Andianlink quiere cambiar la cultura del café en el país

La meta es vender su producto 'premium' más allá de su Departamento, donde han tenido una rápida expansión, gracias a una nueva experiencia en torno al grano.

Andianlink

Claudia Rubio / El Tiempo

Andianlink

Empresas
POR:
febrero 19 de 2015 - 10:12 p.m.
2015-02-19

La gran mayoría de los hogares en Colombia comienzan el día con una taza que tiene un alto riesgo de contener residuos de café ecuatoriano, brasileño o peruano. No solo el país no consume lo que produce sino que exporta el 90% del grano que sale de los cultivos, lo que encadena el valor de su producción a la fluctuación del precio internacional, inestabilidad que afecta los bolsillos de los caficultores. 

En esta nación cafetera, cuyo producto insignia es la segunda materia prima más negociada en el mundo después del petróleo, sus habitantes no viven la cultura que el grano encierra. Términos como pasilla, dulzura y cuerpo resultan desconocidos para el común de la gente, raramente un nacional comprará café pensando en la región de la que proviene el grano y cada vez menos personas saben prepararlo. 

Es esta realidad la que Andianlink, productora paisa, está cambiando. Con más de tres años de experiencia, crece a un ritmo acelerado.

Trabaja de la mano con caficultores de Jardín, Ciudad Bolívar y Támesis, municipios antioqueños, a quienes les aseguran el mismo 45% de ganancias que obtienen sin importar la fluctuación de precios que se esté presentando en el mercado. 

“Se me arruga el corazón ver que un caficultor está revisando en una tablet que le regaló la Federación, qué tanto está variando el precio internacional. Ellos no tienen por qué estar pendientes de eso, su única labor es producir. Por eso, nosotros establecemos una cifra por su producción que mantenemos durante el año”, asegura Juan Felipe Jaimes, director de Andianlink.

La empresa llega a las tazas de 257 mil antioqueños, a quienes no solo les vende café premium a un precio menor del promedio en este segmento (media libra de su café cuesta $11.000 mientras que el de otras cadenas tiene un precio estipulado de $12.500), sino que les enseña a diferenciar cada tipo de grano que vende, les muestra cómo prepararlo en tres minutos y les ofrece un sencillo kit portable para que nunca les falte un tinto de la mejor calidad  en el mundo: café colombiano. 

“Lo que les  brindamos es la experiencia que encierra el grano. Por ejemplo, una cosa es el aroma que expide el café recién molido y otra muy distinta la fragancia que percibes cuando lo mezclas con agua y eso solo lo aprecias cuando lo preparas”, explica Jaimes. 

Andianlink produce cinco toneladas mensuales de café, de las cuales tosta entre 600 y 700 kilos. Su objetivo: conquistar al 20% del mercado en Medellín y llegar, en dos años y medio, a competir en Bogotá. “También pensamos incursionar en Cali y Bucaramanga, pero eso vendrá después de haber probado en la capital”, asegura Juan Felipe.

“NECESITAMOS A LOS JÓVENES EN LOS CULTIVOS”

Según Andianlink, el promedio de edad de un caficultor colombiano es de 56 años, lo que nos llevaría a que, en 15 años, no haya quien cultive el café.

“Nosotros les estamos mostrando la oportunidad de mercado a sus hijos, a estos muchachos, para que vean la oportunidad de negocio y se den cuenta que no tienen nada que rebuscar en las ciudades”, cuenta Jaimes. 

Ana María Gutiérrez

Portafolio.co

anagut@portafolio.co