¿Cómo asesorar financieramente a los empleados?

Los programas de sensibilización y de capacitación empresarial son claves para la productividad. Un colaborador preocupado por presiones de tipo económico no rinde como tiene que hacerlo.

La asesoría financiera a sus colaboradores consolida la sostenibilidad de las empresas.

Archivo particular

La asesoría financiera a sus colaboradores consolida la sostenibilidad de las empresas.

Empresas
POR:
octubre 13 de 2014 - 08:34 p.m.
2014-10-13

Una de las labores a las que hoy en día los presidentes de las empresas le han dado mejor énfasis es la que tiene que ver con el asesoramiento financiero a sus empleados.

Para nadie es un secreto que un colaborador motivado es un trabajador más productivo y genera mejores ganancias para la empresa y, en este sentido, el acompañamiento financiero por parte del empleador es clave para que precisamente el trabajador aprenda el manejo eficiente de sus recursos, no lo ahoguen sus deudas y ahorre.

Antes de ir a las alternativas existentes en materia de asesoría financiera, es importante señalar que los empleados tienen que lograr lo que se ha denominado inteligencia financiera, que no es más que un proceso de pensamiento frente a la conservación del dinero y que cubre aspectos como la planeación, el análisis de eventos que puedan llevar al deterioro de su patrimonio y las decisiones de inversión, entre otros. En este sentido, deben analizar temas como el gasto y el manejo de sus emociones, por ejemplo.

Ángel Quijano, editor de la Comunidad gestiónhumana.com, explica que los empleadores deben contribuir a ese cultivo de inteligencia financiera en sus empleados. Para él, esto se logra mediante tres factores:

El primero es a través de programas de sensibilización en torno a la administración del dinero.

El segundo, corresponde al tema de capacitación empresarial. Aquí es importante explicar al colaborador que la administración del dinero no debe ser intuitiva ni accidental, así mismo, debe tratar de ser racional y no dejarse llevar por las emociones, uno de los sesgos que más juega en contra de los inversionistas. Esto beneficia también a la organización, ya que un colaborador preocupado por presiones financieras, no va a producir como tiene que hacerlo.

El tercer y último factor, es el que tiene que ver con la generación de una cultura del ahorro, tan importante sobre todo en tiempos de desestabilización económica.

LAS ALTERNATIVAS DE INVERSIÓN QUE EXISTEN EN EL MERCADO

Las opciones financieras más importantes para las personas son:

1. Fondo de empleados: Es una empresa asociativa, de derecho privado, sin ánimo de lucro y constituida por trabajadores dependientes, es decir, por trabajadores vinculados con una empresa o persona natural.

2. Ahorro programado: Es un servicio que le permite al asociado acumular un determinado monto de ahorro mediante abonos mensuales a una cuenta. El valor acumulado tendrá el destino que determine el asociado.

3. Convenios con entidades financieras. El objetivo es lograr créditos con tasas preferenciales para adquisición de finca raíz y vehículos y compra de cartera a tasas más favorables.

4. Alianzas con instituciones. Por ejemplo, con entidades educativas para estudios más económicos.

5. Pólizas colectivas o empresariales. Para salud y vida con precios más cómodos para el empleado

6. Incremente su pensión a través de un fono voluntario de pensiones: Los afiliados al Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad podrán cotizar, periódica u ocasionalmente, valores superiores a los límites mínimos establecidos como cotización obligatoria, con el fin de incrementar los saldos de sus cuentas individuales de ahorro pensional, para optar por una pensión mayor o un retiro anticipado.

7. Carteras colectivas. Ofrecidas por fiduciarias y las comisionistas de bolsa con diferentes opciones de inversión dependiendo del perfil del ahorrador.

8. Fondo mutuo de inversión: Consiste en reunir fondos de distintos inversores, naturales o jurídicos, para invertirlos en diferentes instrumentos financieros, responsabilidad que se delega a una sociedad administradora que puede ser un banco o institución financiera.