El proceso de preservar y despertar de los aviones de Avianca durante y después de la huelga

Las aeronaves estuvieron en mantenimiento y en estado de hibernación durante los 51 días del paro de pilotos. El 'despertar' toma entre 24 y 36 horas.  

Avainca - Flota

Un avión de Avianca en mantenimiento durante la huelga de pilotos.

Foto: Avianca

POR:
Portafolio
noviembre 17 de 2017 - 10:11 a.m.
2017-11-17

La huelga de 51 días de los pilotos de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac), uno de los sindicatos de Avianca, obligó a la compañía a poner a casi una cuarta parte de sus aeronaves en proceso de ‘preservación’, que es como se conoce el proceso de hibernación de los aviones que por uno u otro motivo deben permanecer inmóviles por un periodo determinado de tiempo, con el fin de mantenerlos en condiciones seguras evitando su deterioro estando parqueados sin volar.

Lea: (Avianca puso a disposición de sus usuarios 54 vuelos adicionales para noviembre).

“En desarrollo de este proceso, partes claves para la aeronavegación como motores y trenes de aterrizaje fueron removidos, protegidos con fibras especiales y ubicados en plataformas planas”, le explicó la aerolínea a Portafolio.co.

Lea: (Leve impacto del paro en finanzas de Avianca).

Estos mantenimientos rutinarios son obligatorios, establecidos por los fabricantes y ejecutados por los operadores cada vez que los aviones cumplen un determinado número de ciclos de vuelo.

Lea: (El turismo espera mejora tras fin del paro en Avianca).

Aprovechando la coyuntura que puso los aviones en tierra, Avianca replanteó el cronograma de mantenimiento preventivo programado y siguiendo de manera rigurosa los protocolos establecidos por la industria, dio marcha en los talleres de mantenimiento en línea de Bogotá y el Centro Aeronáutico de Avianca en Rionegro (Antioquia), a diversos procesos técnicos.

Los especialistas en mantenimiento de motores, fuselajes, partes y sistemas de aeronavegación aprovecharon los poco más de 50 días de paro para: trabajar en los diferentes sistemas de combustible, hidráulico, motores y sistemas de navegación para que las aeronaves parqueadas no se deterioraran con el paso del tiempo, adelantar las actualizaciones técnicas programadas, efectuar cambios de partes próximas a cumplir el tiempo de vida útil establecido por su fabricante, realizar adecuaciones de cabina de pax y homologar la imagen de algunos elementos del servicio.

En paralelo con las labores técnicas, el equipo responsable de la imagen aprovechó para hacer efectivo el cambio de elementos del servicio, así como de cortinas, luces de lectura, sillas inoperativas, entre otros elementos.

EL DESPERTAR DE LOS AVIONES

Como si fuera un ser vivo que pasa por un periodo de hibernación, la reactivación de un avión implica ‘calentar motores’ y ponerlo en forma mediante una serie de pruebas que pueden tomar entre 24 y 36 horas por equipo de vuelo.

De este modo, la reincorporación de la flota Avianca a la línea de vuelo implica la revisión detallada del fuselaje, la realización de pruebas e indicadores de instrumentos, así como un chequeo exhaustivo de motores.

La revisión de los motores, que son el corazón del avión, incluye dos momentos. En primer lugar se efectúa una inspección visual detallada y de funcionamiento, en la cual se verifica que todas las partes del motor estén en perfectas condiciones. En segunda instancia, un equipo de técnicos, liderado por un especialista en motores, realiza pruebas a toda potencia de las turbinas, simulando un despegue.

En el caso de los aviones de Avianca en preservación, que en su mayoría corresponden a aeronaves A318 y A319, el proceso de retorno a la operación se realiza de manera paulatina, de modo que su puesta a tono para volar garantice la seguridad de la operación en tierra y aire.

Siga bajando para encontrar más contenido