Con un poliducto unirían las dos refinerías del país

El tubo que conectaría a Cartagena con Barranca garantizaría el suministro de combustibles líquidos.

Refinería de Barranca

Una de las ventajas de este poliducto es que se aprovecharía la servidumbre del oleoducto que viene
desde Coveñas hasta el punto de Sebastopol.

Ecopetrol

POR:
Portafolio
julio 29 de 2018 - 08:00 p.m.
2018-07-29

El gran reto que debe asumir el Primer Plan Indicativo de Abastecimiento de Combustibles Líquidos, y que ya está en marcha, es el de unir a través de un ducto a la Refinería de Cartagena (Reficar) con la Refinería de Cartagena.

Así, se garantizaría la confiabilidad en el suministro de refinados desde el norte del país, hacia el centros y sur occidente, ya que además de fortalecer la capacidad de almacenamiento, se amplia la de transporte.

(Lea: En marcha, primera refinería con capital privado del país)

“Actualmente se hace un cabotaje para llevar los combustibles desde Reficar hasta el puerto de Pozos Colorados cerca a Santa Marta, y desde este punto se despacha al centro del país”, señaló Juan Carlos Torres, técnico de la Subdirección de Hidrocarburos de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme).

El experto de la entidad precisó que hoy no existe una conexión física que una a las dos refinería, lo cual es necesario como parte de la estrategia para garantizar la confiabilidad en el suministro.

(Lea: La Refinería de Barranca sigue con la llama viva

Incluso, como lo confirmó Beatriz Herrera, asesora técnica de la Dirección General de la Upme, la Agencia Internacional de Energía (AIE), entre sus recomendaciones hizo especial énfasis en que ambos complejos refinadores debían estar conectados.

(Lea: La consultora Jacobs confirma los ‘pecados’ de Reficar

“Además, que debe existir una tercera vía ya que si queda fuera de servicio la línea Pozos Colorados - Galán - Sebastopol, el centro y sur occidente del país quedaría sin abastecimientos de los derivados”, reiteró Herrera.

Las propuestas de la Upme, y que deberá estudiar a corto plazo la nueva ministra de Minas, María Fernanda Suárez, ya que las encontrará encima de su escritorio en el primer día de funciones, son la de Cartagena - Copey - Galán, o la otra, Cartagena - Coveñas- Sebastopol.

“Una de las dos iniciativas es la que se debe escoger ya que así en menos de 25 días el país garantizaría a través de la oferta, la atención de la demanda”, precisó Ricardo Ramírez, director de la Upme.

La propuesta del poliducto Cartagena - Copey- Galán tendría una capacidad inicial para atender la demanda al año 2025 de 150.000 barriles por día (bpd) hacia el interior del territorio nacional, y se estima su inversión en poco más de US$676 millones.

Pero, si se quiere ampliar la atención de la demanda a 258.000 millones bpd, la inversión ascendería a cerca de US$1.074 millones.

La otra propuesta, es la línea Cartagena - Coveñas - Sebastopol, que buscaría al año 2025 atender una demanda de 150.000 bpd, con una inversión calculada en poco más de US$737 millones.

Sin embargo, si el proyecto es ampliar su capacidad de transporte a 258.000 bpd, el monto de inversión se trazaría en US$1.024 millones.

“Si se presenta al interior del país una demanda de 258.000 barriles, hay que garantizar 25 días de flujo constante, esto representa poco más de 5 millones de barriles en almacenamiento estratégico que se deben tener en los nodos de oferta de Cartagena, Coveñas y Sebastopol”, explicó Torres.

El técnico precisó que el punto de Sebastopol es estratégico en el suministro hacia el interior del país ya que esta ubicado aguas abajo de la refinería de Barrancabemerja.

Una de las ventajas de este ducto es que se aprovecharía la servidumbre del oleoducto que viene desde Coveñas hasta este punto, es decir habría un avance en derechos de vía.
Para los técnicos de la Upme, Sebastopol es la columna vertebral para atender la demanda desde el norte del país.

@AlfonsoLpezSur2

Siga bajando para encontrar más contenido