‘Para innovar se necesita usar menos análisis y más la intuición’

Luis Arnal cuenta cuáles son las claves del ‘design thinking’. Dice que Colombia tiene potencial en las necesidades que no están siendo atendidas.

Luis Arnal

Luis Arnal, presidente y cofundador de la empresa Insitum; experto en innovación.

Archivo particular

Emprendimiento
POR:
Portafolio
junio 16 de 2016 - 06:51 p.m.
2016-06-16

El exceso de pensamiento analítico que no deja que aflore la intuición es uno de los obstáculos para que la innovación fructifique en nuestro medio. Así piensa Luis Arnal, experto mexicano que hace un par de semanas vino a Colombia invitado por la firma Amrop Top Management para la presentación del primer estudio global de liderazgo en multinacionales.

Su auditorio fueron los CEO de empresas, ante los cuales dictó una conferencia sobre Design Thinking, un método que combina las habilidades y mentalidad del innovador y su aplicación práctica en todas las áreas de una organización.

¿Cuál es la esencia de su mensaje?

Design Thinking es una forma de resolver problemas que tiene varias características: una es que combina técnicas y metodologías de ciencias sociales, del diseño y de la estrategia, además de resolver problemas de manera colaborativa. Está basado en la observación del usuario y en un pensamiento no analítico, sino que combina el análisis y la intuición, porque si todo lo analizas de manera lógica a veces no ves oportunidades afuera. La mejor forma de innovar es inspirarse en la vida de la gente y ver qué problemas tiene en el día a día para tratar de resolverlos.

¿Cuáles son los principales problemas para innovar?

Hay dos principales: uno es el excesivo pensamiento analítico en las organizaciones, que no permite ver más allá de lo que lógicamente crees que deberías estar viendo.

Deme un ejemplo

Por ejemplo, si te pregunto si existen los elefantes voladores, tu pensamiento analítico te está diciendo que no, pero sí los hay. Googlea ‘elefante volador’ y te aparecerán 23 millones, porque Dumbo es uno, igual que el peluchito de tu hijo.

¿Qué otros problemas hay?

El otro problema es un pensamiento que llamo egocéntrico, que permite ver solo lo que la organización puede hacer, pero no lo que la gente necesita de ti. Yo promuevo más el pensamiento que combina análisis e intuición y que mira de afuera hacia adentro, porque de otra forma siempre vas a estar haciendo lo mismo, y eso no asegura el éxito a futuro.

¿Cuáles son entonces las claves del éxito en esa tarea?

Aprender sobre el error, pero que sea un error controlado; hacer pruebas, considerar al usuario y las cosas que impactan el negocio; pensar primero en las necesidades y adecuar la organización a atenderlas, y cambiar constantemente las ideas; continuar siendo creativo y recurrir a la observación para entender las necesidades de la gente. Es muy importante difundir esta cultura en las empresas y tener una estrategia clara hacia la innovación.

¿Qué encontró en el país?


Por lo general se da un abrir de ojos, les ayudas a tener tranquilidad de que, cuando tomaron decisiones de manera intuitiva lo hicieron bien. Lo otro es la preocupación de ver “ahora cómo le hago para que el resto de mi organización piense de esta forma”, lo que implica un cambio cultural.

Las compañías no destinan suficientes recursos a innovar.

Los pocos recursos que tienen los destinan a I+D (innovación más desarrollo) y tampoco hay una correlación entre esos recursos y el impacto que obtienen. El énfasis debería ser más en innovación organizacional y de negocios, y no solo en laboratorio. Sin embargo, hacemos una encuesta todos los años en América Latina y cada año la inversión sube. En Colombia, las empresas de más de cien millones de dólares destinan como el 17% de sus ingresos cada año y en la región es el 20%, incluyendo México y Brasil que son los líderes. Colombia, Perú y Argentina están un poco más atrasadas.

¿Cómo superar esto?


Trayendo expertos que tengan el conocimiento profesional local de qué ha sucedido, porque si traes a los gringos y te hablan lo mismo del libro... Colombia tiene un potencial enorme en innovación por las oportunidades inmensas que no están siendo atendidas por las empresas para hacer las cosas mejor.

¿Falta que el Estado genere mejores condiciones?

El Gobierno debe entender que la innovación no es solo I+D, porque hay subsidios para esto, pero no para otras cosas como investigación cualitativa, proyectos de innovación de negocio y contratar consultoras. Hay empresas locales que proveen de estos servicios y el Gobierno muchas veces prefiere contratar una firma internacional que no tienen idea de cómo hacerlo.

¿En qué sectores se está viendo más la innovación?

Creo que se ve mucho la innovación en el sector de bienes de consumo, en banca hay mucha innovación de start ups y en diseño de servicios. Luego viene la farmacéutica, pero el campo de tecnología es el número uno.

¿Y cuáles son los campos más rezagados?


B2B (Business to business, o transmisión de información referente a transacciones comerciales) está haciendo ahora bastante, porque ha estado muy enfocado en procesos internos y menos en entender a sus usuarios; y luego, las ciudades, aunque Medellín ha avanzado con Ruta N.