‘Avianca seguirá con algunos vuelos en el Puente Aéreo’

Andrés Ortega Rezk, nuevo gerente de Opaín, explica que el traslado de la aerolínea a El Dorado se realizará gradualmente a partir de septiembre, pero que seguiría operando vuelos a ciudades intermedias desde el Puente. El directivo asegura que en el 2015 se implementará el ‘autocheck-in’.

Andrés Ortega Rezk, nuevo gerente de Opaín.

Luis Lizarazo

Andrés Ortega Rezk, nuevo gerente de Opaín.

POR:
marzo 27 de 2014 - 03:17 a.m.
2014-03-27

Tres meses estuvo vacante la gerencia de Opaín, el concesionario encargado de las obras y la comercialización del aeropuerto internacional El Dorado, tras la renuncia de Juan Pulido.

Ayer, la junta directiva del grupo designó a Andrés Ortega Rezk, administador de empresas y quien ocupaba la gerencia administrativa y financiera de la compañía desde el 2008, como el nuevo jefe de la más importante concesión aeroportuaria del país.

En entrevista con Portafolio, Ortega explicó que su misión es terminar las obras del proceso de expansión y modernización, traer aerolíneas asiáticas y optimizar la operación en las terminales construidas.

¿Cómo asume este nuevo reto?

Es un reto significativo personal y profesional y lo asumo con muchas ganas y pasión por seguir en el aeropuerto que es un megaproyecto.

¿Cómo van las obras en El Dorado?

Estamos terminando el hito 8, que es la última de las obras contractuales y va de acuerdo con el cronograma, salvo algunas obras que se demorarán por causas ajenas al concesionario.

¿Qué trabajos se incluyen en ese último hito?

Incluye la segunda parte de la terminal nacional, la interna. Tendremos en esta fase más posiciones de parqueo y puentes de abordaje, también una fuerte invención en vías y redes de alcantarillado, eléctricas e hidráulicas. Adicionalmente, hay otras obras que se deben terminar en el periodo de construcción y que no se van a poder ejecutar a tiempo debido a que hay una restricción de las pistas durante la noche. Hace pocos días la Aeronáutica consiguió la autorización de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla). Como son por la noche y en espacios muy cortos de tiempo, esas obras pueden demorar entre 18 y 20 meses.

¿Qué tipo de obras serán las que se demorarán?

Son trabajos en las franjas de seguridad y las zonas rezas que mejoran la calidad de las pistas en caso de incidentes, pero no retrasarán la operatividad o deteriorarán el servicio.

Son acondicionamientos en las zonas aledañas a las pistas.

Y en cuanto a las posiciones de parqueo de aeronaves, ¿de cuántas más estamos hablando?

En este momento hay 19 y cuando se terminen las obras tendremos 14 adicionales, de las cuales 6 van a quedar pendientes hasta que se pueda demoler la torre de control que será en 18 meses.

¿En septiembre del próximo año El Dorado estrenaría torre?

Es un tema que maneja la Aerocivil, pero si la nueva ya está lista, con los equipos necesarios, sí claro. Hay un periodo de tres meses de pruebas.

¿Una vez terminadas esas obras qué sigue?

Continuar con la operación con el aeropuerto terminado y, de ser necesario, aumentar las posiciones de contacto para mejorar el confort del embarque y desembarque de pasajeros.

¿Finalmente Avianca cuándo se va del Puente Aéreo?

Hemos definido que las aerolíneas que tienen una operación menor, como VivaColombia, Easyfly y Satena, lleguen al Puente Aéreo una vez salga Avianca.

El traslado empezará gradualmente en septiembre, y una vez esté la torre demolida y las 6 posiciones adicionales, se va a trasladar totalmente. Avianca tiene hoy 10 posiciones de semicontacto y 8 remotas. Le hemos ofrecido 10 de contacto y 7 remotas. Adicionalmente mantendrá algunas posiciones en el Puente Aéreo para vuelos a ciudades intermedias.

¿Es rentable para VivaColombia, Easyfly y Satena operar en el Puente Aéreo?

Claro, para las aerolíneas es mejor porque no tienen que pagar por puentes de abordaje, como en El Dorado, y tienen dos horas gratis por el uso de la terminal. El Puente probablemente es uno los terminales más eficientes del mundo, en cuanto a pasajeros, posiciones y área. Hay procesos muy ágiles de cargue y descargue.

¿Qué tan cerca estamos del ‘autocheck-in’ de equipaje?

Estamos haciendo las primeras pruebas y se implementaría entre 12 y 18 meses para vuelos nacionales e internacionales. Se puede hacer check-in en la casa para elegir la silla e imprimir el pasabordo y la bagtag (la etiqueta del equipaje), o se puede hacer en los quioscos. En ese caso, el pasajero llega al aeropuerto, sube su maleta a la báscula y le pone el bagtag, luego pasa por un quiosco e imprime su tarjeta de embarque.

¿NUEVAS AEROLÍNEAS?

“Avianca empezará con su vuelo a Londres. Llega TAP para hacer Bogotá-Lisboa, KLM está en aprobación para Ámsterdam. Estamos en conversaciones con Emirates, Turkish y Etihad para hacer la conexión con Asia”, dice Ortega. Comenta que hay una restricción por la altura de Bogotá, por eso se necesitarían escalas en Europa (Madrid, Roma o Milán) para que estas aerolíneas lleguen al país.

“El proyecto para ampliar la longitud de la pista mejoraría la conectividad, pues permitiría hacer estos vuelos de largo alcance. Si no se hacen esas obras, se tendría que recurrir a las escalas”, asegura.

Christian Pardo Q.

chrpar@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido