Avanza el proyecto de oro de Eike Batista en Santander

La minera brasileña AUX renunció al 17 por ciento del área en dos títulos que estaban en zona de páramo y unificó las propiedades con el fin impulsar la iniciativa aurífera. La explotación iniciará solo dentro de dos años.

AUX proyecta una producción de 1,2 millones de onzas de oro al año en el punto máximo. Habría regalías anuales de US$47 millones

Archivo Particular

AUX proyecta una producción de 1,2 millones de onzas de oro al año en el punto máximo. Habría regalías anuales de US$47 millones

POR:
mayo 13 de 2013 - 11:34 p.m.
2013-05-13

La compañía minera de oro AUX, filial del grupo brasileño EBX, que es controlado por el magnate Eike Batista, dio un paso clave para el desarrollo efectivo de su proyecto aurífero de gran escala en jurisdicción de seis municipios del departamento de Santander.

Para tal fin, la minera decidió renunciar a un porcentaje, del orden del 17,5 por ciento, del área total integrada en dos de sus títulos, ubicados en este municipio, la cual estaba en zona de páramo.

Con base en esta decisión, el viernes pasado la compañía concretó con la Agencia de Nacional de Minería (ANM) la unificación en un solo contrato de las áreas correspondientes a nueve títulos, que había adquirido hace varios años a diferentes titulares, en esta prospectiva zona para este mineral.

Con este proceso la compañía pasó de tener alrededor de 400 hectáreas en varios terrenos, a un solo título de aproximadamente 350 hectáreas, que, si bien es menor, le permitirá pisar el acelerador en materia de exploración, para luego definir las condiciones de la explotación.

AUX estima que en las áreas integradas hay recursos de oro medidos, indicados e inferidos por 11,9 millones de onzas, con una producción esperada de 10,3 millones de onzas durante el proyecto, nivel que lo hace superior al ya conocido Angostura, a cargo de la minera Eco Oro (antes Greystar), cuyo nivel inicial a cielo abierto se estimó en 7,1 millones de onzas, potencial que bajó a 2,1 millones de onzas tras una prohibición de la ANM para las actividades en el 54 por ciento del título, lo que afectó el 70 por ciento de los recursos del yacimiento.

A marzo pasado, AUX había hecho inversiones por 170 millones de dólares y, según sus estimaciones, en la etapa de exploración se invertirían otros 95 millones de dólares, mientras en la fase de montaje y preoperación los recursos serían de 2.200 millones de dólares.

PROCESO COMPLEJO

De acuerdo con la presidente de la Agencia Nacional de Minería (ANM), María Constanza García, con la decisión se da un paso hacia el integral desarrollo de un gran proyecto con los más altos estándares técnicos y de sostenibilidad ambiental que excluye áreas protegidas, dejando atrás una operación fragmentada y con impactos ambientales negativos.

La decisión de AUX no fue fácil y se finiquitó la semana anterior, ante la inminente expiración de la Ley 1382 del 2010, que reformó el Código de Minas (Ley 685 del 2001). La preocupación de la compañía consistía en que si la unificación de áreas no se daba la semana pasada, el proceso no se podía realizar, ya que se debía ejecutar con base en la ley del 2010, que perdió vigencia el sábado pasado.

La firma hubiera podido esperar a la nueva delimitación de las zonas de páramo, a una escala 1:25.000, con la posibilidad de no haber tenido que devolver toda el área en mención, pero como el Ministerio de Ambiente no avanzó en la delimitación, se tomó la decisión para integrar y tener un proyecto de una envergadura importante.

Con lo anterior, la nueva área está por fuera de los límites de páramo, tanto de los actuales como de los nuevos, por lo que la evolución del proyecto sería mayor.

En las últimas semanas la autoridad minera avanzó en el análisis de todos los aspectos jurídicos y técnicos de una solicitud que venía desde hace dos años, pero que por diferentes factores, entre ellos el cambio en la institucionalidad minera, no se había podido finalizar.

En su momento, AUX había pedido al antiguo Ingeominas que se definieran las condiciones frente a estas solicitudes, pero esto nunca se concretó.

Una vez superado este escollo, ahora la tarea es precisar las áreas en exploración y culminar las tareas que tiene pendientes, proceso para el cual cuenta con un plazo de dos años, tiempo en el cual deberá establecer el alcance detallado del proyecto, con el fin de comenzar a explotar de manera formal.
¿AVANCES EN VENTA?
Observadores del sector minero estiman que con estos ajustes el magnate brasileño Eike Batista, que no tiene una vocación minera como tal, podría estar ‘calentando el área’ en esta región para salir a venderla a un inversionista en el mercado internacional.

De hecho, entre los agentes de la actividad minera se habla de que una negociación en este sentido ya está avanzando y, con la superación del proceso de integración de áreas, el proyecto aurífero adquiere un mayor atractivo, teniendo en cuenta que no tiene restricciones mayores por cuanto no está localizado en áreas excluidas de minería, como son los páramos.

Se estima que la posibilidad de que esta iniciativa se haga realidad y se inicien las labores de explotación del metal tendrá un impacto positivo en una mayor generación de empleo en la región, toda vez que ante la indefinición, sobre el proyecto en Colombia, la compañía ya había tomado la decisión desvincular a algunos de sus trabajadores.

 

Ómar G. Ahumada
Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido