses, quiere decir que justo hoy se deben vender los últimos contratos que amarraran la entrega del teléfono a estar con una empresa determinada.

El presidente nacional de la Federación de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, destacó ayer que en este periodo su gremio conquistó una tajada cercana al 46% del mercado de celulares. El resto, en esencia, estaría en manos de los operadores, que tuvieron que reaccionar con promociones y planes de financiación para no perder su tajada.

Datos de la firma especializada en estudios de consumo de tecnología GFK indican que antes de la 4444 el comercio hacía el 8% de las ventas y a mayo del 2015 era ya más de la mitad de este.

Por su parte, la Cámara Colombiana de Informática y telecomunicaciones (CCIT) asegura que esa participación ronda actualmente por el 30%.

Sea cual sea la cifra, no existe información que evidencie cuáles fueron los segmentos del comercio que detentan una porción mayor y por eso Fenalco contrató una investigación al respecto con la Universidad de los Andes que deberá entregar resultados en cuatro meses, según reveló Botero.

BAJARON LAS QUEJAS 

“La Resolución 4444 ha cumplido con creces su objetivo de promover la competencia, ampliar la oferta de teléfonos móviles en el mercado y proteger los derechos de los usuarios”, dijo.

El dirigente enfatizó que los clientes fueron los más beneficiados porque la liberación de los contratos permitió la entrada de nuevos modelos a menores precios y con planes variados de financiación. A la par, citó cifras de la Superintendencia de Industria y
Comercio según las cuales las quejas de los consumidores bajaron en un 28% el año pasado, y resalta que en buena parte fue debido a esta medida.


“Hoy en día, uno va a un almacén y encuentra por lo menos 20 soluciones de celulares para comprar exhibidas. Esto lo que ha dado es una transparencia en los precios, que es extraordinaria, y ni qué decir lo que ha significado la portabilidad numérica”, indicó el dirigente. Según él, esto ha permitido que lleguen al país teléfonos inteligentes hasta de menos de 300 mil pesos, lo cual facilita que cualquier persona tenga acceso a un smartphone. “Y de financiación ni hablemos, porque si quiere se lo dan a 24, 12 o 6 meses, dependiendo de lo que le dé su capacidad de crédito”.

Por estas razones, Fenalco reiteró que no está de acuerdo con la posibilidad de que se retorne a las antiguas reglas de juego, como lo anunció a mediados de marzo el ministro de las TIC, David Luna, con el fin de contrarrestar la baja en las ventas de las que se quejaron los productores de tecnología, pues según de la CCIT la contracción del mercado habría sido del 7% durante el 2015, cuando al país entraron 16 millones de unidades, de las cuales el 35% fueron smartphones.

Su valor real no se conoce debido a que existe un alto contrabando técnico, consistente en facturar la mercancía a menor precio. La otra distorsión tiene que ver con el encarecimiento de la tecnología, que al ser importada, se afecta con el dólar caro.

Luna aclaró que las cláusulas de permanencia serían opcionales y el cliente se puede retirar cuando quiera de un operador si le reconoce lo que le falte del pago por el celular. Pero aún así Botero afirmó que no está de acuerdo, pues, aseguró que los operadores pueden maquillar el precio real de los celulares combinándolo con las tarifas por el servicio y generar distorsiones. Y advirtió que es necesario realizar un estudio serio antes de expedir cualquier regulación.

El director de la CCIT, Alberto Samuel Yohai, es partidario del regreso a los contratos ‘amarrados’, pero también sugiere actuar con cautela, debido a que, dice, “no se trata simplemente de echar para atrás”, porque los operadores han incurrido en unos gastos por financiación y tienen una cartera por recuperar.

Fuentes de la CRC le dijeron a Portafolio que la entidad está haciendo el tercer informe del monitoreo a la eliminación de las cláusulas y con base en los resultados plantearía posibles modificaciones. El estudio, adelantaron, se publicará en el último trimestre de este año. “Luego... se va gestionar una discusión abierta y participativa, en donde la voz de los usuarios, los operadores y demás actores involucrados, aporte a determinar si es necesario ajustar o no la medida”, puntualizaron.