A sus 66 años, Comapan renovará su imagen 

La compañía familiar, que ya tiene en sus filas a la cuarta generación, espera vender este año más de $110.000 millones

Comapan

En su portafolio, el pan tajado blanco es considerado pionero, por la condición de tener más vida útil.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
mayo 16 de 2016 - 11:12 p.m.
2016-05-16

El mercado de pan en Colombia asciende a 4,3 billones de pesos, de los cuales 850.000 millones de pesos corresponden al pan industrial o empacado que se comercializa en tiendas y supermercados. El resto corresponde al mercado de las panaderías tradicionales que venden pan del día.

La marca Comapan, con 66 años de historia, fundada en Bogotá por una familia paisa que hoy ya está en la cuarta generación, es una de las jugadoras relevantes del mercado con espacio para crecer.

El presidente de la compañía, Alejandro Vélez, miembro de la tercera generación de Comapan, anuncia que a tono con las tendencias del negocio inicia una estrategia de modernización en su comunicación con los clientes, lo que implicará hasta la modernización de su logo en los próximos meses.

El alto directivo dice que a la empresa ya ha llegado la cuarta generación de la familia y, con ella, un entrenamiento importante sobre nuevas formas de mercadeo y comunicación como, por ejemplo, el uso de las redes sociales para darle impulso a la marca.

“Sigue siendo pequeña la panadería industrial, tenemos la capacidad de crecimiento importante y de penetración del mercado, ya que un colombiana consume unos 19 kilos de pan al año, contra naciones suramericanas como Chile (96 kilos y Argentina (76 kilos per cápita)”, explica Jaime Vélez, asesor de la Presidencia y miembro de la familia fundadora.

El ejecutivo indica que Comapan es la segunda empresa más importante del país en panes tajados e industriales y en pastelería industrial.

En pan tajado la primera es la mexicana Bimbo, mientras que en ponqué Ramo está a la cabeza, aunque la comparación no es fácil por la diversidad de productos, señalan los voceros de la empresa bogotana.

En todo caso, para Comapan lo más importante es compartir un mercado creciente en el cual los consumidores cada día son mucho más exigentes y apetecen mucho más sus productos. “Más que lejos o cerca lo importante es que estamos en un mercado dinámico”.

Como complemento a sus productos tiene una línea de conservas y salsas, siendo la mayonesa, su principal producto, a manera de complemento con la oferta panificadora.

Los empresarios señalan que las oportunidades a la vista han llevado a Comapan a un fortalecimiento que incluye la innovación de su portafolio y el mejoramiento de sus procesos desde el punto de vista tecnológico.

En los últimos tres años ha hecho inversiones de 8 millones de dólares enfocados al mejoramiento de procesos y a la ampliación de la capacidad instalada.

Por ejemplo, su planta puede llegar a producir 7,5 millones de unidades de productos de harina durante un mes, pero hoy alcanza los 5 millones de unidades.

Esa diferencia es la que la compañía espera copar en los próximos años con una profundización de la operación en regiones del país en las cuales tiene margen para hacer mayor presencia.

El año pasado la firma registró 96.000 millones de pesos, 4 por ciento más frente a los ingresos que presentó en el 2014.

Para este año, la meta es conseguir los 110.000 millones de pesos en ventas.

“El primer trimestre fue bueno, nos gusta lo que llevamos pero tenemos que trabajar mucho más”, dice el Presidente de la empresa.

Del total de los ingresos de la compañía, 38.507 millones de pesos corresponden a las ventas de su pan tajado.

El resto, lo comparten los productos de pastelería, las galletas, las conservas y salsas. Recientemente, la compañía incursionó en la línea de salsas vinagretas.

En nuevos productos, también tiene presencia en la tendencia saludable. Ha desarrollado productos con alto contenido de fibra, multigranos y hasta galletas con quinua y avena. Es un mercado todavía pequeño, pero interesante, explica Alejandro Vélez, debido a que “todavía los colombianos están pensando más en alimentarse que en cuidar la línea. Son productos que los alimentan y que les facilitan la vida”.

Igualmente, comenta que busca competir con el nicho de la llamada panadería artesanal, al tiempo que ha desarrollado tortillas con su marca para participar de la tendencia por la comida mexicana.

Comapan opera su centro de producción en la zona industrial de Puente Aranda. Genera más de 850 empleos directos y más de 325 indirectos.

Cuenta con cinco plantas para desarrollar cada una de las categorías que tiene la empresa.

La organización importa el trigo canadiense como principal materia prima de su producción industrial.

“Hemos mantenido los precios en un nivel adecuado, de tal manera que no impacte demasiado todo el tema del dólar”, con el fin de que la gente vea la compañía como una empresa colombiana que trabaja para los colombianos y en pro de las finanzas diarias para las familias.

En todo caso, explican, como el trigo es un commodity con la subida del dólar, el precio del cereal ha estado parejo y ha compensado el fenómeno de la devaluación.

Prácticamente, el resto de productos son nacionales. Trabaja de la mano con los campesinos, con la proveeduría de las frutas que utiliza para las conservas.

La historia de una empresa pionera en el pan tajado

El origen de Comapan se remonta a 1950 con una familia colombiana liderada por Roberto Vélez y Eugenia Ángel.

Sus tres hijos mayores llegaron a Bogotá y dieron comienzo a la empresa Comapan.

Su primera propuesta al mercado fue presentar el pan tajado, garantizando calidad y sabor para compartir. Posteriormente, en 1957 lanzó el primer ponqué redondo, con lo que también dio inicio a una nueva categoría.

Comapan tuvo plantas en Cali y en Medellín. Sin embargo, el control de la operación resultó complicado.

Eso llevó a la conclusión de que era mejor concentra la actividad productiva en Bogotá para garantizar la calidad de los productos y fortalecer la capacidad de distribuidoras centrales que hacen reparto a varias ciudades del país.

Adicionalmente, la compañía tiene 18 puntos de venta directa centralizados en la capital colombiana.

“Durante estos 66 años en Comapan nos hemos esforzado por ofrecerles a los colombianos variedad de productos de calidad, que conservan las recetas originales de familia. Cada día ampliamos nuestro portafolio y eso nos permite generar más empleos en el país y tener un mayor cubrimiento a nivel nacional”, dijo Alejandro Vélez, presidente de Comapan.