Se agudiza el enfrentamiento entre la SAC y el Mincomercio

El gremio de los agricultores le pedirá al Congreso no aprobar el acuerdo con la Alianza Pacífico.

El Gobierno insiste en los beneficios del acuerdo comercial.

Archivo Portafolio.co

El Gobierno insiste en los beneficios del acuerdo comercial.

Empresas
POR:
abril 23 de 2013 - 12:42 a.m.
2013-04-23

Por cuenta de la negociación comercial en los países de la Alianza del Pacífico, específicamente del agro, las relaciones entre la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) y el Ministerio de Comercio son cada día más tirantes.

De pedirle a la cartera de Comercio la exclusión de 213 productos considerados sensibles, el gremio le solicita ahora al Congreso no aprobar el acuerdo, cuyo primer debate está programado para mañana.

El presidente de la SAC, Rafael Mejía, argumenta incumplimiento del compromiso del Gobierno de respetar los instrumentos de política sectorial y bienes sensibles.

Añade, que el Gobierno no ha mostrado el costo-beneficio de la negociación, que al único sector que afecta es al agro mientras que, asegura, la SAC sí ha demostrado que Colombia no obtendrá ningún beneficio, lo cual, dice, está sustentado en un estudio en poder del Ministerio de Comercio sobre las sensibilidades de 213 productos, equivalentes al 2,75 por ciento de las subpartidas arancelarias.

“Queremos evitar a toda costa que el Gobierno, de manera arbitraria y unilateral, siga dañando el aparato productivo agrícola colombiano.

Ahora mueven la iniciativa de Alianza Pacífico para sentar un precedente y destruir los dos únicos instrumentos de política con que contamos”, lo que incluye la eliminación de aranceles para todo el sector, señaló el vicepresidente Técnico de la SAC, Alejandro Vélez.

El ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados, aseguró que “nunca el jefe negociador del Ministerio de Comercio ha afirmado que habrá exclusiones en términos como lo interpreta o presume la SAC. Ahí están las actas de las reuniones” y “si hay un mal entendido, ojalá se aclare pronto”.

Agregó que ninguna negociación se ha emprendido sin que previamente se haya hecho una evaluación de la conveniencia para el país.

El Ministro señaló que cuando se negoció el acuerdo con México en 1992 se excluyó el sector agropecuario “y hoy gran parte de esas cadenas agrícolas y pecuarias están reclamando más oportunidades en ese mercado”.

Para Díaz-Granados, lo anterior significa que la posición de la SAC no es única y que dentro del sector hay segmentos que sí consideran viable e interesante el acuerdo, y segmentos en los que existe preocupación.

Jorge Correa C.

Economía y Negocios