El Banco Agrario rediseña su estrategia

La ejecución de su plan de acción está cambiando la cara de la entidad financiera del sector agrario.

Banco Agrario

Para espacios más amplios y cómodos, la entidad reubicó en el 2015 un total de 18 de sus sedes.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
abril 12 de 2016 - 08:26 p.m.
2016-04-12

El Banco Agrario anunció la puesta en marcha de su ‘Plan Estratégico Enfoque 2020’, que comprende cuatro aspectos generales.

Entre otros, se tiene el rediseño del proceso integral de crédito, la implementación de un modelo de atención y de relacionamiento especializado para cada segmento del mercado y la modernización de su plataforma tecnológica.

También, se pondrá en marcha un programa de capacitación y reentrenamiento de los trabajadores.

“Esto nos permitirá fortalecer nuestra posición competitiva en el mercado”, dijo el presidente de la entidad, Francisco Solano.

Los objetivos están soportados en tres pilares: la atracción y fidelización de los clientes, la sostenibilidad y los trabajadores.

En el primer aspecto se busca afianzar las relaciones de compromiso mutuo con los clientes, con confianza y fidelidad; se calcula que esto hará que los actuales mantengan su vínculo comercial con el banco y que, además, lleguen nuevos.

Un segundo tema tiene que ver con la sostenibilidad de la entidad, con lo que se garantiza su permanencia en el tiempo.

Por último, están los empleados, con los que se contribuye al desarrollo rural y a la productividad agropecuaria.

Ahora, dentro de las acciones que directamente está tomando la oprganización, pues desde junio pasado está en marcha el plan, se tiene la retención y promoción del talento humano, el fortalecimiento del tema de servicio al cliente y Garantizar una plataforma tecnológica integrada.

Más de 3
millones 
de colombianos del Programa Más Familias
en Acción se han bancarizado en los últimos
siete años de la mano del Banco Agrario.


Esta última será la que soporte el crecimiento de las operaciones de la entidad financiera.

En sus procesos, el banco se trazó como objetivos el mejoramiento de la calidad de la cartera y optimizar los mismos, asegurando la capacidad de ejecución.

En la parte financiera, se pretende disminuir la incidencia de los costos y gastos en la rentabilidad, aumentar la participación en cada uno de los rubros del mercado financiero rural y maximizar la rentabilidad asegurando sostenibilidad en el largo plazo.

En su relación son los clientes, se busca que la entidad sea su principal aliado financiero del sector agropecuario, ofrecer en el momento preciso los servicios solicitados, en medio de un modelo de atención diferenciado por cada segmento.

Igualmente, proporcionar soluciones financieras a la medida y aumentar el nivel de vinculación, fidelización y satisfacción de los clientes, maximizando su rentabilidad.

Vale la pena resaltar que de la cartera agropecuaria del banco, el 35 por ciento son obligaciones contraídas por las mujeres rurales, mientras que ese indicador casi que se multiplica por dos (69 por ciento) en la cartera de microfinanzas.

Ahora, pese a que los planes de entidades de este tipo logran poca visibilidad, donde el cliente sí va a percibir los resultados del plan, casi que de forma inmediata, es en la adecuación de las oficinas de atención al público.

Por ejemplo, durante el 2015 se intervinieron 531 sedes de la entidad, que fueron totalmente remodeladas y adecuadas a la imagen corporativa del banco, mejorando, entre otras, las condiciones físicas y eléctricas.

Además, los clientes verán los avances del banco en los sistemas de banca electrónica por medio de los cuales la gente está realizando sus operaciones desde sus computadores personales e, incluso, por medio de sus equipos de telefonía móvil.

También, para que la población de un uso adecuado a los servicios bancarios, en varios municipios se ha puesto en marcha jornadas, con el objetivo de educar financieramente a los clientes, con conceptos que les sirvan para la toma de decisiones.

ALGUNOS RESULTADOS


* Crecimiento de la cartera total en 10,11 por ciento, alcanzando los 11.6 billones de pesos, de los cuales 68 por ciento fueron créditos otorgados para actividades agrarias.

* Desembolsos para más de un millón de obligaciones por valor de $5.7 billones, con un crecimiento del 24 por ciento; del total, 56 por ciento fueron para actividades agrarias y de este total, 44 por ciento fueron efectuados a pequeños productores.

* El indicador de cartera vencida pasó de 8,02 por ciento, en el 2014, al 6,80 por ciento al cierre del 2015.