Tiendas como Justo & Bueno,  D1  y Ara han incentivado las compras de los colombianos

Según Raddar, los consumidores sienten que estas tiendas de conveniencia les ofrecen buenos precios y se sienten motivados a gastar.

Consumo

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
marzo 09 de 2017 - 04:43 p.m.
2017-03-09

Un informe revelado por la firma Raddar sostiene que durante el segundo semestre del año pasado los hogares colombianos mantuvieron el desánimo para gastar. Esta situación se dio por los cambios sensibles que tuvo la economía, por la expectativa de la reforma tributaria, el fuerte aumento de la inflación, que encareció los productos, y la devaluación de la moneda local.

Sin embargo, el informe señala que pese a que el desánimo persistió, el comportamiento del consumo sí mejoró frente al primer semestre, cuando llegó a una caída histórica de 3,5%. En la segunda mitad del año pasado, el consumo entre los colombianos varió 1,5%.

(Lea: El gasto de los hogares cayó menos en febrero). 

Para Camilo Herrera, presidente de Raddar, hay un fenómeno que ha crecido en los últimos meses y que está llevando a que la gente no deje de comprar a pesar de las circunstancias de la economía nacional.

Se trata de la expansión de las tiendas de conveniencia y descuentos como D1, Justo & Bueno y Ara, entre otras, ya que ofrecen en el mercado productos más baratos, aunque con un menor valor agregado, pero con los que la gente siente que economiza.

“No solo la gente tiene la sensación de que ahorra porque gasta menos, sino que se les devolvió la emoción de consumir, porque al comprar allí los colombianos sienten estarle ganando a otros comercios”, señala el informe de Raddar.

Este fenómeno queda evidenciado en los buenos resultados financieros de estas cadenas.

(Lea además: La otra batalla de D1 y Justo & Bueno se libra en el mercado). 

D1, por ejemplo, logró duplicar en 2015 sus ingresos, al pasar de 591.764 millones de pesos en 2014, a 1,16 billones el año pasado, con un crecimiento del 96,6 por ciento.

Si bien, aún no se conoce el informe financiero del 2016, se anticipa que la cadena superó las cifras del 2015. Además de los buenos resultados en materia financiera, el número de sus tiendas también creció y la marca tiene cerca de 500 locales en todo el país.

Justo & Bueno tampoco se queda atrás. Esta cadena facturó el año pasado 229.800 millones de pesos y su proyección para el 2017 asciende a un billón de pesos. En la actualidad esta cadena cuenta con cerca de 240 tiendas y espera abrir este año 210 más para un total de 450.

Ara también está en la pelea y grandes cadenas como Éxito, Colsubsidio y Oxxo ven en este segmento una fuente de crecimiento para sus negocios.

(Tiendas de conveniencia y de cómodos precios siguen creciendo en el país). 

1 DE CADA 10 COLOMBIANOS, YA COMPRA EN PLATAFORMAS TECNOLÓGICAS

Para Camilo Herrera, al fenómeno de las tiendas de conveniencia se debe sumar la entrada de jugadores como Rappi y Domicilios.com, que han ayudado en la transformación del ecosistema del comercio, causando que la gente pida más domicilios y no vaya tanto a la tienda.

Estudios hablan que en las 4 grandes ciudades del país (Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla), 1 de cada 10 personas ya están haciendo mercado por estas plataformas.

LA GENTE GASTA MENOS EN LUJOS Y MÁS EN ENTRETENIMIENTO

El informe también señala que por el impacto que sintieron los bolsillos de los colombianos, por la difícil situación económica, la gente gasta ahora menos en lujos, productos semidurables como ropa y viajes, pero han compensado esto con el gasto en entretenimiento.

Hoy en día, la gente consume más en restaurantes, bares, cine y servicios de entretenimiento con servicios como Netflix, buscando un mecanismo de satisfacción de corto plazo.

“Esto se puede explicar desde la parte emocional o cognitiva del consumidor, ya que al no poderse dar gusto en los bienes durables y semidurables, el comprador salió a restaurantes, bares, cine y adquirió más servicios de entretenimiento en casa, buscando un mecanismo de satisfacción de cortoplacista”, concluye Camilo Herrera.

Siga bajando para encontrar más contenido