‘Ayudamos al empresario a aprovechar su tiempo’

Raúl Grisales Giraldo, presidente del Grupo Jom, anunció la apertura de nuevas filiales en Latinoamérica, así como la entrada al mercado chileno en el segundo semestre con su sistema de lectura avanzada.

‘Ayudamos al empresario a aprovechar su tiempo’

Archivo Portafolio

‘Ayudamos al empresario a aprovechar su tiempo’

Empresas
POR:
marzo 28 de 2015 - 12:48 a.m.
2015-03-28

AvanC, sistema de lectura avanzada perteneciente a la compañía Grupo Jom, permite un cambio radical en los hábitos de lectura, desarrollando habilidades inherentes al ser humano como la atención, concentración, comprensión, retención y velocidad en la lectura.

“AvanC mejora la productividad de las personas y las empresas. Los ciudadanos desarrollan aún más la capacidad intelectual, optimizando el tiempo y creando un pensamiento más ágil. En conclusión, el sistema de lectura avanzada ofrece simultáneamente una comprensión plena de lo leído y optimiza tiempos”, explicó Raúl Grisales Giraldo, presidente del Grupo Jom, a Portafolio.

¿En qué consiste este método de lectura?

Es muy importante enseñarle a la gente a leer. El tema es que muy pocos leen o no saben leer comprensivamente.

A veces, las personas leen, pero tienen mucha velocidad y no comprenden. Buscamos con este proyecto que los empresarios, ejecutivos, estudiantes puedan aprovechar mejor el tiempo y, por tanto, mejorar la productividad.

Este sistema de lectura avanzada genera grandes beneficios. El tiempo será mucho mejor empleado y podrán mejorar la productividad dentro de las empresas. Se trata de brindar una oportunidad a los empresarios y a los empleados, y se da a través de la comprensión lectora.

En la medida que aproveche mejor su tiempo y despierten un interés por la lectura, la gente va a poder leer más y tendrán más conocimiento. Serán ejecutivos y profesionales más competentes.

Las grandes empresas dedican una cantidad enorme de dinero a la capacitación de sus ejecutivos, y la inversión solamente es aprovechada en un 65 por ciento. Pueden terminar su capacitación, pero con un aprovechamiento máximo de este porcentaje que nunca es del 100 por ciento.

¿Qué inversiones tiene proyectada la empresa?

En el último año abrimos 5 oficinas nuevas en México. En Guadalajara, Monterrey y México D.F.

En Colombia abrimos 3 filiales en la ciudad de Bogotá, de monitoreo para acompañar a las personas que adopten esta técnica en su preparación.

En Venezuela tenemos cinco filiales.

Queremos seguir creciendo en Colombia, vamos a estar en Medellín a partir de junio próximo y en Cali en agosto de este año.

La proyección para México es tener una filial más en cada una de las ciudades.

Nuestro gran proyecto para el segundo semestre es la apertura de oficina en Chile. Este país nos facilita entrar como partners de ellos en el tema de la lectura a nivel de colegios y universidades.

En Colombia tenemos unos contactos muy interesantes con colegios y universidades privadas para que adopten el sistema de lectura avanzada de AvanC.

La apertura de cada sucursal nuestra cuesta 150 mil dólares. El operar en Chile es más costoso.
LAS MALAS CALIFICACIONES EN LAS PRUEBAS PISA 

En el 2012 participaron 65 naciones en la Evaluación Pisa; en cuanto a comprensión lectora los resultados para Colombia fueron: 51 por ciento no alcanzaron nivel básico de competencia, 31 por ciento se ubicó en segundo nivel, esto significa que cada 3 de 10 estudiantes colombianos pueden hacer inferencias múltiples y detectan uno o más fragmentos de información dentro de un texto.

Pese a los esfuerzos realizados en esta materia, los desempeños de los estudiantes colombianos son insuficientes para enfrentar los retos que exigen las sociedades modernas.

Solo el 5 por ciento de los estudiantes colombianos están en 1 de los 3 niveles más altos de lectura, mientras que el 78 por ciento se ubican en niveles de lectura promedio, en el año 2012 descendimos en la escala.

En el estudio Pisa 2012 entre 65 naciones, Colombia se ubicó en el puesto 62 en comprensión de lectura (con 376 puntos), convirtiéndose en la segunda peor puntuación de Latinoamérica, solo superada por Perú en el puesto 65 (con 368 puntos).