‘El emprendedor también debe gestionar relaciones’: Julio Andrés Rozo

El director de la Academia de Negocios para la Sostenibilidad dice que quien tiene una idea de negocio no puede concentrarse solamente en lo técnico. 

Julio Andrés Rozo, director de la Academia de Negocios para la Sostenibilidad, Aiso.

Julio Andrés Rozo, director de la Academia de Negocios para la Sostenibilidad, Aiso.

Foto: Portafolio

POR:
Portafolio
marzo 10 de 2017 - 08:04 p.m.
2017-03-10

El emprendedor debe salir del desarrollo técnico y conceptual de su iniciativa y debe gestionar relaciones y emociones con todos los grupos de interés que le puedan dar impulso a su idea.

Así lo considera Julio Andrés Rozo, director de la Academia de Negocios para la Sostenibilidad, Aiso, de la cual es fundador.

Acaba de publicar su libro “30 cosas sobre emprendimiento que nadie me enseñó en la universidad” y explica su punto de vista sobre las habilidades que debe tener quien quiere progresar con una idea de negocio.

¿Qué es emprender?

Emprender no significa crear empresa, esa es una manera de emprender. Es hacer algo con pasión, con gusto y hacerlo bien. Un puede emprender un viaje u otra carrera universitaria.

¿Cuáles son esas cosas que no aprendió?

En la universidad se ha abordado el tema del emprendimiento desde un enfoque instrumental y metodológico, como si el fuera una fórmula para generar el éxito en el desarrollo de una idea. De una manera bien estructurada se presentan herramientas financieras, gerenciales y de planificación estratégica que son demasiado importantes. No obstante, cuando se aborda el día a día, uno empieza a darse cuenta que para lograrlo y cruzar esa brecha del - valle de la muerte (que es como se conoce esa época en la que las empresas mueren) se necesitan otras cosas.

¿Qué se necesita?


Me doy cuenta, y parto de la experiencia, que para sacar una idea adelante, es importante que el emprendedor se quite la camiseta de técnico para ponerse la camiseta para hacer relaciones o y comunicar. En últimas, esa es la función de un gerente emprendedor.

¿No es mejor asegu rarse de que la idea tiene posibilidades?

Justamente. En estos cuatro años hemos asesorado a casi 4.000 emprendedores en Colombia, México, Panamá y Costa Rica y un factor homogéneo es que se enfocan tanto en lo técnico y en la idea que olvida el mercado. Olvidan que hay unas preferencias, unas necesidades y una percepción del consumidor, diferente a la que puede tener el emprendedor.

Cuando uno se relaciona con los grupos de interés la probabilidad de entender lo que piensa el mercado aumenta en beneficio de ese modelo de negocio. Cuando la pasión es lo técnico, olvidando la percepción, mueren muchas de las iniciativas

¿Qué más requiere un emprendedor?

La habilidad de inspirar y motivar. Cuando los mensajes emocionales se logran dan a entender al consumidor que ese mismo servicio abandera una causa o genera un impacto social, ambiental y económico, y aumenta la probabilidad de que este sea comprado. Sin querer decir que no deba ser técnico, estratega, planificador y financiero.

¿Cómo debe gestionar el conocimiento?

El objetivo de gestionar el conocimiento es sistematizar los errores y las cosas buenas que se han hecho en el día a día. Cuando se logra, es más fácil ajustar las tuercas del proyecto. Tampoco deben ignorar las señales del marco institucional como las nuevas normas y las regulaciones. Se corren riesgos de multas, sanciones y hasta pérdidas de licencias de operación o se pierden oportunidades.

¿De qué personas se debe rodear el emprendedor?

Depende de los diferentes grupos de personas: clientes, proveedores, colaboradores, las entidades y las instituciones financieras. Sin ellos, solo se generarían ideas creativas alineadas a la pasión del emprendedor pero no innovaciones para el mercado. El emprendedor debe aprender a ser todero en la medida en que debe conocer de cada cosa inmersa en la operación. Debe conocer las variables que afectan su proyecto desde afuera.

Es clave generar vínculos de confianza con estos sectores para que cada uno aporte y potencie el emprendimiento de una manera más fuerte.

Por ejemplo, si no se hace una buena selección de proveedores los riesgos estratégicos para la empresa aumentan. Si no se hace una buena gestión de lealtad con los consumidores a través de una buena estrategia de comunicación se corre el riesgo de un mal voz a voz.

Si no se hace una buena gestión con los colaboradores el riesgo de la rotación aumenta y ese es un problema grande en el sector empresarial. Por eso emprender es el arte de gestionar relaciones gana-gana entre esos actores y el modelo de negocio propio.

¿Qué consejo da para elegir la vía de financiación acertada?

La mejor forma para financiarse es el mismo mercado: vendiendo. Los emprendedores que arrancan cometen el error de apalancarse con una inversión mixta que incluye un crédito y dedican mucho tiempo a conquistar un inversio- nista. Pero nadie va a dar plata cuando no se ha demostrado éxito en el mercado. Es mejor que la financiación venga del mismo flujo de caja.

Ahora, en caso de que un inversionista vea las cifras y crea que ya es hora de hacerlo crecer, es clave que ese candidato comparta la misma visión en cuanto al sentido ético y sostenible de la idea de negocio. Obviamente, existen otros aspectos que cuentan: la cuota de participación, la reacción en momentos de crisis. La relación va más allá de aspectos emocionales y pesan factores emocionales.

congom@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido