Banco Caja Social espera que la cartera crezca 8%

La entidad financiera, fuerte en el segmento hipotecario para hogares de ingresos medios hacia abajo, ha sido prudente a la hora de tomar riesgos. 

Diego Fernando Prieto, presidente del Banco Caja Social.

Diego Fernando Prieto, presidente del Banco Caja Social.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
julio 05 de 2016 - 08:56 p.m.
2016-07-05

En una economía con menor dinámica que en años anteriores, el Banco Caja Social continúa creciendo en cartera, al tiempo que ha logrado una mejora en los indicadores de crédito.

Esto, como resultado de una estrategia de prudencia y moderación adoptada desde hace varios meses. Sobre este y otros temas, el presidente del Banco, Diego Fernando Prieto, habló con Portafolio.

¿Cómo percibe la economía?

Venimos de un cierre del 2015 en el que las perspectivas que se tenían no eran muy alentadoras. Ahora, terminado el primer semestre, si bien existen riesgos latentes, el comportamiento de la economía ha resultado mejor de lo esperado. Eso no significa que no existan riesgos, y nadie puede desconocer que el crecimiento del primer trimestre es uno de los más bajos que ha tenido el país, aunque sea bueno en la región. Hay elementos que invitan a estar atentos al desempeño futuro de la economía.

¿Qué es lo que más le inquieta?

Una economía con un nivel de crecimiento más moderado, con altos niveles de inflación y con el desempleo que tiene, desde la perspectiva bancaria invita a una actuación prudente, moderada y a prestar atención. Esas variables tienen repercusión en la cartera y en el sistema se ven leves deterioros de cartera, que invitan a que el tema de riesgo de crédito merezca atención. Hay otros temas externos que inciden, pero lo clave es la gestión de riesgo.

¿Cómo fue el inicio de año para el banco?

El comportamiento en el primer semestre fue positivo, lo que quizá sorprenda ante lo que hablamos previamente, pero es consecuencia directa de un ejercicio consciente de preparación del banco, iniciado hace dos años, en el que estuvimos viendo las tendencias de la economía, los efectos sobre el negocio y qué tipo de decisiones debíamos adoptar oportunamente para hacerle frente a la desaceleración.

¿A qué se refiere?

Hemos actuado con anticipación en adoptar medidas de mitigación y exposición, que permitan continuar el acompañamiento en los sectores misionales, pero siendo más finos a la hora de tomar riesgos. Incluso, hemos mejorado los niveles de cobertura, lo que nos da una posición sólida para lo que venga.

¿Cuánto ha crecido la cartera de crédito?

A mayo, ha crecido 8,5% anual, y la cartera vigente está en 9,7 billones de pesos. Esto muestra un aterrizaje, pues antes los crecimientos eran de dos dígitos. Los indicadores de cartera en riesgo y morosa han bajado. Para dar una idea, la vencida está en 5,77%, mientras que hace un año era de 6,29 %, y los niveles de cobertura están por encima del ciento por ciento. El 42 % es cartera hipotecaria, 7 % es microcrédito, consumo equivale al 27 % y el resto es comercial.

¿Qué expectativas hay?

En un escenario que invita a la prudencia y a la moderación, en el que hay sobreendeudamiento de los hogares, vemos un año en que el crecimiento de la cartera no superará el 8 % en general, los segmentos se moverán entre 6 y 9 %.

¿Qué desafíos ve?

El gran desafío es la gestión de riesgo, pero por otro lado creo que un tema ha sido la capacidad del sector financiero de encontrar soluciones de administración de recursos para atender a los hogares de menores ingresos. Hemos hecho esfuerzos por entender la necesidad de los clientes y de desarrollar propuestas de valor, con un portafolio de productos muy potente y con particularidades que hacen que la captación sea estable y atomizada. Hace algunos años creamos una solución de ahorro de nómina llamada Cuentamiga Mi Sueldo, hecha para atender a asalariados de las clases populares. Lo que ha pasado es sorprendente, hoy en día hay un millón de cuentas de personas de ingresos inferiores a 2 salarios mínimos, que tienen ahorro por más de 700.000 millones.

¿A cuánto ascienden las inversiones previstas?

Este año se plantean inversiones por encima de 25.000 millones de pesos, hay planes importantes de creación de capacidades y transformación hacia el futuro, lo que supone desarrollar nuevas capacidades para servir mejor a los mercados y de manera eficiente.
En cuanto a los canales, habrá una combinación que responda a la necesidad del mercado, lo que supone garantizar cobertura de manera directa, fortaleciendo las corresponsalías y, por supuesto, con el desarrollo de canales virtuales.

luicon@eltiempo.com