‘La agroindustria tiene cómo crecer’: Bruce Mac Master

Según el gremio de los empresarios, las condiciones están dadas para que comience un auge del sector, pues el posconflicto ofrece la oportunidad de darle al campo progreso económico y social.

‘La agroindustria tiene cómo crecer’: Bruce Mac Master

Archivo Portafolio

‘La agroindustria tiene cómo crecer’: Bruce Mac Master

Empresas
POR:
octubre 15 de 2015 - 01:02 a.m.
2015-10-15

La alta demanda de alimentos que se espera para los próximos años, sumada a la coyuntura que dan hoy en Colombia la tasa de cambio, la respuesta de los industriales a las iniciativas del Gobierno de incrementar el área sembrada del país, más un estímulo a la inversión, son algunos de los aspectos que identificó Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), para el futuro que le espera a la agroindustria del país.

Precisamente, para debatir la necesidad de promover acciones y estrategias, se realizará la semana entrante, en Ibagué, un congreso agroindustrial.

Ahora, además de lo anterior, también se plantearán en el evento otros temas no menos importantes como lo son la competitividad, la equidad y la inclusión.

Estas son algunas apreciaciones del presidente de la Andi acerca del futuro, al parecer, halagüeño, que le espera a la agroindustria colombiana.

¿Cómo está hoy la agroindustria?

Los desarrollos agroindustriales están en muy pocos sectores, por lo que las oportunidades son inmensas. Los países desarrollados tienen unas agroindustrias impresionantes.

Tenemos, por ejemplo, los casos de las industrias queseras y chocolatera en Suiza; además, las más grandes compañías de alimentos –curiosamente– son suizas.

En Colombia están los casos de la palma aceitera, el azúcar y el café.

¿Aparte de alimentos, hay otras agroindustrias?

Sí, claro. Las que se nutren de las materias primas agrícolas que no son comida para su procesamiento, como jabones, detergentes, aceites o biodiésel, entre otros; por ejemplo, la agroindustria de la palma aceitera.

Vale la pena destacar la de los textiles y las confecciones, muy ligadas al cultivo del algodón, perdida por falta de políticas agrícolas, estímulos al cultivo, productividad y de tecnología, entre otras.

También, merece la pena incluir al sector pecuario.

¿Sobre este último, hay un ejemplo a mostrar?

El de La Fazenda, que al final del día es una inmensa integración que produce jamones y carne de cerdo para el consumo humano, que nace de la soya y del maíz, que pasan a ser el alimento balanceado de las piaras.

¿Hacia dónde debe ir la agroindustria?

A insertarse en las cadenas globales de valor. Son los procesos productivos ‘multipaís’ en los cuales, para que un producto llegue a un mercado final intervino la mano de obra de varios países, donde cada uno le aportó lo más valioso de su economía y llegó con un alto estándar de calidad al mercado final.

El ejemplo más ilustrado de esto es la de los iPad de Apple, la industria chocolatera o la automotriz.

¿Cuál es la de interés para Colombia?

La agroalimentaria, la más natural y obvia a nuestra disposición.

El mundo puede cambiar mucho, pero lo que va a necesitar siempre es alimentos de alta calidad.

¿Esta ayudará al tema del posconflicto?

Sí, porque pueden llegarse al campo con alternativas de producción que generen empleo e ingresos, y lleven al desarrollo del sector rural.

¿Un ejemplo de cómo puede ser el subsector agrario analizado como de potencial éxito?

La Cámara Procultivos de la Andi ha identificado a la cadena productiva del cacao, luego de minuciosos estudios que determinaron que es el óptimo, por calidad de las tierras donde se siembra y el conocimiento que se tiene sobre este cultivo.

¿El cacao tendrá futuro?

Es claro, pero falta infraestructura, decisión, mercados, logística y agroindustrias de procesamiento.

Con esto, podría llegarse con productos de muy alta calidad y alto grado de valor agregado a los mercados mundiales; estos, precisamente, son cada vez más exigentes, pues el chocolate gana cada día más reconocimiento y valor.

¿Ese potencial podría convertir a Colombia en competidor con la chocolatería suiza?

Quizás. Una alternativa puede ser montar proyectos agroindustriales juntos, teniéndolos a ellos como inversionistas.

¿Qué buscan con la iniciativa de la agroindustria?

Hemos hecho análisis profundos y serios alrededor de qué cosas se necesitan en un país como Colombia, para que se convierta en una potencia en algunas cadenas de valor global que tengan que ver con la agroindustria.

¿Qué falta?

Seguridad en temas como la tenencia de la tierra y la propia seguridad jurídica alrededor de este tema y la propia seguridad de las personas; investigación agrícola, innovación, logística, infraestructura, acceso a mercados y alianzas claras entre el agro y los mercados internacionales.

¿La tasa de cambio jalona estas iniciativas?

Esta es una oportunidad que tenemos. Sin embargo, nuestras industrias no pueden depender exclusivamente de este factor, pues se hacen necesarios otros de competitividad estructurales, que permitan siempre ser buenos en los mercados internacionales.

Lo hemos logrado en el café. Si el país es competitivo, puede sortear los vaivenes de la tasa de cambio.

Juan C. Domínguez
Economía y Negocios