Calzado y textiles sienten alivio por las medidas anticontrabando

En noviembre de 2016, se suspendió el levante de más de 366.500 pares de zapatos con precios anómalamente bajos.

Brasil gana más terreno en industria del calzado
Negocios
POR:
Rubén López Pérez
enero 10 de 2017 - 11:17 p.m.
2017-01-10

Dos meses después de que Colombia decidiera acatar el fallo de la Organización Mundial del Comercio e introdujera nuevos controles a las importaciones de textiles y calzados, los empresarios de este segmento son optimistas y aseguran que las medidas adoptadas han ayudado a impulsar el desempeño del sector.

Prueba de ello es que, pese a que todavía no hay cifras consolidadas de las importaciones de los últimos meses de 2016, tan solo en noviembre se realizaron medidas de suspensión de levante, ajustes de valor o constitución de garantías, entre otros, a más de 366.500 pares de calzado con precios inusualmente bajos.

Y esto, como afirma Luis Gustavo Flórez, presidente de Acicam (gremio de la industria del calzado y cuero), simplemente al tener en cuenta una parte de las importaciones. “Tras los cambios introducidos, se empieza a ver que se están aplicando bien las medidas que neutralizan estas operaciones. Por eso, vemos con mucho optimismo este proceso y creemos que puede ser muy importante para la mejora del sector”.

De igual forma Guillermo Botero, presidente de Fenalco, señaló que “la situación está mejorando mucho y, con ello, llegará un impulso del comercio. Eso sí, hay que tener en cuenta que los mercados se recuperarán poco a poco, por lo que estimamos que en tres años será cuando podemos ver realmente hasta qué punto se ha mejorado lo perdido”.

Aun así, pese a destacar los avances, todavía se pide mayor fuerza en la lucha contra las prácticas ilícitas. “Estas son medidas temporales mientras el país se organiza, pero lo principal es que la lucha contra el comercio ilegal sea un propósito nacional. Hay que evitar que entre mercancía de contrabando, pues solo así, Colombia estará en condiciones de competir con cualquier país”, afirma Carlos Botero, presidente Ejecutivo de Inexmoda.

Sin embargo, hay agentes del mercado que todavía no confían en que la situación haya mejorado en términos de menores ingresos productos con precios inusualmente bajos.
Este es el caso del empresario Mario Hernández,quien considera que “el contrabando cada día es más grande, como en el caso de los zapatos a US1, todo esto es un hecho que, aún hoy, perjudica terriblemente a la industria, ya que dificulta que se reactive el comercio”.

Entre los principales países de origen de los productos que entran a Colombia a través de Panamá, destacan los procedentes de algunos como Vietnam o China.
Una situación perjudicial para la industria

Aunque todavía no se puede conocer el alcance final de las medidas adoptadas, lo que destacan los empresarios de este segmento es el daño que la situación le ha hecho a la industria nacional en los últimos años.

“En el año 2012, en Colombia se importaron 76 millones de pares. En 2015, ingresaron 50 millones y esos 26 millones restantes se fueron al contrabando. Y algo parecido se puede decir de telas, las cuales se disminuyeron 10 millones de kilos, aunque en este caso sí hubo cierta absorción”, afirma el presidente de Fenalco.

En cuanto a la situación en concreto que atañe al pleito con Panamá, los datos son incluso más representativos. Tal como explica Flórez, en octubre de 2016, las importaciones eran de 24,3 millones de pares de calzado, de los cuales, un 73% correspondía a productos que estaban por debajo del precio normal de mercado.

Asimismo, como agrega el presidente de Acicam, en 2015 se importaron 10,3 millones de pares de zapatos cuyo precio era menor a US1, lo que representa el 47% de la cifra total. En cuanto a la situación en 2016, según las cifras hasta octubre, este dato subió hasta 11,6 millones, lo que supone prácticamente la mitad de las importaciones en los 10 primeros meses del año pasado.

Dos meses desde que se acatara la decisión

Frente a esta situación, hay que recordar que para tratar de evitar la entrada de productos a través de operaciones irregulares o cuyos precios eran “anómalamente reducidos” como los denomina Acicam, Colombia había impuesto unos aranceles mixtos, los cuales fueron censurados por la OMC.

Tras el pleito entre Panamá y Colombia por esta razón, el organismo de comercio internacional falló a favor de Panamá y obligó al país a retirar estos impuestos.
Con esto, el pasado 2 de noviembre, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo anunció que acataría la decisión de la OMC, al tiempo que incluiría nuevos controles.

Así, se reemplazó el arancel por otro que, como explicó el Ministerio, “estableció un umbral de US$10 por kilo para prendas de vestir y entre US$6 y US$10 por par de zapatos, bajo el cual aplicará temporalmente el arancel máximo consolidado en la OMC (de 40% y 35%, respectivamente) y por encima del umbral, aplicará el arancel de 15% que existió hasta el año 2013”.

Además, entre las nuevas normas, también se impuso otros requisitos que los importadores deben cumplir, como presentar certificaciones del proveedor; documentos apostillados o legalizados, o señalar la declaración de que el precio de la factura es realmente el registrado en el exterior.

Según las cifras de Fenalco, el consumo nacional de calzado fue de 120 millones en 2015, de los cuales Colombia solo produce 60 millones.


Rubén López Pérez
rublop@eltiempo.com