‘El agua del beneficio debe devolverse como llegó’

El CEO de Nespresso habló sobre la necesidad de hacer una caficultura sostenible y ambientalmente beneficiosa.

Jean–Marc Duvoisin, CEO de Nespresso

Jean–Marc Duvoisin, CEO de Nespresso espera que los productores se comprometan con el manejo ambiental del agua.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
abril 10 de 2016 - 01:08 p.m.
2016-04-10

Con una inversión de 25 millones de euros durante los próximos cinco años, ocho entidades, entre estas la Federación de Cafeteros, la Universidad de Wageningen y Nespresso (Nestlé), liderarán la iniciativa ‘Manos al Agua’, para el manejo integrado de los recursos hídricos en 25 cuencas colombianas.

“Es un ejemplo de lo que Nespresso está haciendo a través del Programa AAA de Calidad Sostenible: crear un futuro sostenible para los caficultores y el medioambiente, y, simultáneamente, asegurar la disponibilidad del café colombiano de alta calidad.

A largo plazo, como modelo replicable, beneficiará a las 563.000 familias caficultoras del país al aumentar su resiliencia y adaptabilidad frente a los fenómenos hídricos y climáticos”, dijo Jean–Marc Duvoisin, CEO de Nespresso.

Sobre este tema, Duvoisin habló con Portafolio.

¿El eje reto, entonces, es el manejo de las aguas?

El manejo del agua es clave. Si no se hace, se pone en riesgo la producción misma de café.

Si el cultivador lo hace bien, pues tiene para sí una ventaja competitiva, porque ese es el reto de la producción.

¿Es llamar la atención por el uso que le dan al recurso, para que lo cuiden?

Es eso y más. El uso del agua que se requiere para la producción en los lotes.

También es el manejo que debe darse en los temas de drenaje para que no se presenten los deslizamientos que vienen con las lluvias en tierras erosionadas.

¿Y frente al uso en las labores de beneficio?

Ese es el otro tema, el del manejo en los beneficiaderos de las fincas.

Es necesario asegurarse de que el agua utilizada en los procesos del café sea tan limpia como ha llegado a la finca.

¿En provecho de los demás cafeteros?

Claro. Si los que están beneficiando en las partes altas deben devolver las aguas del
beneficiadero en la misma calidad en que la tomaron de sus fuentes.

Es un manejo holístico del agua. Si no se hace bien, pone en riesgo, no solo su
producción del grano, sino también a la industria torrefactora.

¿Qué otras empresas o entidades están involucradas en este proceso?

La Federación de Cafeteros, el Ministerio Holandés de Relaciones Exteriores, la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional (APC Colombia), la Universidad de Wageningen, Cenicafé y Nestlé.

¿Cómo son los aportes de los recursos?

Cada una de las partes hace su contribución hasta completar 25 millones de euros.

¿Por cuánto tiempo se extenderá?

Comenzó hace dos años y se extenderá por dos años más.

¿Qué espera al final del programa?

Una definición clara del asunto, una visibilidad que hasta ahora no se había dado ni tomado muy en serio, sumada a unas acciones bien precisas en las fincas, grupos de fincas y regiones, donde los productores sean consientes de las implicaciones que tienen el hacer un manejo racional del recursos. También, acciones concretas de los productores sobre cómo manejar el agua.

¿Ya tienen un diagnóstico previo de la situación descrita?

Eso lo hizo la Federación de Cafeteros.

¿Además de ‘Manos al Agua’, tienen otros programas en la misma línea?

Está el programa AAA que lanzó Nespresso en el 2004, de la mano con Rainforest Alliance (la mayor certificadora mundial). Hoy, este cuenta con 40.000 productores y consiste en lograr incrementos en la productividad y sostenibilidad en sus aspectos sociales y ecológicos.

Lo ejecutan un total de 170 agrónomos quienes visitan las fincas y se aseguran de que reciben la asesoría del programa.

¿Implica certificación?

No siempre. La idea es que participen, sin necesidad de lograr certificación; algunos de estos la tienen, pues el 45 por ciento del café de los 40.000 productores inscritos tiene este sello de calidad.

Se busca optimizar el uso del agua en los procesos de beneficio del grano

El pasado viernes se presentaron los avances del programa ‘Manos al Agua’, considerado por la Federación de Cafeteros como la mayor iniciativa cafetera a nivel global frente al agua y el cambio climático.

“Hacer de la caficultura una actividad climáticamente adaptable y sostenible es uno de los mayores retos que tiene el sector cafetero colombiano.

“Tanto por exceso como por falta de agua, el desequilibrio hídrico disminuye la productividad agrícola, con pérdidas anuales de hasta 40 por ciento en las cosechas, afectando los ingresos y los medios de vida de las familias productoras”, afirmó el gerente del gremio, Roberto Vélez.

El programa ‘Manos al Agua’ busca ser pionero en desarrollar soluciones a nivel regional alineadas con las principales iniciativas de sostenibilidad internacional.

Por ejemplo, la mayoría de los cafeteros beneficia el café en sus fincas, lo que no solamente es intensivo en el uso del agua sino que, además, muchas veces genera contaminación que va directamente a las fuentes hídricas.

A nivel comunitario, se trabajará en acceso a centrales de beneficio, que mejorarán el uso del agua; a nivel de territorio, mitigar los riesgos como erosión y a nivel de finca se centra en innovaciones para el manejo de aguas residuales.