Sobreoferta de oficinas obligó
a ajustar contratos de alquiler

En el 2015 aumentaron los edificios sin ocupar y, con
esto, los arrendamientos ahora tienden a la baja.

Bogotá participa con el 76 % de lo que se construye en el país.

Bogotá participa con el 76 % de lo que se construye en el país.

Archivo Portafolio.co

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 22 de 2016 - 09:34 p.m.
2016-03-22

Quienes ocupan oficinas en algunas ciudades del país tienen ahora más opciones para elegir y esto, por lo tanto, ha puesto a prueba la creatividad de los arrendatarios, que deben ofrecer más beneficios de los pactados inicialmente.

Bogotá, con una participación de 76 por ciento en este mercado en Colombia, es la que mejor ilustra lo que está sucediendo con la sobreoferta.

Luego de varios años de auge en la construcción de este tipo de oferta, el año pasado se revirtió la tendencia: se empezaron a ver edificios sin ocupar y, con esto, los cánones de arrendamiento se ajustaron a la baja.

Hoy, el evidente exceso de metros cuadrados en el mercado, producto del alza de 66,9 por ciento en el área aprobada durante los últimos doce meses, a enero del 2015, e incluso, de periodos anteriores, ha obligado a algunas firmas inmobiliarias a evaluar las solicitudes de renegociación de sus ocupantes, con el fin de lograr una disminución en el precio.

De hecho, lo que se construye actualmente es resultado de esos periodos de ‘vacas gordas’, que ahora están en pleno ajuste. Por lo menos, así lo confirmó el Dane el viernes pasado con una variación de -51,8 por ciento de febrero del 2015 a enero del 2016; una caída importante tras cuatro periodos de incrementos sostenidos.

Ahora, la situación se resume en mucho inventario sin ocupar que, para varios analistas, no es sostenible y obliga a revaluar la manera de negociar en el segmento corporativo.

Rodrigo Estay, director de la compañía de servicios inmobiliarios Cushman & Wakefield (C&W), explica que “nos hemos encontrado con un incremento en la cantidad de renegociaciones que están realizando algunas compañías y, con esto, el valor agregado que podemos ofrecerles a sus directivos está relacionado con asesorías acertadas para elegir la mejor opción”.

Al respecto, un informe de Colliers International asegura que las actuales condiciones del mercado han afectado al sector inmobiliario y, por eso, a veces es más conveniente dar concesiones y mirar una posible renegociación. Sin embargo, cada caso es particular y depende de las condiciones contractuales con los inquilinos.

REDUCIR GASTOS

Según el director de la multinacional, Roberto Cáceres, muchas veces los arrendatarios de oficinas deciden reducir gastos, entregando su actual inmueble para trasladarse a otro más económico, y asumen el pago de penalidades para finalizar el contrato.

“El problema es que existe un desconocimiento de los inquilinos de inmuebles corporativos de la existencia de opciones como la renegociación de contratos, que en la situación actual es una excelente opción”, asegura.

Sin embargo, más allá de las renegociaciones, la vacancia (espacios vacíos) es otro aspecto que preocupa a algunos representantes del sector.

Manuel Alfonso, presidente del grupo empresarial Avacol, es uno de ellos. “El problema no es la renegociación, sino las vacantes. Sí se han presentado solicitudes para evaluar los contratos, pero por parte de las empresas pequeñas a las que les cuesta menos trasladar todo el personal, en caso de querer irse por el precio".

Andrea Uchugo, subgerente de la firma Corral Maldonado Asociados, coincide con Alfonso y considera que “estas (las renegociaciones) no se presentan con regularidad y el impacto tampoco es inmediato, pues han diversificado la cartera.

“Lo que sí estamos haciendo para enfrentar la situación, es monitorearla con el fin de buscar posibles alteraciones en el ritmo de pago”, concluye.

BOGOTÁ, CON LOS PRECIOS MÁS ALTOS

Según la consultora de oficinas de Colliers International, Juanita Reyes, el precio promedio de renta para el último trimestre del año en este segmento cerró en 66.450 pesos por metro cuadrado, lo que representó una disminución de 5 por ciento, respecto al mismo periodo de 2014.

Según la directiva, “este impacto se generó por los niveles de oferta en Bogotá”. Por su parte, el presidente de la junta directiva de la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá, Benjamín Sánchez, señaló que la afectación de esta disminución en los precios impacta los ingresos de las inmobiliarias.

Sin embargo, no han caído tan fuerte, de manera que estas compañías han logrado aguantar todo lo que pueden; eventualmente, implica reducir los márgenes de intermediación”, concluyó Sánchez.

Gabriel Flórez
Jaime Vera
Economía y Negocios