El pulso entre Mattos-Hyundai castiga a concesionarios de vehículos

Los vendedores de la marca coreana analizan despidos de personal. Además denuncian que los inventarios se están agotando.

Finamérica y Hyundai se mueven con sus financieras
Negocios
POR:
Portafolio
agosto 04 de 2016 - 09:31 a.m.
2016-08-04

El enfrentamiento judicial entre las compañías Hyundai Colombia Automotriz (HCA) –anterior representante en el país de esta marca y bajo control de Carlos Mattos–, y la casa matriz de la productora de carros coreana puso a los concesionarios, que son 29, en medio de una pelea en la que no saben si están acatando la ley, pero por la cual sí están asumiendo pérdidas.

Igualmente, los despidos de personal parecen inminentes, pues los inventarios que adquirieron tanto a HCA como a Neocorp –el nuevo representante designado por la marca asiática antes de la decisión de los jueces– se están agotando.

Como se recuerda, en días pasados, HCA acusó a los ciudadanos ecuatorianos Juan Eljuri y Marcos Malo, y a sus empresas Neocorp y Global Car World, de estar comercializando la marca Hyundai, a pesar de la decisión de dos jueces civiles del circuito que les ordenaron abstenerse de hacerlo mientras toman una decisión.

Ante ello, Neocorp dijo que si está ocurriendo, es por parte de concesionarios sobre los cuales no tiene control.

Neocorp es el nuevo representante designado por la casa matriz en Corea para distribuir la marca Hyundai en Colombia, pero tuvo que parar la operación por las demandas de HCA, que reclama unos 600 millones de dólares en perjuicios, pues durante 23 años operó como su agente comercial y de una manera intempestiva decidió darle por terminado el contrato.

La gerente general de la compañía Sida, Marcela Meñaca Sabogal, se refirió al lío y dijo que la decisión de los jueces terminó involucrando a terceros que nada tienen que ver con el problema entre Mattos y la casa matriz de Hyundai, pues solo saben de comercializar automotores y no de defenderse ante tribunales.

LA PRESIÓN 

La directiva agrega que su empresa, que tiene una trayectoria de 62 años en el
mercado, acudió en abril al juez 6 Civil del Circuito una vez llegó una carta que les envió el abogado Jaime Granados, en la que les indicaban que se había dictado una medida cautelar que impedía el comercio de los vehículos Hyundai en el país.

También asevera que el abogado les advirtió que estaban obligados a cumplir la orden impartida por el juez, de cesar la venta de los vehículos de la reconocida marca coreana.

“El señor juez, en respuesta fechada el 3 de mayo, además de decirle a Sida S. A. que el abogado Granados no era representante de ninguna de las partes dentro del proceso, afirmó que no éramos actores del mismo”, agregó.

En esa decisión se involucró a Neocorp, que también se declara afectada por el lío judicial.

Sin embargo, la señora Meñaca considera que los concesionarios no están involucrados en la medida cautelar, y la razón que lo explica es que pueden seguir vendiendo las unidades que aún tienen en sus vitrinas y las que adquirieron antes de las medidas de los jueces.

IMAGEN PERJUDICADA 

Por ello, esa empresa, que vende vehículos nuevos y usados de varias marcas, dice que resultó involucrada en medio de un pleito judicial.

“El desprestigio al que está siendo sometida la marca (Hyundai), no se compadece con su excelente calidad y aceptación en el mercado”, añade la directiva.

La ejecutiva agrega que las consecuencias inmediatas han sido despidos de personal, imposibilidad de vender el inventario que ya está pago, que es de propiedad de los concesionarios, y dificultades para atender las solicitudes de los clientes que les quieren comprar.

Esta compañía adquirió en mayo vehículos para atender las ventas normales de un mes, que son aproximadamente de 60 unidades, pero luego no pudo facturarlas por la decisión de los jueces.

“Soy abogada comercial y nunca había asistido a la ejecución de un exabrupto judicial tan grande como este en materia civil y comercial”, añade Marcela Meñaca Sabogal, gerente de la compañía Sida S. A.

Por su parte, Arturo Álvarez, gerente general de la firma Alfa Motors, dice que el cambio de representante de la marca Hyundai se venía dando sin traumatismos hasta que los jueces decretaron la medida cautelar.

Inclusive, adquirieron unidades nuevas a HCA y a Neocorp.

“Lo que queremos es vender carros y hace más o menos un mes nos acercamos a HCA, pero manifestaron que no tenían”, explica el empresario.

A la compañía ya se le agotaron los taxis, y de los vehículos particulares solo les quedan unas pocas unidades, por lo que si la situación no se normaliza en unos dos o tres meses, peligran 60 empleos. “Antes del lío vendíamos unos 60 carros diarios entre taxis y particulares Hyundai, y hoy no llegamos a diez”, revela el directivo.

CAEN VENTAS DE LA MARCA 


El gremio Andemos, con base en el Registro Único Nacional de Tránsito (Runt), indica que en julio se matricularon 360 carros de la marca Hyundai, con un descenso del 78 %, frente al mismo mes del 2015, cuando lo hicieron 1.628.

Aunque casi todas las marcas registraron caídas, en los siete primeros meses se matricularon solo 5.139 carros del sello asiático, con una baja del 48 % respecto a igual periodo del 2015, cuando fueron 9.875. La reducción del mercado automotor se ubicó en 17 %.

Hyundai también bajó del quinto al séptimo puesto en el ranquin de ventas, porque su participación de mercado cayó de 6,1 a 3,8 %.

Economía y Negocios