Andi apoya reducir arancel del azúcar

La Cámara de la Industria de Alimentos dice estar de acuerdo con la modificación a la baja del arancel techo de la franja de precios del azúcar. Sin embargo, reitera la necesidad de profundizar aún más en las reformas.

Azúcar

Archivo particular

Azúcar

Empresas
POR:
septiembre 09 de 2015 - 12:45 p.m.
2015-09-09

Sin conocerse aún el texto final del decreto que será expedido por el Gobierno, la Cámara de la Industria de Alimentos de la Andi ha manifestado que la racionalización del arancel del azúcar es un avance positivo en el marco de la política comercial que el país decidió adoptar hace ya más de 20 años.

Sin embargo, el sector aspira a que el tope del 70 % en el arancel que se ha dado a conocer sea objeto de reducciones sustancialmente mayores, dado que a este nivel la reducción no tendrá mayor impacto sobre el mercado del insumo. “Para ello se requeriría que el arancel se sitúe como máximo en niveles similares a los de los competidores más importantes, esto es, alrededor del 20 %”, afirma María Carolina Lorduy, directora de la Cámara de la Industria de Alimentos.

“Para esta Cámara es muy importante continuar avanzando sin pausa en los próximos años en la disminución de este tope, para que Colombia esté a tono e incluso mejore las condiciones frente a países con los que compite por la inversión, el empleo y el consumo de bienes y servicios, como los son México, Perú y Chile, en donde los aranceles al precio del azúcar son del 36, 20 y 0 %, respectivamente”, aseguró. 

La Cámara recuerda que la industria de alimentos, además de las aproximadamente 1.900 empresas formales que la conforman y los más de 200.000 empleos directos que genera, aporta al país seguridad alimentaria, innovación, transferencia tecnológica, fortalecimiento de los canales de comercialización y de la logística; “además es el principal jalonador del desarrollo de las capacidades del campo, para que las cadenas agroindustriales se  fortalezcan, se  transformen  y compitan en el entorno global”, añade.

La Cámara afirma que, con esta medida, el país logre tener una cadena de valor más competitiva y fortalecer los encadenamientos productivos.

“Este principio de modernización de los instrumentos de política agropecuaria, no tiene como efecto –ni por objeto– sustituir sus compras nacionales por exportaciones; por el contrario, se trata de racionalizar el precio del insumo en Colombia pensando en el consumidor, contribuyendo a la competitividad y redundando en incrementos de producción destinada a los mercados externos”, puntualizó en un comunicado.