No se acomode en su zona de confort

El miedo al fracaso es una de las principales barreras para el cambio. Comience a aceptar nuevos retos.

No se acomode en su zona de confort

Archivo particular

No se acomode en su zona de confort

Empresas
POR:
agosto 15 de 2015 - 12:16 a.m.
2015-08-15

Existe un momento determinante en el que toca hacerse preguntas como: ¿cuándo fue la última vez que hice algo por primera vez? ¿Qué pasaría si mañana tengo que dejar mi lugar de trabajo? ¿Qué emociones vienen con ello? ¿Me causaría desconcierto o miedo? Si las respuestas son algo ‘apocalípticas’, mucho cuidado. Usted podría haberse ‘acomodado’ y arraigado, sin proponérselo, a una zona de confort.

De acuerdo con expertos, el inconveniente es que si se permanece mucho tiempo en este sitio, esto puede paralizarlo, o incluso impedirle crecer, porque no hay retos y a la persona le basta con hacer lo mismo por varios años, sin enfrentarse a nuevos aprendizajes.

“En otras ocasiones esa zona viene acompañada de conocimientos suficientes para ejecutar un cargo exitoso y eso se siente bien. Es adecuado disfrutarlo por un tiempo, pero para crecer profesionalmente siempre hay que tener hambre de más”, explica Esperanza Zapata, psicóloga de la Universidad de La Sabana. Además, a veces, ni siquiera es que estemos tan cómodos como quisiéramos, pero seguimos allí porque las alternativas afuera de esa zona las percibimos como peores, el miedo a lo desconocido es el ancla que nos mantiene en esta zona”, aclara. Es más difícil para quienes creen en el perfeccionismo, que tienen miedo de vulnerarse y cometer errores. “Son personas que aman la rutina y el control; para ellos el cambio y lo nuevo resulta muy difícil”, sostiene.

En ese orden de ideas es necesario “estar activo y premiarse por cada paso logrado, hay que labrarse metas pequeñas, analizar lo que siente, por qué considera que está ocurriéndole esa situación, plantearse qué debe cambiar para comenzar afuera y qué es lo que haría para alcanzar ese cambio”, propone Olga Susana Otero, psicóloga terapeuta de pareja y familia.

No hay duda de que afuera hay incomodidad, miedo, pero también oportunidades para crecer, conocer nuevas facetas de sí mismo, “crecer en autoestima, probar capacidades y descubrir otras nuevas que nunca creyó que podría tener.

Lo primero es empezar a aceptar que no siempre hay que ser el experto, permitirse cometer errores y dejar de lado el perfeccionismo.

En esa medida, Zapata resalta que “si se está haciendo algo nuevo, no hay que juzgarse con los mismos parámetros con el que se califica una actividad que se realiza todos los días”.