Se agita la competencia por el crédito de consumo

Entidades van por una mayor tajada de este segmento, que por ahora sería el menos afectado por la desaceleración.

Se agita la competencia por el crédito de consumo

Archivo Portafolio

Se agita la competencia por el crédito de consumo

Empresas
POR:
febrero 04 de 2015 - 01:10 a.m.
2015-02-04

En un año que no será tan bueno como el 2014, se espera que la cartera de crédito mantenga un crecimiento levemente por encima del 10 por ciento.

Y si bien se estima que habría una desaceleración en la demanda de préstamos a empresas y para compra de vivienda, esto podría compensarse en parte con la dinámica que trae y que seguramente mantendrá el crédito de consumo.

Aunque representa solo el 27 por ciento de la cartera total, con casi 90 billones de pesos, es un segmento altamente competido, en el que participan no solo los 20 bancos que operan en el mercado local, sino las cooperativas y compañías de financiamiento, sin contar con otras opciones de fondeo.

Precisamente, ninguna entidad tiene más del 13 por ciento de participación, y las cinco primeras concentran el 56 por ciento, según datos de la Superfinanciera.

En este escenario, son varias las que quieren ganar más tajada en este segmento y por eso la disputa se ha intensificado.

Más productos, alternativas más personalizadas, una mayor disponibilidad de canales para realizar operaciones y diferenciamiento en el servicio, hacen parte de las estrategias para atraer nuevos clientes y morder un pedazo de la torta de los demás.

Por ejemplo, el Banco de Occidente, que es fuerte en financiación de vehículos, quiere fortalecer su presencia en otras modalidades de consumo, al tiempo que el BBVA quiere un punto más de participación y para ello ampliará su presencia física y desarrollará más canales.

Entre tanto, Corpbanca-Helm está en los últimos detalles “de nuevas líneas de crédito de libre destino cuya estrategia es otorgar al cliente un mayor cupo de crédito mediante diferentes alternativas, que se sustentan en las garantías financieras”, explica Luz Adriana Parrado, Gerente Nacional de Banca Personas de la entidad.

A su vez, Colpatria espera crecer en libranzas y seguir ganando terreno en tarjetas, por medio de alianzas con firmas de servicios públicos.

Por otra parte, las entidades más pequeñas que se están convirtiendo a banco también llegan con una oferta renovada para sus clientes, como es el caso de Multibank y Finandina, entre otros.

Estos son algunos ejemplos que muestran que este año será particularmente agitado, a lo cual se le suma la reciente creación de los créditos de consumo de bajo monto, orientados a las personas con menores ingresos y al cual seguramente le apuntarán las entidades con las redes más grandes por sus condiciones especiales.

EL MERCADO

En los últimos meses se ha acelerado la demanda por los préstamos en la modalidad de consumo, al tiempo que las entidades no han endurecido las condiciones para prestar como ocurrió a finales del 2013, según el más reciente Reporte de la Situación del Crédito, que realiza el Banco de la República.
María Cristina Arrastía, vicepresidenta de Vivienda y Consumo del Bancolombia, señala que esta situación se produce “en medio de un entorno de alto optimismo de los hogares, aumento del ingreso real, mejoras en el empleo y en la formalidad laboral”.

A esto, Pedro Buitrago, vicepresidente de Innovación y Desarrollo de BBVA Colombia, añade que “la demanda elevada por automóviles en la última parte de 2014, que alcanzó ventas récord en términos históricos, también ha sido determinante para el comportamiento del crédito”.

Y aun con el buen ánimo de los consumidores, las entidades bancarias no han visto que sus clientes se hayan relajado en los pagos.

De todas formas, este tema es monitoreado de cerca por las entidades, pues “sigue estando presente el nivel de deuda de los hogares en consumo y vivienda, que a septiembre representó el 19% del PIB y cuyo nivel es el más alto desde finales de los años noventa. Ello da un menor espacio para el crecimiento de la deuda en consumo”, explica la directiva de Bancolombia.

A pesar de la confianza del consumidor, hay otros temas que podrían restarle dinámica al sector.

Un informe reciente de Corficolombiana sostiene que “las tasas de colocación de este tipo de créditos no han incorporado en su totalidad los aumentos realizados en la tasa de intervención del Banco de la República en 2014, y la demanda interna comenzará a sentir la caída en los términos de intercambio de Colombia, a causa del desplome en los precios del petróleo”.

Luisa Gómez R.
Subeditora de Portafolio