Cuando comer de manera saludable ya no es un 'pecado'

El emprendimiento de comida natural que le apuesta al mercado de las personas que buscan una alimentación diferente. 

Pecaminosas

Los restaurantes Pecaminosas ofrecen una comida saludable y natural.

Foto: Pecaminosas

POR:
Portafolio
diciembre 18 de 2017 - 05:15 p.m.
2017-12-18

En medio de la tendencia actual por la comida saludable y cuidado en la alimentación, dos estudiantes de la universidad de Los Andes decidieron comenzar un emprendimiento con un concepto claro: vender platos hechos con ingredientes 100% naturales y deliciosos.

Lea: (En octubre, El Tambor abrirá su cuarto punto en Sopó).

Para esto crearon hace tres años ‘Pecaminosas’, “un nombre asociado a que cuando las personas piensan en comida saludable lo relacionan con un sacrificio, que lo saludable es opuesto a lo delicioso, que comer bien es sinónimo de dieta y restricciones de un sin número de alimentos que dificultan alcanzar cualquier objetivo de bienestar, y quisimos romper con esa idea”, dice Daniel Díaz, uno de los fundadores.

Lea: (La Chorizería innova en su oferta y ahora quiere multiplicarse).

El restaurante inició hace tres años, primero como domicilios en una cocina donde sólo contaba con un equipo de tres personas. Sin embargo, esta fue la oportunidad para dar a conocer esta oferta gastronómica, conocer los gustos de los consumidores y consolidar su red de contactos entre empleados, proveedores y clientes.

Pocos meses después, vieron la necesidad de abrir un punto físico, el cual lo consiguieron cerca a la universidad de Los Andes y les dio resultado, por lo que un año después decidieron abrir un local en el centro comercial Santa Ana.

“Esta primera experiencia nos dio la oportunidad de entender las preferencias de los clientes, lo que motivó el desarrollo de nuevos productos, donde ya no eran sólo ensaladas, sino también sánduches, wraps, sopas, jugos funcionales, paletas artesanales y postres, haciendo una carta muy completa, para todos los gustos”, relata Díaz.

Entonces, los dos estudiantes, sin mucho capital, decidieron que la mejor forma de expandir el negocio era mediante la venta de franquicias, la primera de las cuales negociaron en noviembre de 2016 y se abrió en el área de North Point, al norte de la capital de la República. Hasta el momento han vendido otras dos más: una en Iserra, en la calle 100, y otra en la calle 26, en el sector financiero del edificio Torre Central.
Todas están ubicadas principalmente cerca a áreas de negocios y empresariales de Bogotá, el perfil de clientes que escogieron los dos emprendedores.

Para el año entrante, con un menú en continua evolución, esperan introducir más ensaladas, sanduches y bowls de diferentes productos naturales, con el fin de seguir expandiendo el negocio tanto en puntos de ventas como en oferta de productos.

Siga bajando para encontrar más contenido