‘Las alternativas de alojamiento de Airbnb no son informales’

El director para la región de la plataforma afirma que se encuentran en conversaciones con el Gobierno de Colombia y espera que este defina reglas justas para los usuarios.

Jordi Torres, director regional para América Latina.

Jordi Torres, director regional para América Latina.

Cortesía

POR:
Portafolio
noviembre 27 de 2017 - 09:57 p.m.
2017-11-27

A pesar de la gran aceptación que tiene Airbnb entre los viajeros de todo el mundo, todavía hay quienes señalan a los alojamientos que ofrece la plataforma como informales.

Frente a esto, Jordi Torres Mallol, director regional para América Latina de Airbnb, afirma que las alternativas que ofrece la empresa no son informales y celebra las conversaciones con el Gobierno para alcanzar acuerdos de colaboración o recaudación, de los cuales ya ha firmado 10 en varios puntos de Latinoamérica.

¿Cómo valoran su presencia en Colombia?

Hemos experimentado un gran crecimiento en nuestra base de anfitriones y huéspedes, y Colombia es un mercado importante. Hoy hay un poco más de 24.000 anfitriones activos, con 38.000 avisos que usan la plataforma para generar un ingreso extra, pues los anfitriones se quedan con el 97% del precio que cobran y, durante 2016, el colombiano obtuvo en promedio US$1.400 anuales por alquilar su espacio durante 22 noches al año. Además, el 41% del dinero que gastan los huéspedes se queda en el barrio del hospedaje.

A nivel global, alrededor del 75% de los hospedajes de Airbnb se ubica en zonas que por lo general no se beneficiaban por el turismo. Cabe destacar que el 88% de los colombianos está de acuerdo con que las personas puedan alquilar su casa de manera temporal; el 96% cree que esta modalidad ayuda a ofrecer más opciones para los viajeros y el 78% se siente seguro gracias a las fotos, descripciones y reseñas de usuarios.

¿Y en el resto de Latinoamérica?

Airbnb llegó a Latinoamérica en 2012 y cuenta con más de 300.000 anfitriones. Asimismo, las cifras muestran que la región tiene potencial no sólo como destino, sino que también los ciudadanos usan la plataforma para sus estadías, tanto así que en el último año se generaron más de 6,5 millones de llegadas de huéspedes latinoamericanos en todo el mundo, un 135% más que hace un año.

¿Qué tan interesante es la región para Airbnb?


Airbnb está en una etapa de desarrollo y crecimiento en toda América Latina, es un mercado que nos interesa y que miramos bien de cerca. Creemos que las personas están buscando más experiencias fuera de lo común, y nuestra región es única y posee el potencial de acoger a viajeros y ofrecerles una manera auténtica y completa de viaje.

A su vez, vemos que las personas en Latinoamérica tienen una tendencia natural a ser hospitalarias, por lo que esta predisposición se une a la voluntad de abrir las puertas a los viajeros, lo cual ha propiciado un crecimiento significativo en la región y es lo que nos diferencia del resto del mundo.

¿Ven potencial para seguir expandiéndose en el país?

Sí, el turismo está avanzando y generando empleos, crecimiento económico e innovación. Esta industria representa el 10% del PIB global (más que la industria petrolera) y lo que logra Airbnb es democratizar el acceso para que cada vez más personas puedan conocer lugares y queremos seguir ayudando a crear oportunidades económicas para los anfitriones.

¿Piensan en nuevas áreas de negocio o servicios?

Trips ha sido el avance más significativo que hemos hecho desde que empezamos. Dimos un paso más allá del alojamiento y nos enfocamos en dar a los viajeros una experiencia completa. Nuestra visión es hacer los viajes sencillos y mágicos, sumergiendo a los viajeros en las comunidades locales y proporcionándoles acceso a experiencias únicas y auténticas. Seguiremos trabajando en ampliarlo y Colombia estará en nuestros planes a futuro.

¿Cómo van las charlas con el Gobierno acerca de una mayor regulación?

Airbnb dialoga regularmente con las autoridades para explicar cómo funciona la plataforma, compartir datos que ayudan a comprender los impactos de compartir sus hogares y discutir cómo seguir mejorando los beneficios económicos y sociales.

Nos sentimos satisfechos de haber iniciado conversaciones con el Gobierno de Colombia y confiamos en que las autoridades sean conscientes de la importancia que la innovación, competencia y diversificación de la industria implican para el desarrollo económico del país.

Además, esperamos que el Gobierno promoverá reglas justas y beneficiosas para viajeros y los anfitriones. En los últimos meses celebramos más de 10 convenios colaborativos y/o recaudatorios con países de América Latina y el Caribe.
Específicamente en materia de impuestos, llegamos a acuerdos con autoridades de la Ciudad de México, Quintana Roo, las Islas Vírgenes de Estados Unidos y Puerto Rico. La Ciudad de México fue pionera y a partir del 1 de junio todas las personas que tengan un espacio en Airbnb pagan un impuesto turístico del 3%. En Quintana Roo, a partir del 1 de octubre de este año se recolecta y remite un porcentaje similar. La compañía ya lleva firmados acuerdos impositivos en más de 340 jurisdicciones de todo el planeta y a la fecha ha recaudado más de US$510 millones en impuestos en nombre de sus anfitriones.

¿Comparten la necesidad de que los anfitriones se tengan que registrar para enfrentar la informalidad?

Las alternativas de alojamiento ofrecidas a través de Airbnb no son informales, simplemente son una opción distinta a la de la industria tradicional. La opción del registro debería ser de fácil cumplimiento para todos aquellos que no son profesionales, los cuales quieren obtener un ingreso extra alquilando una habitación o su casa entera de manera esporádica como, por ejemplo, es el caso del 82% de nuestros anfitriones que solo tienen listada una propiedad en la plataforma.

Lo que más nos importa es alcanzar regulaciones que acompañen y estimulen la industria del turismo y el desarrollo de la comunidad, y permitan crear oportunidades económicas para nuestros anfitriones y seguir democratizando el acceso al turismo.
Según nuestras encuestas, el 35% de las personas que usan Airbnb para viajar no se habrían quedado la misma cantidad de días o directamente no habrían viajado de no tener disponibles las opciones de alojamiento con las cuales la plataforma las conecta.

¿Qué perspectivas tienen para Colombia y la región?

Airbnb tiene un gran impacto económico, social y ambiental en las comunidades donde está presente. Nuestra perspectiva para Colombia y para el resto de la región es seguir profundizando esta misión de facilitar la creación de oportunidades económicas para la clase media y concebir un mundo en el que todos sientan que pueden pertenecer a través de viajes únicos.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido