‘Ahora apoyaremos más a los agricultores y a los tenderos’

La compañía británica cerró la planta de producción de cigarrillos que tenía en Bogotá. La competencia, la disminución del consumo y sobre todo, el contrabando ponen en riesgo la sostenibilidad de este negocio.

Empresas
POR:
julio 03 de 2014 - 12:04 a.m.
2014-07-03

El pasado 27 de julio, British American Tobacco (BAT) informó que haría unos ajustes en su modelo de operación en el país, que empezaban con el cierre de la fábrica de producción de cigarrillos en Bogotá.

Aclaró la compañía de origen británico que reinvertirían los recursos en la planta de desvenado que tienen en San Gil (Santander) y en el desarrollo de su organización comercial.

Portafolio habló con Jorge Cabrera Jaramillo, vicepresidente de Asuntos corporativos de BAT acerca de los objetivos tras esta reorganización de la compañía en el país.

¿Dónde se van a producir los cigarrillos que dejarán de fabricar en Colombia?

Exportaremos el tabaco que recolectamos en Colombia para utilizarlo en los cigarrillos que fabricaremos en nuestra planta de producción en Chile.

¿En qué consiste el plan de retiro o de traslado al área comercial, ofrecido a los trabajadores que quedarían cesantes?

Para nuestra compañía lo más importante son las personas, por lo cual hemos construido un plan de retiro anticipado y un paquete de retiro, ajustados a las realidades de las personas afectadas por el cierre de la fábrica. En ambos casos, además de lo estipulado por la ley, la compañía está entregando una bonificación adicional.

¿Por qué hace tres años pujaron tanto para comprar Protabaco y ahora lo cierran?

Nuestra compra de Protabaco en el 2011 se hizo con el fin de poder fortalecer nuestra presencia en el país. De manera permanente revisamos nuestros resultados en Colombia y buscamos garantizar nuestra presencia para seguir aportando a las más de 400 mil personas que se benefician de esta actividad, entre agricultores, tenderos, distribuidores, vendedores, transportadores y empleados.

La decisión de cerrar nuestra fábrica de producción de cigarrillos se hace con el único fin de garantizar nuestra sostenibilidad en el mercado nacional, en un sector cada vez más competitivo y con un nivel de contrabando que constantemente amenaza a la industria legal del país.

¿Cómo incrementará los ingresos y la producción de BAT el invertir más en la planta de desvenado de San Gil?

Somos conscientes y responsables frente al impacto social que nuestra compañía genera en el campo.

Esta redefinición de nuestra operación reafirma este compromiso para seguir generando oportunidades de crecimiento y desarrollo a las 25 mil personas vinculadas con el cultivo de tabaco en el país.

Considerando las características del cultivo y la necesidad de profundizar en el desarrollo del agro nacional, protegemos los 7.500 puestos directos e indirectos que genera nuestra operación y esperamos que, a 2016, los ingresos de los agricultores aumenten en 50 por ciento gracias a las estrategias de aumento de productividad implementadas por BAT, a través de tecnología y asistencia técnica permanente.

¿Perderá participación el tabaco nacional en las ventas globales de BAT?

A la fecha, el tabaco recolectado por los agricultores vinculados con British American Tobacco Colombia es exportado a Europa, África, Norteamérica y otros países de Suramérica. Es de nuestro interés mantener esta dinámica, llevando el tabaco colombiano a otros lugares del mundo. Es decir, seguirá siendo exportado a más de 26 mercados a nivel mundial.

¿La decisión fue motivada porque no hay condiciones en el país para producir cigarrillos? ¿Es tan grave el impacto del contrabando?

La categoría de cigarrillos es una fuente de ingreso muy importante para el comercio: 100 pesos invertidos en uno de nuestros productos representa una utilidad de 26 pesos a cada tendero, es decir, 26 por ciento.

Hoy, nuestros productos llegan a más de 360.000 puntos de venta a lo largo de todo el territorio nacional.

Sin embargo, desde el 2009, el consumo de cigarrillo ha disminuido en 10 por ciento, mientras que el contrabando ha aumentado casi 14 por ciento, lo cual significa que de cada diez cajetillas de cigarrillos en el comercio, una y media proviene de contrabando y los consumidores compran el producto cada vez menos.

¿Sienten que esa disminución en el consumo ya está poniendo en riesgo la sostenibilidad de su negocio?

En números, estamos hablando de que hoy se consumen 1,3 billones de cigarrillos menos que en el 2009.

Esta es una tendencia que se vive a nivel mundial y ante la cual la compañía busca garantizar su sostenibilidad.

Debemos ser conscientes de las variables que hacen que trabajar en la industria de cigarrillos sea un reto permanente. Sin embargo, no podemos dejar de lado el impacto económico positivo que nuestra categoría tiene en el comercio nacional y en los ingresos de los agricultores.

GENERAR MÁS DESARROLLO EN LA CADENA

Según Martin Mueller, presidente de British American Tobacco en Colombia, “el cierre de la fábrica se da luego de una exhaustiva revisión de alternativas que buscaron optimizar nuestro modelo de operación en el país. Nuestra expectativa es que esta decisión afecte a menos de 100 personas, dado que el personal de la fábrica de Bogotá tendrá la oportunidad de vincularse al área comercial o participar de un generoso plan de retiro.

El directivo agregó que, tras la decisión, “podremos aportar en el desarrollo de oportunidades para los agricultores, tenderos, mayoristas y distribuidores, que juntos suman más de 25 mil personas que están vinculadas a nuestra operación”.

“Nuestros productos seguirán utilizando el tabaco colombiano como su materia prima principal, generando ingresos a las miles de personas en Santander, Norte de Santander, Boyacá y Huila”, concluyó.

jaivia@eltiempo.com