Alstom, a cargo de estudio del metro ligero por la Séptima

La compañía francesa plantea un tranvía desde la Estación de la Sabana hasta la calle 193 en Bogotá. La línea tiene una longitud de 21 kilómetros y un costo estimado de 1,3 billones de pesos.

Alstom, a cargo de estudio del metro ligero por la Séptima

Abel Cárdenas / Portafolio.co

Alstom, a cargo de estudio del metro ligero por la Séptima

POR:
marzo 15 de 2014 - 09:56 p.m.
2014-03-15

La compañía francesa Alstom lleva más de medio siglo en Colombia, y hasta ahora ha sido más reconocida por el suministro de infraestructura para el sector energético.

Ahora, quiere ampliar sus operaciones en Colombia en el área de transporte masivo, en la cual tiene mayor figuración en otros países, al punto que uno de cada cuatro tranvías en el mundo tienen su sello.

Por esa razón, la compañía fue aceptada por la Alcaldía de Bogotá para que, en una alianza público-privada (APP), realice los estudios de viabilidad de un tranvía para la carrera Séptima.

El ingeniero Juan Jorge Celis Neira, presidente de Alstom Colombia, habló con Portafolio sobre los detalles de la iniciativa.

¿Cuál va a ser el papel de Alstom en el proyecto?

Hemos visto que el transporte sobre rieles es una alternativa que complementa la movilidad urbana y que tiene un papel importante en las ciudades, por eso estamos mostrando en Bogotá que son sistemas, ecológicos, limpios, rápidos de construir y fáciles de mantener. Precisamente, el 14 de febrero recibimos la notificación de que fue aprobada la solicitud de APP que presentamos con la compañía canadiense SNC Lavalin para hacer todo el análisis de estructuración, diseño, construcción, operación y mantenimiento del metro ligero en Bogotá.

¿En qué consiste la propuesta?

Tenemos 12 meses para hacer todo el análisis de viabilidad y factibilidad del metro ligero. Estamos hablando de un tranvía, en un corredor de 21 kilómetros que pasa principalmente por la carrera séptima, y que va desde la Estación de la Sabana hasta la calle 193, y hay una etapa de cinco kilómetros adicionales entre la Estación de la Sabana y el 20 de julio. Una de sus ventajas es que es modular, es decir que la cantidad de vagones se puede adaptar dependiendo del flujo de pasajeros. Estimamos que cada convoy tiene una capacidad hasta de 400 personas, con una frecuencia entre 3 y 4 minutos.

¿Cómo llegaron a ese planteamiento?

La carrera Séptima es una de las vías más emblemáticas de la ciudad, de alguna manera se ha visto una oposición al TransMilenio en este corredor vial. Además, en los estudios se ha visto que una parte importante de la población de los trabajadores y estudiantes tiene actividades alrededor de la Séptima. Se eligió el metro ligero porque necesita mucho menos espacio a lo ancho que otros sistemas de transporte masivo, la idea es que haya una multimodalidad y que sea complementado con un metro pesado.

¿Cuál es el cronograma?

En estos doce meses estaremos en la etapa de hacer todo el análisis legal y el desarrollo técnico. Hay muchos temas por revisar, por ejemplo los cruces en las avenidas, cómo no interferir con las redes de telefonía y acueducto, y lógicamente el tema arquitectónico y de integración a la ciudad, pues el sistema debe convivir con el entorno. Simultáneamente, la administración debe hacer su análisis y discutiremos también el tema de tarifas. Una vez se determine la viabilidad y el costo del proyecto, la administración tiene que llamar a que otros interesados se postulen, y dependiendo de la decisión que se tome, iniciará la construcción, que tomaría alrededor de dos años.

¿Quién asumirá todos los costos?

En la etapa de estudios, la administración no tiene que invertir nada, porque es un esfuerzo de las empresas. Como lo establece la ley de APP, ya en la parte de construcción y operación, el Distrito pondría máximo un 20 por ciento, y la idea de nosotros los privados sería operarlo por 30 años.

¿Cuáles son las inversiones previstas?

Esperamos que hasta antes del inicio de la construcción se inviertan 10 millones de dólares. Por ahora, la construcción de todos los tramos tiene un costo estimado de 1,3 billones de pesos.

¿El metro ligero estaría integrado con los otros sistemas como TransMilenio y el Sitp?

Eso sería lo óptimo, pero la decisión depende de la administración. El tema también se analizará en el estudio, así como las tarifas, nosotros damos una tarifa técnica y ellos definirán la comercial.

¿Pero el cronograma no se vería afectado mientras se resuelve la disputa jurídica frente a la permanencia del Alcalde en su cargo?

Nosotros asumimos este compromiso directamente con TransMilenio, y creemos que ellos seguirán operando independientemente de las consideraciones políticas.

POTENCIAL DE CRECIMIENTO EN COLOMBIA

La francesa Alstom tiene dos líneas de negocio: energía y transporte masivo.

En el primer frente, la compañía no ha sido ajena a la crisis que viene desde el 2008, pues el consumo de energía se ha mantenido en los mismos niveles de esa época, "lo que hizo que algunas inversiones energéticas hayan sido repensadas", explica Celis.

Actualmente, la compañía tiene 50.000 millones de euros en su portafolio de proyectos.

En el caso de Colombia, aunque la operación es muy pequeña, el país es visto con mucho potencial, por el aumento en el crecimiento de las ciudades, en la demanda de energía, y porque hay fuentes hídricas.

Entre sus clientes de infraestructura energética están Empresas Públicas de Medellín, Endesa, ISA y la Empresa de Energía de Bogotá, entre otras, a quienes suministra turbinas y otros elementos para su actividad en el sector energético.

luicon@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido