En agosto Haceb empieza a fabricar lavadoras en el país

En la planta ubicada en el norte del valle de Aburrá, terminan el montaje de la maquinaria y están en primeras pruebas. En una alianza con Whirlpool, invierten alrededor de 70 millones de dólares.

Haceb Whirpool Industrial S.A.S. funcionará dentro del parque industrial de 300.000 metros cuadrados que tiene Haceb.

Archivo particular

Haceb Whirpool Industrial S.A.S. funcionará dentro del parque industrial de 300.000 metros cuadrados que tiene Haceb.

Empresas
POR:
junio 04 de 2015 - 03:56 a.m.
2015-06-04

El inicio oficial de operaciones de la primera planta de producción de lavadoras en el país, que abrirá mediante una alianza (joint venture) entre Haceb y Whirlpool, está previsto para el próximo 26 de agosto.

Ambas compañías van por partes iguales. Aunque al ser preguntadas por Portafolio acerca de la inversión, ninguna la reveló por existir un acuerdo de confidencialidad, en el mundo empresarial se habla de una destinación cercana a los 70 millones de dólares.

La planta funcionará bajo la denominación de Haceb Whirlpool Industrial S.A.S. –ya tiene permiso de la Superintendencia de Industria y Comercio– en el parque industrial de 300.000 metros cuadrados que posee Haceb en Copacabana (norte del valle de Aburrá). Generará 250 puestos directos de trabajo y 1.000 plazas indirectas, contando con los proveedores nacionales de partes que se necesitarán para el ensamblaje de las máquinas.

“Que Haceb pueda estar haciendo una alianza tecnológica 50-50 con el número uno en el mundo es un proyecto ganador, no solo para nosotros sino para los proveedores de ellos y nuestros, para el consumidor colombiano y para el consumidor de la región”, anotó el gerente de Haceb, Cipriano López el martes luego del acto de celebración de los 75 años de la compañía. Mencionó cómo su socio en este proyecto fue el primero en desarrollar una máquina para lavar ropa, en 1904.

Añadió que la alianza es solo para la fabricación, de manera que sacarán lavadoras de ambas marcas pero seguirán compitiendo en la comercialización. “Esto es usual en el mundo de la línea blanca –como se llama genéricamente a los electrodomésticos y gasodomésticos–, que se coopera aguas arriba y se compite aguas abajo”, recalcó López.

Al ser esta la última planta de producción de su socia estadounidense tendrá a la vez la tecnología más avanzada, que incluye el sistema RFID que permitirá un alto grado de automatización. En el momento están instalando las líneas de producción y realizando algunos ensayos, antes de salir al público.

BUSCAN SER NÚMERO 1

Hasta ahora las lavadoras de marca Haceb han sido maquiladas en Corea, México y China.

“Lo que motiva a Whirlpool es seguir con la innovación y consolidar un proceso de inversión en la región, produciendo en América Latina”, dijo por su parte el gerente de relaciones institucionales de Whirlpool en el área, Alejandro Toscano. Hace dos semanas este gigante industrial selló otra alianza similar en Argentina para ampliar la capacidad de un socio local en un 35% para producir neveras, con una inversión de 6 millones de dólares.

“Esta planta de lavadoras va a ser de un impacto muy grande, porque es la primera que tenemos en América Latina, fuera de la de Brasil”, añadió Toscano. En principio la producción será para el consumo interno pero luego empezaría a exportar. López adelantó que entre las primeras posibilidades están Uruguay y Paraguay.

Whirlpool, por su parte, tiene presencia en más de 170 países, emplea a 100.000 personas y factura al año 20.000 millones de dólares.

El informe consolidado de la Cámara de Electrodomésticos de la Andi indica que en el país se vendieron en el 2014 un total de 1 millón 100 mil lavadoras con un valor de 219 millones de dólares. Haceb participa con el 18% en unidades y el 15% en dinero. Ahora, la meta, según López, es ser número uno en dinero facturado.

CUBA, LA NUEVA OPORTUNIDAD DE HACEB PARA EXPANDIRSE

Ejecutivos de Haceb están intensificando sus viajes a Cuba, según reveló el gerente de la compañía, Cipriano López.

Esto debido al gran potencial que la empresa ve en el mercado de la isla tras el levantamiento del embargo de Estados Unidos sobre La Habana.

“Los electrodomésticos que se venden allí son muy básicos, debido a que el poder adquisitivo de la gente es bajo, pero estamos seguros de que, una vez se vaya abriendo la economía allí, ese poder adquisitivo va a subir y van a tener acceso a productos más elaborados”, añadió López.

La firma paisa ha logrado introducir en Cuba parrillas de cocción, tras ganar licitaciones gubernamentales, en competencia incluso con proveedores chinos y ha logrado posicionamiento de marca.

“Probablemente hoy algunos hogares de Cuba tengan neveras, pero pueden ser muy viejas, ineficientes y muy consumidoras de energía. También, a futuro, habría mejores cocinas con horno o productos de línea de empotrar, con capnana extractora y cubierta”, puntualizó López.

neslop@eltiempo.com