La alemana Bayer, otra que le coquetea a Monsanto

Adquisición de Syngenta por parte de ChemChina y fusión entre DuPont y Dow Chemical han alterado panorama en el sector agrícola en cuestión de meses.

Monsanto es la compañía semillera más grande del mundo; le siguen DuPont Pioneer y Syngenta.

Monsanto es la compañía semillera más grande del mundo; le siguen DuPont Pioneer y Syngenta.

Archivo particular

Empresas
POR:
Juan C. Domínguez
mayo 12 de 2016 - 10:09 p.m.
2016-05-12

El ambiente de las empresas agrícolas mundiales está tornándose tenso, pues volvieron a tocarse los temas de fusiones y adquisiciones.

De la oferta de Monsanto por la alemana Bayer, dada a conocer el pasado mes de marzo, ahora sucede que es al revés: este jueves, la agencia de noticias Bloomberg informó que Bayer ofrecerá no menos de 40.000 millones de dólares por Monsanto.

Esta última propuso dar, el año pasado, 47.000 millones por Syngenta, pero pudo más la puja de Chem China, que terminó desembolsando 4.000 millones de dólares menos por comprar la compañía suiza.

Ahora, de anunciarse hace dos meses una posible adquisición de Monsanto de la unidad de negocios agrícolas (semillas y plaguicidas) de la alemana Bayer, los negocios dieron un giro de 180 grados.

Según la agencia de noticias Reuters, Monsanto ha argumentado que necesita comprar o fusionarse con un gran fabricante de químicos agrícolas debido a que los agricultores están buscando cada vez más tiendas que ofrezcan semillas, pesticidas y servicios digitales, como las TIC y GPS.

Las agroquímicas más grandes del mundo.

Las agroquímicas más grandes del mundo. Ventas y participación en el mercado (cifras en millones de dólares).

Archivo particular

Por su parte, Bloomberg reportó en marzo que Monsanto había contactado a las alemanas Bayer y BASF SE para discutir acuerdos que involucran a plaguicidas de uso agrícola.

De otro lado, el portal Street Insider informó que la alemana BASF SE está trabajando con bancos de inversión para asesorar sobre una posible compra de Monsanto.

Así, curiosamente, Monsanto pasaría de jugar el papel de cazador a ser cazado por las multinacionales europeas del sector agrario.

Por lo tanto, Bayer y BASF estarían pujando, al mismo tiempo, por la estadounidense Monsanto, presionándose así la una con la otra con desenlaces complejos de predecir: o una de las dos gana o entre las dos sobrevaloran el negocio y lo pierden.

De lograrse el negocio con la primera, se crearía el mayor proveedor mundial de semillas y productos químicos agrícolas.

Monsanto es el fabricante de semillas más grande del mundo y también del producto ‘estrella’ del sector agrícola de todo el campo, el herbicida Roundup.

Bayer, que inventó la aspirina, también produce plaguicidas (herbicidas, insecticidas y fungicidas) y para ello cuenta en su sede en Monheim (Alemania), con una de las mayores colecciones de sustancias básicas de formulación del mundo.

En la última década, Bayer ha tratado de recuperar su sitio, que hasta el siglo pasado ocupó en el sector agrícola, tras una decisión de marginarse, para luego retornar.

Para esto, en el 2002 Bayer AG adquirió Aventis CropScience y la fusionó con su división de productos agroquímicos propia (Bayer Pflanzenschutz o Crop Protection) para formar Bayer CropScience.

Previamente, Aventis fue la fusión de AgrEvo y Rhône-Poulenc Agro.

Vale la pena recordar que el negocio ya estaba ‘cantado’ desde mediados del 2015, cuando la agencia de noticias Bloomberg hizo saber las ‘segundas intenciones’ de Monsanto para contrarrestar la decisión de Syngenta de no acceder a la venta.

El anuncio –en su momento– lo hizo Brett Begemann, director de operaciones de Monsanto, con sede en St. Louis (Missouri).

El ejecutivo consideró que podría acceder de mejor forma a las negociaciones con los directivos de Bayer.

La división agrícola de Bayer tiene negocios en semillas, protección de cultivos y control de plagas no agrícolas, con ventas de 10.400 millones de euros en 2015 y un Ebitda ajustado de 2.420 millones de euros.

Monsanto requeriría nuevas moléculas de plaguicidas, para así seguir trabajando en sus procesos biotecnológicos de mejoramiento de semillas.

La alemana anunció el año pasado que planeaba preservar su negocio de químicos agrícolas, al que describió como una ‘parte integral’ del grupo.

Por su parte, Monsanto se ha mantenido como tal desde su fundación en 1901 por John F. Queeny.

En sus 115 años ha evolucionado en cuatro negocios estratégicos en su momento, y sus productos más reconocidos en el mercado han sido el herbicida Roundup y las semillas genéticamente modificadas (transgénicas) de soya y maíz.

Ahora, en su historia reciente, se ha dedicado a comprar empresas semilleras de todos los tamaños y varios países del mundo hasta robustecerse de tal forma que hoy es la más grande del mundo.

LOS NEGOCIOS DE EMPRESAS


Varias de las grandes empresas del sector agrícola mundial están pendientes de posibles procesos de fusiones, adquisiciones y escisiones.

Dow Chemical y DuPont anunciaron que se unirán para formar una sola y, luego, comenzarán a partir cobijas para dejar de ser dos y convertirse en tres. Se calcula que tras el primer proceso (fusión ) resultaría una empresa más grande que Basf y llevaría el nombre de DowDuPont.

El proceso estaría listo para mediados de este año.

Este negocio descrito podría sufrir un traspié, pues Basf estudia comprar DuPont para bloquear la fusión con Dow Chemical.

Hoy, sólo 10 empresas: Syngenta/ChemChina, BayerCropScience, Basf, Dow AgroSciences, Monsanto, DuPont, Makhteshim Agan, Nufarm, Sumitomo Chemical y FMC tienen más de 50.000 millones de dólares en ventas de insumos agrícolas y tres de ellas están involucrados en ofertas, Dow, Dupont y Bayer.

Juan C. Domínguez
Economía y Negocios