Los anticipos en obras públicas siguen vivos

Esa figura se maneja en los contratos del Invías, que en el 2012, para el mantenimiento de 27 corredores, anticipó $ 114.246 millones.

Los anticipos en obras públicas siguen vivos

Archivo Portafolio.co

Los anticipos en obras públicas siguen vivos

POR:
septiembre 02 de 2013 - 12:17 a.m.
2013-09-02

Los anticipos, dineros que reciben los contratistas antes de ejecutar una obra pública, generalmente vías, no desaparecieron, como se dijo hace dos años tras el escándalo de los Nule.

El estatuto anticorrupción los relegitimó al ordenar que su administración se realice a través de una fiducia. De esta manera, los contratistas del Instituto Nacional de Vías (Invías), encargado de contratar la construcción y el mantenimiento de vías con recursos públicos, han recibido anticipos entre 10 y 20 por ciento del valor del contrato.

“Ahora las obras recibidas por la interventoría de cada proyecto se pagan mensualmente en acta de recibo parcial de obra; es decir, primero se ejecuta y luego se paga”, explica Leonidas Narváez, director de la entidad

La propuesta de no enterrar los adelantos sino de “controlarlos” a través de fiducias, para garantizar que dichos recursos se apliquen exclusivamente a la ejecución del contrato correspondiente y no se desvíen, fue de la CCI, la Sociedad Colombiana de Ingenieros y la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem).

Con la iniciativa, los gremios lograron darle una mayor posibilidad a la pequeña y mediana empresa de acceder al dinero necesario para empezar las obras.

“El problema nunca fueron los anticipos, sino que fueran desbordados, cercanos al 50 por ciento del valor del contrato, y que al final se los robaran”, aclara Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI).

Se tuvo en cuenta que los plazos de ejecución de las obras se encuentran entre tres y cuatro meses, “un plazo realmente corto desde el punto de vista de la consecución de financiación para la ejecución de las actividades del contrato”, afirmaron los gremios.

Julián Cardona, presidente de Aciem, sostiene que “más allá de este porcentaje, es mucho más importante la vigilancia y el control sobre el manejo de los anticipos, para evitar desviación y pérdida de los recursos”.

Para el caso de los 27 Corredores de Mantenimiento y Rehabilitación adjudicados por Invías el año pasado, el Ministerio de Transporte fijó un tope del 10 por ciento en los pliegos de condiciones, respaldado con la aprobación de la garantía del buen manejo del anticipo, a través de una fiducia para el caso de los contratos de obra con base en las normas legales vigentes.

“Para estos 27 corredores se firmaron contratos por 1,14 billones, incluyendo la interventoría, otorgando a su vez un anticipo de 114.246 millones de pesos”, afirma Narváez, quien agrega que dichas obras se ejecutan en 19 departamentos.

Limitar el adelanto ha sido positivo

El director del Invías dijo que limitar los anticipos ha sido positivo. En la adjudicación de los 16 Corredores para la Prosperidad, por 2,2 billones en el 2012, se incluyó en los pliegos dar puntos en la calificación de acuerdo con la solicitud de anticipo del proponente.

Siga bajando para encontrar más contenido