Bajos precios del petróleo llevan a Ecopetrol
a suspender operación en campo Akacías

Esta producción, en el departamento del Meta, era compartida entre Ecopetrol y Repsol.
Es el segundo campo que cierra la petrolera.

campo petrolero

Ecopetrol suspendió temporalmente la producción del campo Akacías.

Archivo particular

Empresas
POR:

marzo 01 de 2016 - 11:32 a.m.
2016-03-01

La petrolera colombiana de mayoría estatal, Ecopetrol, informó este martes que suspendió temporalmente la producción del campo Akacías, ubicado en el sureste del país y con un bombeo diario de casi 6.700 barriles de crudo.

La razón que motiva esta para es la caída de los precios del petróleo que hacían inviable la operación, explica la Petrolera.

Se trata del segundo campo que decide suspender la empresa, previa autorización de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, después de que en febrero anunció el cierre de Caño Sur Este, que producía 1.277 barriles diarios de crudo pesado.

"La solicitud de suspensión temporal fue tramitada por Ecopetrol y Repsol ante la caída de los precios del petróleo, teniendo en cuenta que, a pesar de las eficiencias aplicadas, el campo no logra ser rentable en la coyuntura actual", dijo un comunicado de Ecopetrol.

La producción del campo Akacías del Bloque CPO-9, ubicado entre los municipios de Guamal y Acacias, en el departamento del Meta, era compartida entre Ecopetrol y Repsol.

"El CPO-9 sigue siendo un bloque promisorio y estratégico que esperamos desarrollar una vez mejoren las condiciones del mercado", dijo la petrolera colombiana.

El anuncio se produjo horas después de que Ecopetrol reportó que sus reservas probadas netas cayeron un 11 por ciento interanual en el 2015 a 1.849 millones de barriles de petróleo equivalente (Mbpe) como consecuencia de la pronunciada baja de los precios del crudo que redujo las actividades de exploración.

Ecopetrol, la empresa más grande de Colombia, genera la mayor parte de la producción de petróleo del país sudamericano y tiene presencia en actividades de exploración y explotación en Brasil, Perú y en Estados Unidos.
Reuters