She Is, la fundación que empodera a las mujeres rurales del país

Esta organización liderada por una joven colombiana, brinda herramientas a esta población para generar emprendimientos en las zonas impactadas por el conflicto armado. 

She Is, la fundación que empodera a las mujeres rurales del país

El trabajo de la fundación ha llevado a que, por ejemplo, en La Guajira las familias aumentaran sus ingresos en un 23%.

Cortesía She Is

POR:
Portafolio
marzo 08 de 2018 - 04:22 p.m.
2018-03-08

“Nos ha cambiado nuestras vidas, antes de su llegada simplemente éramos las mujeres campesinas. Ahora somos esas mujeres con visión de alcanzar nuestros sueños, con la visión de ser mujeres empresarias y emprendedoras”, así se refiere Hilary Sánchez, líder de víctimas de Fundación, Magdalena, sobre el emprendimiento social que por dos años ha liderado Nadia Sánchez, una joven colombiana.

(Lea: Solo el 50% de las mujeres que trabajan tienen un empleo formal)

Se trata de She Is, una fundación sin ánimo de lucro que busca, a través del empoderamiento económico, brindar una nueva y mejor oportunidad de vida a las mujeres campesinas que han sido víctimas del conflicto armado en Colombia.

(Lea: Las mujeres mandan en 40 % de las fincas

“Nuestra fundación nace con la idea de generar un modelo económico que rompa el asistencialismo, las brechas de pobreza y la desigualdad de las mujeres invisibilizadas para que puedan acceder a una generación de ingresos y una reparación positiva, así como mejorar su actividad económica tanto en el hogar como en su entorno”, mencionó Nadia Sánchez, fundadora de She Is.

(Lea: En las últimas dos décadas se redujo brecha salarial entre hombres y mujeres

Sánchez y su equipo de trabajo evidenciaron que las mujeres de los espacios rurales en el país estaban siendo invisibilizadas y los beneficios económicos que recibían generaban un asistencialismo y no un apoyo verdadero para ellas. Incluso, se observó que la mujer rural económicamente era dependiente del hombre, razón que asegura Sánchez, incrementaba los índices de violación y violencia intrafamiliar.

“Llegamos al Magdalena, La Guajira, Putumayo y Pasto. Allí nos dimos cuenta que los programas económicos que estaban implementando eran a corto plazo y en general, no era suficiente el apoyo del Estado o de otras organizaciones, por lo que vimos necesario implementar un nuevo modelo”, comentó Sánchez.

A través de cuatro pasos – apoyo psicológico, fortalecimiento del liderazgo, educación financiera y empoderamiento - She Is le brinda herramientas a las mujeres rurales para que, a través de su historia en el conflicto armado, desarrollen proyectos productivos que les ayuden a la realización de la mujer independiente y emprendedora en el campo colombiano.

“Por ejemplo, las mujeres en Fundación, Magdalena tenían mucho dolor y la manera que encontraron para sanarlo fue crear los telares de memoria histórica. Estos se fueron perfeccionando, y con la marca social, que es She Is, contamos sus historias, pero no de una manera de revictimización sino de transformación económica”, explicó Sánchez.

El trabajo de la fundación ha llevado a que, por ejemplo, en La Guajira las familias aumentaran sus ingresos en un 23% y a que las mujeres que están en Fundación, Magdalena hayan puesto en marcha sus propios negocios, incluso sin el acompañamiento directo de She Is.

“Estuvimos trabajando mucho con un grupo de mujeres que hacía jaleas artesanales con frutos exóticos de la región, y nos fue tan bien, que muchas de ellas empezaron a empoderarse, y siguieron adelante con sus propios negocios”, afirmó Sánchez.

La fundación inició con seis mujeres y con un proyecto productivo. Hoy trabajan en cuatro regiones del país, buscan implementar el modelo en más países de Latinoamérica, tienen más de ocho proyectos productivos y fortalecidos, y tres ya son comercializados.

Adicional a esto, las mujeres pertenecientes a She Is, trabajan sus emprendimientos en tres sectores: textil, a través de los telares; artesanías en el que se está implementando un proyecto de innovación social en el que se busca unificar las culturas; y en la agricultura, con mujeres cafeteras.

LA IMPORTANCIA DEL FORTALECIMIENTO DE LA MUJER RURAL

De acuerdo con Sánchez, el campo en Colombia es un espacio completamente transformador, y es un lugar donde hay mucho por hacer, sin embargo la población no cuenta con las herramientas necesarias para desarrollar sus emprendimientos.

“Algo que nos encontramos en muchos puntos es que las mujeres, por ejemplo, pueden tener las tierras, pero no saben manejar sus cultivos, sus dineros, no tienen acceso a las cadenas de valor ni a los canales de comercialización, entonces es ahí cuando se quiebran y vuelven a ser mujeres dependientes”, explicó Sánchez. Incluso, agregó, que el acceso a las tierras por parte de las mujeres ha sido otra de las dificultades que se enfrentan en estas zonas. 

Ante esto, aseguró que el desafío más grande en el campo es la transformación productiva del mismo y los aportes del Estado para mejorar aspectos como infraestructura. “Por ejemplo, yo voy a un corregimiento que no tiene vías, tampoco luz y si la tiene llega por solo dos horas al día, y el agua llega una vez a la semana. Estos son aspectos que no dejan trabajar a la población rural del país”, aseguró.

También agregó que romper con el asistencialismo y apoyar a la mujer colombiana en especial de esta zona del país, aportaría a un gran crecimiento económico. “Imagínese una mujer con dinero en estos espacios cómo puede educar a sus hijos, generar empresa, empleo. Cómo pueden disminuir los índices de violencia intrafamiliar, de desigualdad. Es un gran aporte que se está dejando ir”, señaló Sánchez.

ALGUNOS LOGROS

El año pasado fue un gran periodo para la fundación. Además de los logros alcanzados con las mujeres rurales, alcanzaron reconocimientos por la OEA, el Banco Mundial e incluso, en las próximas semanas su fundadora estará como conferencista delegada en la asamblea de ONU mujeres de Nueva York.

“Me eligieron como emprendedora emergente con el proyecto. La OEA reconoce nuestro trabajo brindándonos el premio de mujeres emprendedoras del año y la ONU nos da una beca que se llama ‘Women for peace’ en la cual contamos toda la experiencia de la fundación, cómo puede ser replicable, viable y factible”, comentó Sánchez.

Junto con esto, Sánchez y su equipo han participado por dos años consecutivos en el Foro Económico Mundial de la Mujer en India.
Allí fueron reconocidas como Mujeres icónicas alrededor del mundo para fortalecer los sistemas emprendedores.

Siga bajando para encontrar más contenido