125 empresas han iniciado procesos de reorganización

Desde 2007, 374 empresas con activos por $3,3 billones han sido admitidas al proceso por la Supersociedades.

Archivo Portafolio.co

Floricultores, entre los que más se acogen al régimen.

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 01 de 2011 - 02:14 a.m.
2011-12-01

 

Entre enero y octubre de este año, 125 sociedades fueron admitidas para acogerse al régimen de insolvencia empresarial.

Con esto, ya son 374 las firmas que han iniciado este proceso en los últimos cinco años y que en conjunto involucran activos por 3,3 billones de pesos y algo más de 16.100 trabajadores.

Las compañías que se han acogido este año pertenecen a casi una veintena de actividades económicas.

Pero ahí, se destaca la gran cantidad de firmas pertenecientes al sector floricultor (20) y a la construcción (9).

En el primer caso, se trata de un sector que ya lleva varios años resintiendo la volatilidad de la tasa de cambio, pero que en los últimos meses ha sido afectado por un elemento adicional: la fuerte ola invernal que ha dañado una gran extensión de cultivos, principalmente en la sabana de Bogotá.

Y aunque en construcción no se puede generalizar, conocedores del tema dicen que lo sucedido con las empresas del Grupo Nule arrastró a muchas compañías pertenecientes a la cadena.

En el listado también figuran sociedades relacionadas con el sector textil y de confección, transporte, papelerías, ferreterías, fabricantes de productos químicos y plásticos y comercializadoras, entre otras.

más agilidad

Si bien en los últimos 10 meses son más las empresas que habían solicitado acogerse al régimen en comparación con las 107 del año pasado, la realidad es que esta situación poco o nada tiene que ver con el comportamiento de la economía nacional.

Más allá de que haya unos sectores con desempeño menos satisfactorio que otros, lo que ha pasado es que el régimen es más accesible.

El superintendente de Sociedades, Luis Guillermo Vélez Cabrera, señala que el objetivo ha sido agilizar el proceso y hacerlo más eficiente y económico.

Es así como las empresas pueden tomar medidas a tiempo, pues entre más rápido actúen, hay más probabilidades de recuperación.

El cambio más reciente al régimen de insolvencia se hizo el año pasado (Ley 1429 del 2010) e incluyó varios ajustes.

Antes era obligatorio que los interesados estuvieran al día en impuestos, cuando es lógico que una empresa deje de cumplir con sus obligaciones si está en problemas.

Además, la figura del promotor era obligatoria, lo cual se convertía en un costo adicional que muchas empresas pequeñas no podían asumir, de tal manera que ahora esa figura es opcional y se utiliza sólo en casos complejos.

El otro tema clave es que se establecieron unos tiempos claros.

Por ejemplo, la respuesta a la solicitud es cuestión de días y una vez que son admitidas, el trámite de calificación y graduación de las obligaciones de la empresa tiene una duración máxima de dos meses.

Posteriormente viene la negociación del acuerdo con los acreedores, que tiene un límite de cuatro meses.

El paso final, que es la ejecución de los acuerdos, se demora dependiendo de lo pactado, hasta un máximo de 10 años.

Y aunque la tasa de recuperación ha aumentado, pues por cada 100 pesos se pueden salvar 83 (antes eran 62), aún es muy pronto para decir cuál es la proporción de empresas que se someten a insolvencia y logran cumplir con el acuerdo.

De las 374 firmas aceptadas, hasta ahora sólo 3 han cumplido con los acuerdos, en una lo rechazaron y 35 han pasado a liquidación. De las restantes, hay 220 en negociación y 115 ejecutando los acuerdos establecidos.

EJECUCIÓN DE LAS LIQUIDACIONES

De los 475 procesos que la Supersociedades ha iniciado en los últimos cinco años, ya se han terminado 246.

Desde el 2007, el ente de control ha convocado o aceptado a 475 sociedades para liquidación, que involucran activos por más de 3,8 billones de pesos. En su mayoría, estos procesos han resultado como consecuencia de un fracaso o incumplimiento de los acuerdos de reestructuración, así como por solicitud directa de los deudores o por orden de la Supersociedades.

Casi el 70 por ciento son micro y pequeñas empresas.

Por actividad, el 30,9 por ciento son firmas de manufacturas, el 29,6 por ciento son de comercio y el 22,7 por ciento son de servicios. El resto corresponden al agro, la construcción y la minería.

Los sectores en los que más procesos se han terminado son minería, manufacturas y comercio.

Sólo este año, 116 empresas han pasado a liquidación judicial.

AVANCE EN COMPETITIVIDAD

Los ajustes que se le hicieron al régimen de reorganización empresarial el año pasado, y con los cuales se logró reducir el tiempo de los procesos de 3 a 1,3 años en promedio, así como incrementar la tasa de recuperación de los acreedores de 62,4 centavos de dólar a 82,8 centavos de dólar, entre otros elementos, permitieron que el país avanzara en el Doing Business del Banco Mundial en el tema de resolución de insolvencias. Así, ocupa el puesto 12 entre183 economías.

Siga bajando para encontrar más contenido