El desafío de controlar el mercado ilegal de licores

Según la OMS, alrededor de una cuarta parte del consumo global de todas las bebidas alcohólicas no se encuentra registrada.

Licor adulterado

Operativo de las autoridades para enfrentar el contrabando de licores.

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
febrero 04 de 2018 - 08:00 p.m.
2018-02-04

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, alrededor de una cuarta parte del consumo global de todas las bebidas alcohólicas no está registrada. El alcohol no registrado es una categoría amplia que comprende todo, desde la cerveza elaborada por aficionados en sus casas, hasta la producción de alcohol ilegal comercializado a través de prácticas de contrabando.

(Lea: Decomiso de licor ilegal ha aumentado en 30%)

En el caso de Colombia, la firma Euromintor calculó que el mercado de alcohol ilegal es del 23%. Lo anterior quiere decir que de cada cinco botellas de licores que se consume, una es ilegal. Panorama nada alentador ni para la salud de los colombianos, ni para el propio Estado, ya que los departamentos tienen una perdida fiscal importante estimada en $406 millones de dólares por este fenómeno de ilegalidad. Según Eu-romonitor, el crecimiento que ha experimentado la adulteración de bebidas alcohólicas en Colombia, ha ocasionado que esta actividad delictiva concentre el 52% del volumen de alcohol ilegal.

(Lea: Empresas tendrían más requisitos para vender y registrar sus licores

Este crecimiento se puede explicar principalmente por la falta del control a los insumos como las botellas y etiquetas originales y el etanol, lo que genera que este mercado sea más atractivo y dinámico para los agentes ilegales, en contraste con todas las medidas adoptadas en contra del contrabando. Se trata de una actividad compleja, rentable y sofisticada que está muy lejos de la imagen del pequeño adulterador que produce unas pocas botellas artesanales para vender en el barrio o en las fiestas de su municipio.

(Lea: Puja de datos sobre recaudo en el impuesto a los licores

Una alternativa muy efectiva es la implementación de mecanismos para controlar la cadena de valor del etanol, como es la desnaturalización obligatoria. De hecho, la Ley 1816 de 2016 estableció en Colombia la obligación de desnaturalizar todo el etanol no destinado al consumo humano, de forma tal, que él mismo, no pueda ser desviado a la producción ilegal de bebidas alcohólicas. Vale la pena resaltar que la Policía Fiscal y Aduanera Colombiana ya está poniendo en funcionamiento en los diferentes puertos del país un laboratorio de etanol totalmente portátil y compacto, una herramienta innovadora y revolucionaria, que les permite a las autoridades identificar, en cuestión de minutos, si los importado-res de etanol están cumpliendo con las obligaciones establecidas en la ley. Una verdadera herramienta para luchar contra la ilegalidad.

Aunque la implementación deficiente de normas es un factor crítico, se puede argumentar que la principal causa, aunque a menudo tiene buenas intenciones, son las políticas públicas mal diseñadas que buscan reducir el consumo nocivo.

AB Inbev es partidario activo de las políticas que pretenden reducir el consumo nocivo de alcohol. Sin embargo, y cómo recientes publicaciones de Euromonitor Internacional y las investigaciones de la Organización de Cooperación Económica y el Desarrollo lo demuestran, cuando los impuestos aumentan hasta el punto de que los precios superan el poder adquisitivo de los de los consumidores, las bebidas ilícitas se vuelven una alternativa más barata, la producción ilegal se dispara, los productos peligrosos ingresan al mercado y los ingresos fiscales disminuyen.

Algunos gobiernos y empresas privadas están volcando su atención hacia el problema del alcohol ilícito. Por desgracia, algunas soluciones propuestas en realidad agravan el problema, como son los impuestos costosos que encarecen los productos legales a los consumidores sin poder abordar la principal causa del problema.

El alcohol ilegal es la peor forma de consumo nocivo a nivel mundial; es malo para los consumidores, comunidades y negocios.


Al mirar hacia el futuro, nos comprometemos a tomar medidas para preservar la salud y la elección del consumidor, proteger la seguridad pública y los ingresos de los gobiernos, y buscar oportunidades adicionales de crecimiento de beneficio mutuo.

Estamos convencidos de que, con un marco legal adecuado, la cerveza asequible es la mejor guardiana contra el mercado ilícito de alcohol.

Carlos Brito
CEO Mundial AB Inbev

Siga bajando para encontrar más contenido