¿Por qué ordenaron clausurar los locales de YEP?

Como consecuencia de esta decisión de la Superintendencia de Sociedades, la marca de la cadena dejará de usarse.

La cadena YEP tiene en la actualidad 18 tiendas en el país. Su plan es ampliar la presencia nacional.
Empresas
POR:
Portafolio
octubre 13 de 2016 - 10:38 p.m.
2016-10-13

Los 15 locales de la emblemática cadena de almacenes YEP deberán cerrar definitivamente sus puertas.

Esa es la consecuencia inmediata de un auto que acaba de expedir la Superintendencia de Sociedades en el cual ordena la cancelación de las matrículas mercantiles de dichos establecimientos comerciales.

Los almacenes YEP, cuyo nombre alude a la familia Yepes, que fue su propietaria, fueron admitidos en reorganización en agosto del 2015 por la Supersociedades debido a la situación de insolvencia en que cayó por la reducción de las ventas en un 97% como consecuencia de las dificultades económicas de las zonas donde estaban ubicados, por no haber podido adaptarse a la competencia, la alta carga prestacional y pensional, los altos costos operacionales y por conflictos en el área administrativa, según se explica en el expediente del caso. Todo eso condujo a una deuda onerosa que los acabó de
precipitar a la debacle.

Al cierre del 2014, sus activos sumaban poco más de 161.000 millones de pesos, mientras que sus pasivos alcanzaban los 160.000 millones.

A finales del año pasado, la empresa Algrano, uno de sus acreedores, intentó un plan salvador, encargándose de la operación y administración de 19 locales que entonces había. La intención era revitalizarlos y mejorar ostensiblemente las ventas hasta encontrar un grado óptimo de rentabilidad.

Sin embargo, las metas no se cumplieron y en mayo pasado una asamblea de acreedores optó por la liquidación.

Desde entonces, los puntos de venta que aún existían siguieron abiertos con el fin de agotar los inventarios. Pero ahora, por la decisión que tomó el superintendente Delegado para Procesos de Insolvencia, Nicolás Polanía, deberán ser descolgados los avisos que distinguían los puntos de venta ubicados en el occidente de Bogotá; Garzón, Pitalito, La Plata y Campoalegre, en el Huila; Florencia (Caquetá), Chiquinquirá (Boyacá); Ibagué, Honda y Líbano (Tolima). También, los de Villavicencio, Granada y Acacías (Meta).