Acueductos, a responder por cortes del servicio

La superintendente de Servicios Públicos, Patricia Duque, explica en qué casos las compañías sentirán el impacto en el cargo fijo. 

Patricia Duque Cruz, superintendente de Servicios Públicos.

Patricia Duque Cruz, superintendente de Servicios Públicos.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
junio 01 de 2016 - 06:12 p.m.
2016-06-01

En un mes inicia el nuevo marco tarifario para los servicios de acueducto y alcantarillado para municipios de más de 5.000 suscriptores, que incluye cambios para proteger a los usuarios y subir la calidad del servicio.

Según lo explicó la superintendente de Servicios Públicos, Patricia Duque Cruz, anteriormente la única forma en que se modificaba la tarifa por fallas en el suministro era cuando transcurrían 15 días continuos sin servicio de agua, lo que implicaba que el usuario no debía pagar todo el cargo fijo. Desde el 1 de julio, todas las fallas y el número de reclamaciones que se registren a favor del usuario generarán un descuento a los clientes afectados porque la empresa incumplió su promesa de servicio.

Así que quienes sufren cortes constantes verán en sus facturas descuentos por deficiente prestación del servicio y se mantendrán hasta que se regularice el servicio.

Como indica Patricia Duque, de esta forma se busca garantizar que las empresas realmente se preocupen por mejorar el servicio ya que fuera de poderse ver sometidas a sanciones también afectará de manera inmediata sus ingresos.

Pero esa no es la única novedad en aguas, también aplica cuando la calidad del agua no sea apta para consumo humano. “Para garantizar que se cumplan las normas, el nuevo marco plantea un esquema de reporte y monitoreo continuo que permita proteger al usuario tanto en el riesgo de consumir agua de baja calidad, como compensarlo en precio cuando estas situaciones ocurran”, dijo Duque.

Igualmente, cada que una persona presenta una queja o un reclamo por la prestación del servicio y en segunda instancia son falladas por parte de la Superservicios a favor del usuario, estas se van acumulando y cuando se supera un porcentaje por número de usuarios, también da lugar a un descuento en la tarifa, de esta manera se desincentiva el trato abusivo con los clientes y la empresa debe entrar a corregir de forma inmediata y queda expuesta a sanciones.

Otra de las novedades que trae el marco tarifario para acueducto y alcantarillado que rige a partir del primero de julio, es que las empresas deben cumplir con los planes de inversión en infraestructura para el mejoramiento del servicio, estos se controlarán con variables de cuánto se hace, cómo se hace y qué impactos tuvo en la prestación del servicio, es decir, si fueron efectivas. Si pasados dos años la administración de la compañía no ha cumplido con la ejecución de los recursos, estos deberán pasar a un encargo fiduciario para que los mismos no sean destinados en otros fines. De igual forma, para aquellas compañías que no hicieron en la vigencia del marco tarifario pasado las inversiones a las que estaban obligados y que recaudaron vía tarifa, se plantea que la empresa deberá iniciar un mecanismo de compensación al usuario porque no ejecutó las obras, además deberá ejecutar los planes y solo así podrá recuperar los recursos. Así se evita que las empresas de acueducto y alcantarillado se conviertan en botines burocráticos que no cumplen parámetros de eficiencia y eficacia, ya que los recursos de los clientes, no podrán ser gastados en engrosar nóminas o contratos que no guardan relación con la prestación de esos servicios.

Otra de las variables que las compañías están obligadas a incluir es el registro contable de los compromisos de inversión, con lo cual será más fácil hacerles seguimiento.

Alcaldes pierden control de platas de acueducto

Por no cumplir con los requisitos del proceso de certificación, como girar los recursos de los subsidios de acueducto y alcantarillado para los estratos 1, 2 y 3, y los acuerdos municipales para determinar que el régimen de subsidios y contribuciones cumpla con la normatividad y tener actualizada la estratificación, entre otros, más de 370 alcaldes del país perderán el manejo de los recursos del Sistema General de Participaciones y su competencia para decidir sobre los servicios de acueducto, alcantarillado y aseo.

Esta situación ocurre porque la Superservicios debe certificar a los alcaldes cada año sobre el uso de los recursos de agua y saneamiento, cuando los alcaldes no cumplen con sus deberes la Súper no los certifica y sin ese documento se les suspenden los giros y estos pasan al departamento al que pertenece el municipio para que administre los recursos, que en todo caso deben ser invertidos exclusivamente en el municipio

A partir de este año la medida implicará para esos alcaldes que no manejarán esos recursos y para los gobernadores que tendrán que decidir el eficiente uso de los recursos en esos municipios. Hay un departamento que recibirá los recursos de más de 10 municipios cuyos alcaldes, que ya dejaron el cargo, nunca cumplieron con esas obligaciones.

Lo peor del tema es que la certificación de este año es por los recursos del 2014 y ahora arranca la certificación para el 2015, cuyas consecuencias las recibirán alcaldes que no tuvieron nada que ver con esos errores administrativos.

Control tarifario a 234 empresas

La Superintendencia de Servicios Públicos realizó la verificación de las tarifas que las empresas de acueducto y alcantarillado les cobran a sus clientes. Estas empresas representan el cubrimiento del 90 por ciento de los usuarios del país.

Varias compañías registraron tarifas que superan lo que deben cobrar y algunas de ellas ya iniciaron los procesos que les permitirán devolver a sus clientes el dinero cobrado en exceso.

Otras están apelando y hay que esperar que termine el proceso pero al final deberán devolver el dinero más todos los intereses.

En el marco de ese proceso fue sancionada Aguas de Cartagena, pero además la empresa deberá devolver a sus clientes el exceso de cobro, más los intereses.

César Giraldo
Subeditor Portafolio