El alquiler de fincas, un negocio que no descansa en vacaciones

Aunque está en auge el arriendo de estos lugares, autoridades recomiendan tener precaución a la hora de hacer el contrato. 

Finca cafetera

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
mayo 03 de 2017 - 11:14 p.m.
2017-05-03

Llegó mayo, tras un puente que empezó a trazar el camino hacia las vacaciones de mitad de año y, con estas, a una práctica que crece año tras año: el alquiler de fincas.

Aunque la preferencia por los destinos internacionales se mantiene, temas como el alza del dólar han generado una dinámica local interesante con más colombianos y extranjeros apostándoles a destinos locales.

(Lea: En Colombia ya hay más de 24.500 fincas agroturísticas

Según Pablo Galofre, gerente de Turismo en Casas y Fincas, “casi el 80 por ciento de las personas que buscan el descanso prefieren desplazarse a lugares cercanos a las ciudades donde viven”. Para ello, precisamente, una práctica común es el arriendo.

Sin embargo, es un proceso que se debe manejar con cuidado, ya que con el auge del negocio también han llegado los estafadores y las malas prácticas. “Por ejemplo, una imagen en internet mejorada puede dar una idea contraria de lo que realmente se va a negociar”, explica Roberto Sarmiento, propietario de una finca en Villeta (Cundinamarca), quien asegura que el engaño es difícil de combatir.

(Lea: Más de 200 establecimientos turísticos han sido cerrados por no tener el RNT

MÁS LEGALES 

Para contrarrestar la situación, Maribel Martínez, quien es dueña de una casa campestre en Armenia (Quindío), recomienda afiliar la propiedad al Registro Nacional de Turismo. “Incluso, en nuestro caso cumplimos los requisitos de Industria y Comercio, y Cámara de Comercio. Es importante hacerlo, ya que de lo contrario se corre el riesgo de que sellen la propiedad”, explicó Martínez, quien –además- sugirió afiliarla a una agencia de turismo.

Ella va más allá, ya que para mover el negocio también la tiene afiliada a varias de estas oficinas, lo que –dijo- constituye una garantía para los propietarios y los clientes.

María Clara Luque, presidenta de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), agregó que cuando se trata de temporadas de más de un mes (que no es muy usual), es imprescindible buscar una garantía o un seguro. En estadías cortas –anotó la directiva– no es necesario porque no está regulado. “En estos casos es común el pacto verbal”.

EN LA RED 

Un estudio de OLX, que también trata el tema, asegura que la búsqueda por internet es muy usada por los colombianos. “Las reservas se han incrementado; sin embargo, aún hay desconfianza y miedo a sufrir un fraude en estas plataformas”.

Las recomendaciones de OLX son: no guiarse por las primeras fotos y solicitar más imágenes del hospedaje y, en lo posible, pedirle el favor a un conocido que esté por la zona para que vaya hasta el lugar en el que se encuentra.

A su vez, es clave agendar una cita con el arrendatario en un lugar público y solicitar la copia de la cédula como verificación de que la persona con la que ha hablado es, efectivamente, el dueño y que la casa existe. Además, para mayor tranquilidad, sugiere pedir las condiciones del alquiler de la casa por escrito, y tener en cuenta el precio de la renta por temporada.

Por otro lado, además de la red, también está la opción tradicional, es decir, según recomendaciones de conocidos o publicaciones en los medios impresos de confianza.

ABECÉ DEL REGISTRO

Es importante tener en cuenta que los prestadores del servicio de vivienda turística deben inscribir las propiedades en el Registro Nacional de Turismo de las Cámaras de Comercio (RNT), en su condición de inmuebles.

Al respecto, la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), recuerda que así lo exige el Decreto 2590 del 2009. Los prestadores de vivienda turística de manera obligatoria deberán estar inscritos en el Registro Nacional de Turismo de las Cámaras de Comercio (RNT), en su condición de inmuebles con fines turísticos, en aras de poder prestar legalmente el servicio, so pena de ser sancionados directamente por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT), en virtud de lo establecido en la Ley 300 de 1996; importante mencionar que el proceso para adquirir el RNT, será el establecido en el Decreto 229 del 2017.

“Además, deberán diligenciar por cada hospedado una tarjeta de registro que contenga la información descrita en el artículo 4 del Decreto adjunto, a fin de poder ser verificadas en cualquier momento por parte del Ministerio o las alcaldías distritales o municipales", explica Anato.

A pesar de la normatividad, el mercado en el sector por su dinámica inconstante sigue siendo informal.

Karen F. García Y.
Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido