Agrocampo se lanza a exportar

Alista los primeros pedidos hechos desde Panamá y Perú, para luego dar el salto a Centro y Suramérica. Pronostica buen 2017 por el precio de la carne.

Esperanza Coy, gerente de Agrocampo.

Esperanza Coy, gerente de Agrocampo.

Néstor López/ Portafolio

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 20 de 2017 - 05:00 p.m.
2017-03-20

Si el agro no le apuesta a la tecnología no tendrá futuro. La afirmación es de Esperanza Coy, gerente de Agrocampo, la principal cadena de productos para este sector en el país y quien anuncia su apuesta por la digitalización y automatización, así como la aventura que iniciará hacia el mercado externo.

El último proyecto de la compañía fue la construcción de un centro de logística de última generación en Cota (Cundinamarca), desde donde maneja los envíos hacia casi mil municipios del país.


(Lea: Agrocampo es la marca más plagiada del país). 

¿Qué tal les va con el centro de logística?

Con el centro llevamos tres años funcionando y hoy día somos un modelo en Latinoamérica. Este tiene unos 7.500 metros cuadrados de bodegas a triple altura y cuenta con un software sueco que elegimos porque nos podía llevar hasta la robotización de las bodegas –algo que esperan alcanzar en unos 8 años–. Ya habíamos intentado tercerizar ese trabajo logístico, pero atendemos 986 poblaciones y eso resultaba muy costoso y no cumplía con las expectativas de servicio a los cuales estamos acostumbrados.

¿Qué más están haciendo?

Nuestro proyecto más importante es seguir implementando tecnología, porque en el sector agropecuario la gente no invierte un peso en esto y ahí está el futuro del negocio. Si no, no existe posibilidad de llegar a los sitios recónditos del país. Tenemos el único call center con tecnología de voz IP y un software de CRM muy avanzado. Así los clientes pueden acceder a nosotros cuando lo requieran, bien por el call center o porque todas las semanas, todos son contactados por nuestros asesores motorizados. Fuera de eso, acabamos de terminar una herramienta que se llama Next Store, con la que conectaremos a los clientes vía remota para leer sus inventarios y necesidades de rotación en las diferentes poblaciones. Claro que esto requiere de internet.

¿Otros proyectos a la vista?

También vamos a empezar a exporta a Perú y Panamá. Ya estamos en Centroamérica (Panamá, Guatemala y Costa Rica, pero cada uno importaba de distintas naciones los productos que comercializa. Ahora, Agrocampo como tal va a exportar hacia allí especialidades farmacéuticas veterinarias.

¿Qué implica ese paso?

Lo primero es que estamos exportando industria nacional. Vamos a empezar en estos días. Ya tenemos los pedidos.

¿Acaso gran parte de estos medicamentos no son importados a Colombia?

Agrocampo tiene 33 proveedores en todo el mundo, de los cuales importa no solo medicamentos, sino implementos y elementos para la ganadería, agricultura y mascotas.

¿Qué porcentaje de lo que expenden es importado?

Más o menos el 25% es importado, pero esto es exclusivamente para Colombia; lo que vamos a hacer es exportar producto nacional.

¿Será grande la operación?

Estamos haciendo registros en todos los países de Centroamérica. Este trámite, dependiendo del país, puede demorar entre uno a tres años. Acá pueden ser hasta cuatro años, porque Colombia es bastante complejo en normas.

¿El crecimiento en ventas será notable?

Apenas arrancamos y este año serían unos 200.000 dólares, pero más allá de la cifra, es un logro muy grande porque esos países tienen sus exigencias para importar y ya hemos roto varias barreras.

¿A futuro cómo pinta esto?

Dependemos de los registros. porque dentro de una misma línea puedes tener 120 productos e ir saliendo de a 4 o 5.

¿Con cuántos productos de exportación saldrán?

Para Panamá hemos escogido unos 30 y para Perú unos 12. Y la intención es tener unos 100 más. La meta es seguir desde Perú a Suramérica, pero es un proceso muy complicado que requiere de abogados por el tema de los registros sanitarios y de marca, y la interpretación correcta de las normas internacionales.

¿Cómo va este año?

Tuvimos en el 2016 un crecimiento de 12%, muy bueno si se tiene en cuenta que somos líderes a nivel nacional. Fueron unos $96.000 millones.

Este año tiene varios factores halagadores en el sector: el primero es que el precio de la carne es bueno y los ganaderos están bastante entusiasmados. El otro, naturalmente, es el cierre de la frontera con Venezuela que bajó bastante el contrabando; el otro es la paz.
El único factor que podría ser negativo es que también hay mucha incertidumbre con la paz, que no sabemos hasta qué punto se va a implementar de manera exitosa, aunque por el momento la gente siente que hay una aparente seguridad.

¿Qué ocurría acaso cuando la frontera estaba abierta?

Eso era impresionante, al punto de que los laboratorios nacionales exportaban a Venezuela y luego el mismo producto ingresaba a Colombia a mitad de precio por el tema cambiario. En ese proceso se mezclaba mucho adulterado también. Sin exagerar no era menos del 25 a 30% del mercado de medicamentos tanto agrícolas como veterinarios. Ahora la gente está comprando nativamente.

¿Cuánto crecerán?

Aspiramos a que sea entre 12 y 15%. El sector arranca con unas ventas muy satisfactorias, pero hay otros problemas, como una normatividad nueva que se viene para los laboratorios.

¿En qué consiste esta?

Desde hace 25 años las normas BPM (buena prácticas de manufactura) dependían de la OMS y a partir de este año entra la norma 3745 (también de la OMS), que, básicamente, tiene cambios técnicos tan dramáticos que muchos laboratorios tendrían que hacer grandes inversiones de adaptación de sus instalaciones o desaparecer.

Por eso va a reducirse mucho la producción y no se ven en el horizonte inversionistas con ganas de meterse a maquilar productos para veterinaria. Vamos a tener que importar más y se van a encarecer mucho los productos.

¿Desde cuándo rige la norma?

Desde este año, pero supuestamente los laboratorios están pidiendo aplazarla cinco años.

PREMIO A LA LABOR SOCIAL 

El 25 de abril, en Nueva York, Alfonso Villa y Esperanza Coy, fundador y gerente de Agrocampo, serán premiados por Women TogetherAward por su compromiso social y el apoyo a comunidades vulnerables.

La empresa tiene 14 programas de RSE, pero entre los que más llamaron la atención hay uno que busca llevar escuelas digitales a sitios apartados del país, en alianza con la ONG Acpo y el MinTIC; el reto, según Coy, es conseguir patrocinio para 100.000 becas. Otro apoya emprendimientos de mujeres relacionados con el campo: ellas reciben capacitación y un patrocinio en dinero.

Fuera de eso, Agrocampo colabora con varios hogares infantiles y ancianatos.
El año pasado, además, puso la infraestructura de un albergue para 250 animales recogidos de la calle en Cogua (Cundinamarca) y patrocina los perros rescatistas de la Cruz Roja.