Apuntando a la masificación
del dinero plástico en Colombia

La adquirencia se consolida como el modelo de negocio ideal para los comercios.

Los pagos electrónicos minimizan los riesgos por pérdidas, falsificación de moneda, billetes dañados o cheques sin fondos.

Los pagos electrónicos minimizan los riesgos por pérdidas, falsificación de moneda, billetes dañados o cheques sin fondos.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 13 de 2016 - 08:42 p.m.
2016-03-13

Servicios como la instalación de terminales de punto de venta (datafono) para recibir los pagos de sus clientes con tarjetas débito o crédito, o el sistema de cargos automáticos (SCA) para manejar su cuenta desde un portal electrónico, además de la utilización del comercio electrónico (CE) para que los productos se puedan vender a través de internet, integran esta oferta moderna y dinámica de los bancos para que cada vez más colombianos se decidan a reducir el uso del efectivo.

El servicio de adquirencia, permite a los establecimientos de comercio disponer desde su cuenta corriente BBVA, de los recursos derivados de las ventas con tarjetas el día hábil siguiente a la transacción. Recibir tarjetas como medio de pago, además de aumentar las ventas, ofrece mayor seguridad al reducir la administración de efectivo, evitar desplazamientos para realizar consignaciones, minimiza los riesgos por pérdidas, falsificación de moneda, billetes dañados o cheques sin fondos y permite hacer un seguimiento juicioso de la actividad comercial a través de y un detallado estado de cuenta.

LA IMPORTANCIA DEL PAGO DIGITAL

Según informa la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones, la entrada en vigencia de la Ley de inclusión financiera propiciará un ambiente de economía formal a través del acceso de cerca de 20 millones de colombianos a los medios electrónicos de comercio y modelos como la adquirencia permitirían aumentar el número de negocios afiliados y por consiguiente, la base de consumidores potenciales.

Según el informe sobre tendencias en medios de pago 2014, elaborado por Tecnocom y Analistas financieros internacionales (AFI), en Colombia apenas un 11%, paga con tarjeta de crédito mientras otro 42% se inclina por el efectivo. Es así que los colombianos aún le dan un uso discreto a las tarjetas al momento de pagar sus compras, pues de cada 100 pesos, solo 12 se abonan por esta vía, lo que mantiene al país relegado el sexto lugar entre las 18 naciones latinoamericanas, donde de paso sea dicho, el uso del dinero plástico también es muy bajo.

Una de las razones es quizá la baja aceptación que las tarjetas débito y crédito tienen aún entre los comerciantes, pues según la Superintendencia Financiera, aunque el uso de datáfonos pasó de 157.291 en 2010 a unos 329.000 en 2015, no le hace justicia a los más de 940 mil establecimientos comerciales reportados por el Registro Único Empresarial (Rues) y los más de 1,8 millones de microcomercios, que según el Dane, funcionan en Colombia.

Esta gran base de datos se convierte entonces en el capital de trabajo para la banca, ya que en la medida en que puedan ofrecerle al comercio acceso masivo a medios como la adquirencia, tanto el flujo de efectivo como las ventas aumentarán considerablemente.

UN BENEFICIO REAL

Óscar Ricardo Pérez, propietario del restaurante San Fernando Parrilla y Parrilla Bar inició actividades hace seis meses en el tradicional barrio bogotano que lleva el mismo nombre de su negocio y afirma que convertirse en abonado de la adquirencia le ha permitido aumentar sus ingresos por ventas hasta en un 70%.

“Automáticamente tenemos el dinero al día siguiente en la cuenta y eso sin duda, impacta directamente los resultados de la operación. En lo que respecta a nuestros clientes, lo perciben como un beneficio pues para ellos siempre será más fácil pagar con sus tarjetas”. Pérez señala que otro punto a favor es la facilidad con que ingresa a la plataforma tecnológica de su banco, desde su teléfono celular, donde puede consultar inmediatamente los movimientos de su cuenta.

ENTENDERLA REALZA SU IMPORTANCIA

Para Guillermo Botero Nieto, Presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, la principal ventaja de la adquirencia tiene que ver con las facilidades de pago para los consumidores. “En un mundo donde cada vez más personas tienen una cuenta de ahorros o corriente y tienen la posibilidad de usar una tarjeta débito o crédito, los canales electrónicos se vuelven casi una necesidad para el comercio”, apunta.

El dirigente gremial añade que para los comerciantes colombianos la adopción de este modelo es hoy en día casi una obligación, ya que “es posible que las ganancias por cuenta de mayores volúmenes en las ventas, ayuden a temperar el impacto de los costos fijos, que son altos. Sin embargo, para su adopción completa es necesario que las utilidades superen el costo de las comisiones”.

El presidente de Fenalco enfatiza que esto último será determinante para evitar que el comerciante formal, que aplique la adquirencia, termine en desventaja frente al informal, que maneja todo en efectivo. “No obstante, vemos con complacencia las iniciativas de estímulos al tarjeta habiente para no trasladarle cargos tales como cuota de manejo, retiro en cajeros, entre otros, que están liderando algunos bancos”.

BENEFICIOS PARA LOS COMERCIANTES

Dentro de los beneficios que reporta la adquirencia para los comerciantes se encuentran:

*Más opciones de pago.

*Mayor seguridad al reducir la administración de efectivo.

*Disponibilidad de recursos al día hábil siguiente a la transacción.

*Ofrecer alternativas de financiación para los clientes, sin administrar cartera.

*Acceso a la banca digital, con información de ingresos y reportes consolidados de la cuenta.

*Incremento en sus ventas al tener todas las alternativas de pago para los clientes.