La sidra, la nueva bebida que se abre paso en el país

Este producto que se obtiene de la fermentación de la manzana llegó hace tres años de la mano de Julián Gutiérrez, un emprendedor quien además cuenta lo difícil de abrir un negocio en Colombia.

Sidra británica

Desde el 2014 nació Great British Ciders, la primera y única empresa importadora de sidra británica en el país.

Jorge Miguel de la Ossa / Portafolio.co

POR:
Portafolio
diciembre 13 de 2017 - 03:34 p.m.
2017-12-13

Todo comenzó con un viaje a Inglaterra intentando salir del aburrimiento que ya generaba trabajar en el país y mejorar sus conocimientos como profesional. Con estas dos ideas, Julián Gutiérrez Villota, ingeniero electrónico de la Universidad Distrital y conocido como el ‘Zar de la Sidra’, llegó al Reino Unido en abril del 2010.

(Lea: Colombia, uno de los que más compra bebidas de EE. UU.)

Allí conoció, sin saberlo, el producto estrella que le daría la oportunidad de emprender e independizarse en Colombia: la sidra. “A mí me gusta mucho tomar y también probar cosas nuevas. Cuando llegué a Inglaterra y vi esta bebida me arriesgué, y al probarla dije “dónde estuviste toda mi vida”".

(Lea: Extranjeros miran opciones en procesados y bebidas en Bogotá

La sidra es una bebida alcohólica fabricada con el jugo fermentado de la manzana. Es producida en Europa, en países como Francia, España e Inglaterra, este último tiene el mayor porcentaje de producción a nivel mundial, el 70%. 

(Lea: Bacardí le apuesta al segmento ‘premium’

“Es una bebida muy inglesa, y a pesar de que está en toda Europa, la sidra británica guarda tradición y es de las más fuertes y conocidas en el continente”, explica Gutiérrez.

Luego de tres años, decidió junto con su pareja Emma Laing - quien es amante a la sidra – regresar al país, con la esperanza de que aquí podría consumir la bebida de su vida. Sin embargo, al llegar se tropezó con la noticia de que en Colombia no había sidra inglesa, se conseguía solo española.

“Empezamos a investigar y ante la frustración de no haber sidra en el país, y Emma que no podía vivir sin la sidra, nos pusimos a investigar y encontramos 100 productores a los que les podíamos pedir el producto”, comenta Gutiérrez.

Así fue, desde el 2014, nació Great British Ciders, la primera y única empresa importadora de sidra en el país. En ese momento, contaban con cerca de 12 productores que lograron enviarles muestras para empezar a probar su calidad y qué tan bien se vendería en el país.

“Fue un proceso largo y tedioso, pero al fin conseguimos que en Colombia estuviera esta bebida. La primera que vendimos fue hace ya tres años, cuando iniciamos nuestro piloto”, afirma Gutiérrez.

En el 2015 la operación de estos pequeños empresarios comenzó en firme, y para el 2016 alcanzaron un crecimiento del 150%, disparado por la venta a distribuidores y pubs de Bogotá que mostraron interés por la poco conocida bebida.

“La aceptación de la gente es increíble. Uno les habla de la sidra, sus características, la prueban y les queda la inquietud en la cabeza y las ganas de probar más”, asegura Gutiérrez.

Actualmente, Great British Ciders, importa dos contenedores al año, los cuales traen cerca de 30.000 unidades de sidra. De estas, cerca del 70% se queda en Bogotá, un 25% en Medellín y el resto se distribuyen en ciudades como Cartagena y Barranquilla.

Adicional a esto, hace más de un mes crearon The Cider House, el primer y único bar especializado en sidra en Latinoamérica, ubicado en Chapinero alto, donde los interesados en vivir la experiencia de la bebida inglesa, la pueden degustar los viernes y sábados. La bebida tiene un valor de entre $11.000 y $35.000, y también la pueden conseguir los domingos en el mercado de las pulgas de Usaquen.

EL ESFUERZO QUE TUVIERON

Muchos emprendedores en el país han coincidido en que en Colombia cada vez es más complicado formar empresa, y Julián Gutiérrez no se queda atrás.

Comenta que en los inicios, lo más complicado no fue conseguir los productores que estuvieran dispuestos a exportar a Colombia, sino los procesos en el país para hacer legal su negocio.

“En el país, entre las entidades, no hay conexión. Y los emprendedores no conocemos quienes son los que toman las decisiones y por qué. Adicionalmente pasa que estas no saben cómo funciona el mundo afuera y piden cosas que en muchas ocasiones, las empresas extranjeras, no conocen”, afirma Gutiérrez.

Ante esto comenta que una de las mayores frustraciones durante la formación de Great British Ciders fue el proceso ante el Invima para obtener el permiso de traer y distribuir el producto, el cual señala se demoró cerca de 7 meses.

“Como emprendedor tú tienes que enfrentar varios retos a diferentes niveles, y para mí el más frustrante es el burocrático, porque muchas veces no tiene que ver con la vida real. Por ejemplo, piden un certificado de buenas prácticas a una empresa que lleva 280 años produciendo sidra en Inglaterra, y que además, no se va a certificar en un proceso que se inventaron aquí”, asegura Gutiérrez.

Junto con esto, señala que el desconocimiento y falta de asesoría para emprender en Colombia es otro de los obstáculos que hay en el país. Su anécdota frente a este caso es que en un inicio para obtener los precios e impuestos de la bebida, se acercó a la Dian, y por sí solo descubrió que esto se realiza en las gobernaciones, puesto que los funcionarios de la entidad nunca le asesoraron o llevaron a este punto.

Finalmente, los creadores de Great British Ciders esperan que en el 2017 hayan crecido un 80% con respecto al año anterior, y que la gente se arriesgue más a probar productos nuevos con una gran tradición.

María Paula Méndez 
paumen@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido