¿Dónde está el peso del negocio empresarial?

La identificación de los activos intangibles permite entender cuáles se pueden mejorar o potencializar. Más aún, esto ayuda a identificar los que pueden ser escindibles y/o enajenables.

Hay 12 El Corral Gourmet en el país.

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
octubre 29 de 2017 - 03:26 p.m.
2017-10-29

Poco sorprendió a los inversionistas colombianos que en la compra del grupo de Hamburguesas El Corral por parte del Grupo Nutresa, tan solo el 16 % del valor pactado correspondió a los inmuebles y maquinaria del negocio adquirido. Más aún, ¡los activos inmobiliarios incluidos en la transacción representaron tan solo el 2.2% del valor!

La razón por la que nadie se extraña ante esta situación es porque hemos aprendido a aceptar que el valor de una empresa, un negocio, e incluso de un activo productivo, corresponde al valor presente de unas utilidades que se espera que se generen en el futuro. Se ha convertido en un principio casi axiomático que el valor viene de su capacidad productiva futura y no de los inmuebles y maquinaria que la empresa posee.

¿Dónde está entonces el valor de las compañías? Está concentrado en sus activos intangibles. Activos tales como: marcas, patentes, recetas, software, procesos, know-how, capital humano, entre otros. En ellos reside la capacidad de una empresa de generar flujos futuros. Sin embargo, son irrisorios los casos en los que las empresas hacen una identificación y valoración de sus activos intangibles.

Los activos intangibles representan, en promedio, cerca del 80 % del valor de las compañías y en el caso de las 50 empresas más grandes de mundo representan el 89.3 %. Esta dinámica seguirá incrementando, impulsada principalmente por la conveniencia de los leasebacks, que concentra los activos inmobiliarios en fondos de inversión, separados del negocio de las empresas, y la propensión al arriendo de activos en lugar de su compra. Así mismo, influye la mayor relevancia que cobran en la economía las empresas de tecnología y servicios digitales, menos dependientes de activos tangibles y más intensivas en software, diseños y bases de datos. Tal como lo mencionó Nicholas Negroponte, de manera casi profética en su libro de 1995, “ser digital, todo lo que pueda migrar de átomos a bits, lo hará. De igual manera, migra el valor de las empresas de los activos tangibles a los intangibles.

Es normal que cuando los activos intangibles representaban una pequeña fracción del valor de las compañías, su discriminación no era necesaria. Pero en una economía donde los intangibles representan más del 80 % del valor del negocio, es indispensable entender donde reside este valor: a qué activos corresponde y cómo están estos activos. La identificación y valoración de los activos intangibles permite entender cuáles de ellos se pueden potencializar o mejorar. Más aun, permite saber cuáles de ellos son escindibles y enajenables y cuales se pueden explotar.

El valor de las empresas sí se ve favorecido con la maximización del uso de todos sus recursos, incluidos los activos intangibles. Estos pueden ser licenciados, para generar ingresos adicionales; optimizados, para generar eficiencias; utilizados en mecanismos de crédito con los que la empresa puede ahorrar hasta el 23% del monto financiado, versus un crédito convencional; o contabilizados en el Balance General, a través de vehículos consistentes con las NIIF, para robustecer los estados financieros. Dependiendo de cada industria, y de cada empresa, la forma correcta de maximizar de los intangibles puede diferir. Lo que se mantiene constante es el potencial para la creación de valor que tienen estos activos dentro de las empresas.

La economía ha migrado silenciosamente su valor a los activos intangibles. Por eso, es más importante que nunca tener claridad sobre cómo está constituido el valor de las empresas. La valoración de activos intangibles no puede limitarse exclusivamente al cumplimiento de requerimientos contables: debe ser un mecanismo fundamental en la estrategia de las empresas y en la valoración de negocios. El Pareto del valor de las compañías está concentrado en los activos intangibles, así que los mangos bajitos en la creación de valor están en la optimización de este tipo de activos. ¿Por qué no estamos entonces identificando y valorando con mayor formalidad los intangibles en las compañías?

Sergio Jaramillo
Vicepresidente de Compassbranding

Siga bajando para encontrar más contenido