Banco Pichincha espera que su cartera crezca 12%

El financiamiento a pymes es clave en el plan.

Eduardo Fernández-Salvador, presidente del Banco Pichincha en Colombia.

Eduardo Fernández-Salvador, presidente del Banco Pichincha en Colombia.

Archivo particular

Empresas
POR:
luicon@eltiempo.com
marzo 09 de 2016 - 10:49 p.m.
2016-03-09

Aun en medio del enfriamiento de la economía, que ya se siente en el crédito para personas naturales, la principal apuesta del Banco Pichincha para crecer este año es ampliar la oferta de productos financieros para las pequeñas y medianas empresas.

De hecho, la meta es que la cartera de créditos de la entidad, que cerró el 2015 en 2,6 billones de pesos, crezca 12 por ciento este año.

El presidente de la entidad financiera, Eduardo Fernández-Salvador, explica que desde el 2011, cuando se produjo la conversión a banco, el foco ha sido ampliar la relación con las pymes.

Por un lado, la tarea es proveer el financiamiento que necesitan estas compañías para capital de trabajo o ampliación, por medio de créditos de distintos plazos, dependiendo del destino de los recursos.

Además, la idea es hacer acompañamiento permanente a las firmas en materia de servicios transaccionales, lo que incluye más de 1.800 convenios para recaudos y pagos, así como soluciones de pagos a proveedores y empleados.

Justamente, en algunas empresas tienen presencia directa, lo que les permite prestar de manera más rápida servicios como emisión de tarjetas o asignación de créditos a trabajadores.

“Hasta ahora, el financiamiento a las pymes ha estado concentrado en capital de trabajo, pero la devaluación del peso les abre posibilidades para exportar, así que creemos que va a haber una demanda de préstamos para que estas empresas reacomoden su capacidad productiva”, explica Fernández-Salvador.

Para atender a este segmento, la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), brazo financiero del Banco Mundial, les está desembolsando un préstamo por 80 millones de dólares.

A esto, se le suma que están en la última etapa de negociaciones con la Corporación Interamericana de Inversiones (que ya participa en el capital del banco), con el objetivo de que aporte recursos frescos por 15 millones de dólares para tener capacidad de crecimiento desde el punto de vista patrimonial.

Actualmente, las pymes concentran apenas el 30 por ciento de la cartera del Banco Pichincha en el país, y la meta es que en el largo plazo concentren la mitad de los recursos.

El 70 por ciento del crédito de la entidad está en personas naturales, pues esta financiación se otorgaba desde que la firma era Inversora Pichincha.

Actualmente, las libranzas son su principal producto para las personas naturales, seguidas por los préstamos para vehículo, para educación, tarjetas de crédito y financiación de pólizas de seguro.

Sin embargo, desde el año pasado la entidad decidió adoptar una estrategia de prudencia, ante el enfriamiento de la economía. Pero este año, con el incremento en la tasa de intervención, la menor dinámica también se ha sentido desde el lado de la demanda de préstamos.

AMPLIACIÓN DE INFRAESTRUCTURA

Tras la conversión a banco, la entidad ha tenido una ampliación de infraestructura para atender a personas naturales y pequeñas y medianas empresas. Este año, esperan terminar con 50 oficinas en varios puntos del país. Sin embargo, el presidente del banco, Eduardo Fernández-Salvador, explica que esta expansión se moderará en los próximos meses, en línea con que el ritmo de crecimiento del sistema no será tan fuerte como en años anteriores.

Pero en lo que está concentrada la mayor parte de los esfuerzos es en el desarrollo de la omnicanalidad, para que los clientes tengan la misma experiencia en los canales virtuales y oficinas.

Solo este año, la inversión en tecnología será de 19.000 millones de pesos.