Los agricultores aún no disipan sus temores

En el primer trimestre del 2013, el comercio agrario con EE.UU. muestra tendencia a la baja. En el 2012 no se vio reactivación.

Las ventas a Estados Unidos en el primer trimestre del 2013 cayeron 16,8%,

Archivo Portafolio.co

Las ventas a Estados Unidos en el primer trimestre del 2013 cayeron 16,8%,

POR:
mayo 09 de 2013 - 10:35 p.m.
2013-05-09

Con caídas del 0,8 por ciento en volumen y del 15 por ciento en valor en las exportaciones del sector agropecuario a los Estados Unidos, reportadas por la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), se llegó al primer año del Tratado de Libre Comercio (TLC).

Según las estadísticas del Dane, las mermas se sitúan en flores y banano.

Para el caso del banano, puede inferirse que se trata de un tema de competitividad, en la medida que los centroamericanos abastecen el 68 por ciento del volumen que importa el mercado de EE. UU., seguido por Ecuador, con el 21 por ciento, y Colombia, con el 9 por ciento.

Para el caso de las flores, si bien el TLC no benefició ni afectó a este sector, se trata más bien de un tema de reporte de las exportaciones, “nada que afecte el mercado” explicó Augusto Solano, presidente de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores).

Ahora, sí quedó evidente durante las negociaciones y los procesos de socialización del tratado comercial el temor frente al TLC, pues para el agro, el tratado haría más daño que favorecerlos, en la medida que consideraban evidentes las diferencias en producción y productividad.

A lo anterior se sumaban los subsidios que el Gobierno estadounidense entrega a los productores del agro a través de su programa Farm Bill , que entre el 2008 y el cierre de este año, habrá desembolsado US$ 300.000 millones, unos 540 billones de pesos colombianos.

Por otra parte, para poner ‘a tono’ al sector agrario y hacerle frente al tratado, el país se embarcó en el 2010 en el Programa de Transformación Productiva (PTP) con seis sectores de la agroindustria, que no han reportado mayores incrementos en sus envíos a ese mercado.

Camaronicultura, carne bovina, chocolatería y sus materias primas, lácteo, hortofrutícola, palma, aceite, grasas vegetales y biocombustibles, son sectores, que si bien han crecido internamente, no han mostrado aumento en sus envíos al exterior.

Otros que no hacen parte de este programa, como arroceros, maiceros y avicultores, han manifestado sus temores buscando del Gobierno su inclusión en nuevos programas de subsidios o en los de refinanciación de los créditos bajo condiciones Finagro, tramitados ante las entidades financieras.

Los mayores problemas se han reportado en el sector lácteo, seriamente amenazado por las importaciones; un caso similar se presenta para el cacao, mientras que el palmero mantiene una alerta sanitraria por la plaga PC, que afecta la producción y la productividad.

Por su parte, las importaciones de cereales han mantenido su ritmo, pese al incremento de las áreas sembradas, particularmente para el maíz. En general, los subsectores del agro muestran más temores que alegrías frente al tratado comercial, por lo que hoy muchos han insinuado la renegociación del mismo.

SE DISPARARON LOS CUARTOS TRASEROS DE POLLO

Del total de carne de pollo que Colombia importó el año pasado, 37.511 toneladas, el 71,5 por ciento (26.670 toneladas) se compró en los Estados Unidos. Esta última cifra es menor en 915 toneladas con respecto a las importaciones del 2011.

Inicialmente se pensó que por el tratado se incrementarían este tipo de compras, lo que no sucedió, pese a que se notó un incremento en los llamados cuartos traseros, cuyas importaciones pasaron de cero a 5.969 toneladas en el periodo de la referencia, lo que ha terminado por afectar la avicultura local.

En el tratado, a estos se les fijaron cupos de importación con cero arancel y 17 años para desmontar el gravamen, lo que probablemente explica que aparezcan esas importaciones nuevas.

En lo corrido de este año, según reporte de consumo de los contingentes arancelarios de la Dian, han ingresado 938 toneladas de cuartos traseros sin el pago de arancel.

Juan C. Domínguez

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido