‘El mercado de la marihuana medicinal puede ser mayor al del café y las flores juntos’

Con el otorgamiento de las licencias para cultivar cannabis con y sin propiedades psicoactivas y su planta de producción en Rionegro, PharmaCielo se proyecta como el productor legal más grande del mundo.

PharmaCielo

Patricio Stocker, presidente de PharmaCielo Ltd.

Cortesía PharmaCielo

POR:
Portafolio
octubre 24 de 2017 - 05:00 p.m.
2017-10-24

El Gobierno otorgó la licencia para la producción y fabricación de cannabis con porcentajes irrestrictos de tetrahidrocannabinol (THC), dentro del marco de normatividad que reglamenta su uso medicinal, a PharmaCielo Colombia, subsidiaria de la canadiense PharmaCielo Ltda. Con las dos licencias para producción de los dos tipos de cannabis que se emplean para la elaboración de extractos de aceite medicinal (THC, con efectos psicoactivos y cannabidiol (CBD), sin estos efectos) y el hecho de tener la única instalación de cultivo y procesamiento completamente funcional en Colombia, se proyecta como el principal productor legal y el más grande del mundo.

(Lea: El negocio de la marihuana medicinal atrae a varios países)

El negocio de la marihuana medicinal es visto como una alternativa de mucho potencial, tanto así que las directivas de PharmaCielo ven en la producción y extracción de los derivados medicinales un mercado que superaría a dos de los más tradicionales en Colombia.

Arrancamos con la visión hace casi cinco años de cambiar la imagen de Colombia a un país de drogas medicinales y de desarrollar una nueva industria alrededor del cannabis que creemos puede ser mayor que el del café y las flores juntos”, afirma Patricio Stocker, presidente de PharmaCielo Ltd., quién agrega que “este proceso tomó su tiempo, algo bueno porque también el gobierno colombiano y los ministerios involucrados (Salud y Justicia) han pensado en todas las alternativas y opciones para hacer las mejores leyes posibles, para que éste sector sea competitivo a nivel mundial”.

(Lea: EPM recibió autorización para reconvertir deuda)

La empresa está instalada en cercanías a Rionegro, departamento de Antioquia, donde cuenta con un centro de genética y propagación para el cultivo y procesamiento de cannabis. La propiedad tiene más de 12 hectáreas de invernaderos listos para el cultivo. Estas instalaciones han sido inspeccionadas y certificadas por el gobierno, pues es uno de los requisitos que hacen parte del proceso de otorgamiento de las licencias.

Hace un año recibimos la primera licencia para extracción de aceite de cannabis estandarizado, y ahora nos han otorgado la licencia de cultivo. Con esto, una vez tengamos asignado el cupo de producción, podremos empezar a cultivar aquí. Garantizando la materia prima y el proceso en una planta certificada en las mejores prácticas, hasta el aceite y otros extractos como producto final, tendremos entonces la posibilidad de desarrollar la oferta vertical completa”, explica Stocker.

Hasta el momento el único producto que maneja la compañía es el aceite de grado medicinal estandarizado de alta calidad. Sin embargo, se adelantan conversaciones con varios posibles socios que llevarían el desarrollo de otros productos a segmentos como los cosméticos, los alimentos y la salud en general.

Frente a la expansión del mercado, Stocker asegura que los primeros pasos se darán en Colombia, para desde acá mirar al exterior. “El enfoque es global. Como empresa colombiana buscaremos ampliar la distribución a países donde el uso de cannabis medicinal es legal. Por el momento estamos pensando en Canadá, Brasil, Alemania, Italia, Australia y Suráfrica, pero en el panorama hay otros 20 países, donde la legislación y los mercados están adaptándose para permitir la entrada de estos productos”, dice el presidente de la compañía, quien espera que para 2018 ya se encuentren sus productos en el mercado.

PharmaCielo también adelanta un proceso de vinculación con la Cooperativa Caucannabis, que reúne a más de 60 pequeños productores independientes certificados por el Gobierno, entre campesinos e indígenas. Para trabajar con ellos se solicitó otra licencia aparte para poder cultivar en el departamento del Cauca, con el cumplimiento de los mismos estándares de calidad y seguridad que permitan hacer la trazabilidad de los productos.


Julián Calderón H.
julcal@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido